RECORD: Azara, Félix d'. 1802-5. Apuntamientos para la historia natural de los páxaros del Paraguay y Rio de la Plata. Madrid: Imprenta de la Viuda de Ibarra. 3 vols.

REVISION HISTORY: Transcribed (single key) by AEL Data 12.2013. RN1

NOTE: This work formed part of the Beagle library. The Beagle Library project has been generously supported by a Singapore Ministry of Education Academic Research Fund Tier 1 grant and Charles Darwin University and the Charles Darwin University Foundation, Northern Territory, Australia.


[page 1]

APUNTAMIENTOS

PARA LA HISTORIA NATURAL

DE LOS QUADRÚPEDOS

DEL PARAGÜAY

Y RIO DE LA PLATA,

ESCRITOS

POR DON FELIX DE AZARA.

TOMO PRIMERO.

 

MADRID MDCCCII.

EN LA IMPRENTA DE LA VIUDA DE IBARRA.

CON LICENCIA.

[page 2]

[page 3]

DON FELIX DE AZARA

Á SU HERMANO

DON JOSEF NICOLAS DE AZARA.

Querido Nicolas: Apénas nacimos nos apartáron nuestros padres, sin que en el curso de nuestra vida nos hayamos visto ni tratado, sino en Barcelona el corto espacio de dos dias por casualidad.

Igual separacion ha experimentado nuestra suerte. Tú has vivido en el grande Mundo; y por tus elevados empleos, talento, obras y virtudes, te has hecho recomendable en España y fuera de ella. Pero yo, sin haber llegado d empleo visible, y sin ocasion de hacerme conocer de ti ni de otro, he pasado los veinte mejores años de mi vida en el último rincon de la tierra, olvidado

[page break]

aun de mis Amigos, sin libros ni trato racional, y viajando continuamente por desiertos y bosques inmensos y espantosos, comunicando únicamente con las aves y las fieras. De éstas, pues, he escrito la Historia, que te envio y dedico, para que por ella me conozcas, ó á lo ménos te impongas de mis trabajos.

Pero te advierto que aunque esta sea la misma obra que te dirigí años hace y se acaba de imprimir en París, está aumentada, rectificada y muy mejorada, segun lo conocerás si la cotejas.

Pásalo bien, miéntras es todo tuyo

tu hermano Felix.

Madrid 16 de Mayo de 1802.

[page] I

PRÓLOGO.

Al mismo tiempo que buscaba páxaros entre los 24 y 36 grados de latitud austral, y entre los 57 y 60 de longitud occidental al meridiano de París, no dexaba de describir los quadrúpedos que podia haber con mi dinero y diligencias. Comencé este trabajo dirigido por la meditacion, sin estar impuesto de lo que otros hubiesen escrito, y con el fin de ocuparme con alguna utilidad. Gasté en estas tareas los ratos que pude desde el año de 1782 al de 1801; poniendo todo mi cuidado en decir la verdad sin exâgerar nada, y en cornocer y expresar los caractéres de los animales, cuyas descripciones hice en su presencia. Por esto he estado ménos expuesto á caer en los errores que no han podido evitar los que, por verlos vivos, no los han podido registrar; los que los han mirado extenuados, pelados y puercos en jaulas y cadenas; y los que los han buscado en los Gabinetes: donde, á pesar del cuidado, la injuria del tiempo ha de haber alterado

[page] II

mucho los colores, trocando lo negro en castaño, &c.: y ninguna piel, ni el esqueleto mas bien preparado, dan idea exácta de las formas y medidas.

Hay muchas bestias, que aunque hayan tenido diferente orígen y sean realmente diversas, tienen muchas cosas ó caractéres comunes; y para no repetirlos, he tomado el expediente de escribir á la cabeza de ellas los que acomodan á todas, denominándolos caractéres generales ó de familia. Pero como estos no sirven para hacer conocer á cada especie ó animal en particular; he puesto en seguida sus descripciones, compuestas únicamente de caractéres especiales ó singulares: que son cosas pertenecientes á la especie, y que no se encuentran en otra alguna de su género ó familia.

Aunque los animales que componen cada familia, sean, según he dicho, originalmente diversos, no por eso he formado las familias arbitrariamente; pues quando he visto en el cotejo de dos ó mas animales, que los caractéres singulares ó diferencias preponderaban mucho á los de familia, he considerado á dichas bestias comó

[page] III

aisladas ó sui generis, juzgando impropiedad unir en familia animales muy distantes, sin mas motivo que tener algunas conexîones, que rara vez faltan. Los caractéres de fámilia son en ocasiones tan notorios, que sería pesadez fastidiosa referirlos, y por eso los he omitido.

Qualesquiera caractéres residen en la magnitud, formas, colores y costumbres. Entre los que franquea la magnitud, he preferido la medida exácta de la longitud total, y la de la cola si la hay; porque estas medidas bastan quasi siempre para conocer si es adulto ó cachorro, y si es ó no de la especie que describió otro Autor; y porque el que las omita, jamas describirá con bastante claridad, y ocasionará muchas dudas y confusion en una grande parte de los animales. He sido escrupuloso en explicar las formas y colores, por haber observado que son muy constantes. Y por lo que hace á costumbres, son las mas difíciles de averiguar; porque los campestres, que en nada ponen cuidado, cuentan casi siempre fábulas é inferencias por verdades. Yo en esta parte doy por cierto lo que he observado; y de lo infinito que

b

[page] IV

he oido, solo he apuntado algunas cosas, porque me han parecido ciertas, y porque me las han dicho sujetos de verdad muy conocida.

Á la descripcion de mis bestias seguirân algunas noticias de las que traxéron los conquistadores españoles; porque me parece se ignoran en Europa. Despues pondré la descripcion de trece Murciélagos; porque son mas bien quadrúpedos que páxaros, y porque así aliviaré la historia de éstos. Por último habrá un Apéndice de algunos Lagartos, por si otros no los hubiesen descrito.

No se me ocultó desde el principio que serian poco apreciables mis apuntamientos, no acompañándolos de dibuxos exâctos de los animales; pero donde trabajé, y en 400 leguas á la redonda, no habia quien supiese bien ni mal lo que es diseño; y me fué preciso limitar la voluntad á lo que pendia de mí.

Apénas habia puesto en el mejor estado que pude mis apuntamientos, recibí órden del Virrey para baxar del Paragüay á Buenos Ayres; donde se me franqueó una Historia natural, escrita en frances por el

[page] V

célebre Conde de Buffon, impresa el año de 1775, con algunos tomos en castellano, traducidos de la misma por D Josef Clavijo y Faxardo. Comencé á leer estos libros, creyendo serian los mejores del mundo; pues la fama habia publicado ya por todo el orbe, qüe su Autor era un talento original, y el mayor Naturalista de su siglo y aun de los pasados. No obstante esta preocupacion, encontré que buena parte de lo que eá histórico se componia de noticias vulgares, falsas ó equivocadas: que en lo general no se daba idea exâcta de las magnitudes, ni de las proporciones: que se reunían á veces bestias diferentes, embrollándolas: que en ocasiones se multiplicaban laá especies: y en fin, que era necesario indicar en mi Obra las equivocaciones que sé padecían. Suspendí sin embargo por algun tiempo este nuevo, odioso y difícil trabajo, juzgándole superior á mis luces; y pareciéndome que para desempeñarlo bien, era preciso haber leído los Autores de que se valió: y no los tengo, ni mas conocimiento de sus obras que lo que se lee en las citas de Buffon. Mas al fin reflexîonando por

b 2

[page] VI

otro lado la utilidad que resulta siempre de destruir errores: que el tener las obras de dichos Autores me sería casi imposible: y que parece no tiene España quien quiera hablar en la materia; me determiné, y hice una crítica de la mencionada Obra, y de los Autores que en ella se citan.

En este estado, y deseando saber si merecerían algún aprecio mis tareas, las envié á mi hermano Don Josef Nicolás para que las hiciese ver por algún Naturalista. En efecto dió á leer este tratado en París á un Profesor francés, muy conocido por sus talentos y por sus elevados empleos, llamado Mr. L. E. Moreau-Saint-Méri: el qual le traduxo y publicó en su idioma, sin que hubiesen podido tener lugar (por haber llegado tarde) mis encargos de que no se imprimiese hasta mi regreso de algunos viages que iba á emprender. Estos viages con sus demoras duráron mas de cinco años, y adquirí en ellos otros quadrúpedos y noticias, logrando rectificar algo las de los primeros. Tuve ademas oportunidad de leer la Historia natural del citado Señor Conde de Buffon en treinta y un tomos, con doce de Suplementos, que inclu-

[page] VII

ye las descripciones de Mr. Daubenton. Éstas me aclaráron en muchos puntos dudosos, dándome proporcion de rectificar bastante mi primera crítica. Así no deberá extrañarse si esta edicion española incluye mas quadrúpedos, y si difiere en algunas cosas de la traduccion francesa.

Como no he leido otra obra que la de Mr. Buffon, me he visto como forzado á preferirle en mis críticas; pero es bien fácil conocer, que no son tanto contra él, como contra los Viageros y Naturalistas, de quienes copió los errores que impugno Aun quando los tuviese propios, no rebaxa esto su mérito: ni debe extrañarse, que no acertase en todo un hombre que escribió con elegancia infinita tantas y tan grandes cosas, y que no tuvo la proporcion que yo para exâminar algunas. Si se encuentra haber yo faltado en el modo al respeto debido á tan ilustre personage, suplico se atribuya al grande amor que tengo á la verdad, sin poder sufrir que se la desquicie en nada, y á que escribí poseido de tristeza, pareciéndome que jamas habia de salir de entre fieras.

En quanto á lo demas: mi Traductor,

[page] VIII

los Naturalistas franceses, su Instituto nacional, el Poema original italiano de Gli Animali parlanti, y muchos papeles públicos, han alabado á mi obra en unos términos, que no me está bien referirlos, no obstante que no la habian visto en el estado que ahora se publica. Todos me hacen la justicia de creer, que no he buscado sino la verdad en la descripcion de una multitud de animales americanos, de quienes no se tenia noticia alguna; ó si las habia, eran muy escasas, confusas y equivocadas.

Concluiré este Prólogo diciendo, que las bestias del nuevo continente pueblan superficies mayores sin comparacion que las del mundo antiguo. La razon es; porque habiendo en América pocos hombres, no han encontrado dificultad los quadrúpedos para extenderse poco á poco en todos sentidos, acostumbrándose insensiblemente á todos los climas y situaciones. Parece que Buffon es de parecer, que los climas todo lo alteran, y que el de América disminuye la magnitud á las bestias, siendo incapaz de producirlas del tamaño que en otras partes. Pero á mi ver en todo se equivo-

[page] IX

ca; pues he encontrado en la Ornithologia del Autor á muchos páxaros que tienen en América las propias formas, magnitud, colores y su distribucion que en el resto del mundo. Tambien veo que la Pantera es mi Yagüareté, y que tiene las mismas formas, medidas y colores que en África. Mi Gato pajero puede ser el silvestre de Europa; y igualmente le hallo de las mismas medidas, formas y colores. Finalmente si comparamos á mis bestias con sus representantes en el otro mundo, no hallarémos diferencia en magnitud; pues el Güazu-pucú y el Güazutí equilibran al Cierbo y Corzo de Europa. El Agüaragüazú al Lobo y al Chacál: el Agüarachaí á la Raposa: el Tapití al Conejo: y mis Ratas á las de España. Si mis Micos no llegan á los de África, ni mis Curés al Jabalí; para esto mis Hurones exceden al africano, á las Martas y Fuinas; mi Nutria á las de Europa; mi Vizcacha á la Marmota; mis Tatús á los Pangolines; y el Toro de Montevideo al de Salamanca. Si es que no hay en América animales de la familia gatuna comparables al Tígre y al Leon: en cambio no hay en Europa

[page] X

bestia de boca y dientes de Rata, que pueda disputar el tamaño á la Capibára y al Paý. Tambien es cierto,: que no hay en América animal que oponer al Elefante y al Hipopotámo; pero igualmente lo es, que se han encontrado repetidas veces en los campos interiores hácia el Rio de la Plata osamentas de quadrúpedos que pueden competir con dichos Colosos asiáticos. Una de ellas se llevó al Real Gabinete de Madrid.

Hay en el Nuevo Mundo animales sin semejantes en el otro. Los de esta laya son casi indefensos, torpes, y algunos apénas saben comer y vivir; por cuyos motivos solo exîstirán hasta que la América se pueble.

[page] XI

ADVERTENCIAS.

Las medidas son pulgadas del pie de rey de París.

Las longitudes se han tomado, extendiendo las bestias, con una cuerda dirigida sobre el lomo desde la extremidad del hocico al fin de la cola si la hay; y de no, hasta el fin del coccix.

Las colas se han medido del mismo modo: y las alturas de alante y detras, poniendo un extremo de la cuerda en la uña mayor, y el otro en la cruz y lo mas alto de la cadera.

Por circunferencia delante se entiende la del pecho junto á los brazos: y detras, en los hijares.

c

[page] XII

ÍNDICE

de los Quadrúpedos descritos en este primer Tomo.

Mborebí pág 1.
Caractéres generales de los Curés, ó Tayazús 14.
Tañicatí 19.
Taitetú 23.
Caractéres generales de los Venados. 29.
Güazúpucú 33.
Güazutí 41.
Güazupitá 51.
Güazubirá 57.
Caractéres generales de los Hormigueros 61.
Ñurumí,ó Yoquí 66.
Cagüaré 74.
Caractéres generales de los Gatos 85.
Yagüareté 91.
Yagüareté negro 114.
Güazuará 120.
Chibigüazú 132.
Mbaracayá 147.
Gato negro 154.

[page] XIII

Yagüarundi 156.
Eirá 159.
Gato pajero 160.
Caractéres generales de los Hurones 167.
Huron mayor 172.
Huron menor 182.
Yagüaré 187.
Caractéres generales de los Fecundos 204.
Micuré 209.
Coligrueso 229.
Colilargo 251.
Colicorto 258.
Enano 262.
Caractéres generales de los Zorros 264.
Agüaragüazú 266.
Agüarachaý 271.
Popé 278.
Cuatí 293.
Nutria 304.

[page XIV]

[page] 1

NÚM. I.

DEL MBOREBÍ.

Así le llaman los Güaranís: estos Españoles Gran bestia; y los Portugueses Anta. No abunda en el Paragüay, y llega con escasez al rio de la Plata: va solo, y tal qual vez con la amada: duerme de dia en las mayores espesuras, y sale de noche á comer pasto; sandías y calabazas. Cogido joven, se domestica desde el poimer dia: anda toda la casa, casi sin salir, aun despues dé adulto: qualquiera le rasca y manosea, sin que por esto prefiera ni obedezca á nadie; y si se le quiere echar de un lugar contra su voluntad, casi es preciso arrastrarle. No muerde; y si le incomodan, da un silbido delgado no correspondiente al cuerpo. Bebe como el Cerdo: come carne cruda y cocida, todo pasto, y lo que encuentra, sin excluir los trapos, de lana, lienzo.ó seda; de forma que parece mas gloton que el Puerco, y que su paladat no distingue unas cosas de otras. Tambien

TOM. I. A

[page] 2

come mucha arcilla salitrosa, pues se la he hallado en el estómago. Por supuesto que no se encuentra deleyte en criar un animal tan perjudicial, y sin atractivo ni otra cosa buena, que no necesitar atencion ni cuidado; pero como los que han comido su carne la ponderan por delicada, podria esclavizarse por la utilidad de comerla. Pare un cachorro en noviembre, y el dia de Todos Santos le hallé en el vientre de la madre: largo 24 pulgadas: enteramente cubierto de pelo, y con la librea de cachonro, que conserva siete meses; reduciéndose á fonda obscuro con muchas gotas grandes blancas en las piernas y brazos, y varias tiras blancas amarillazas á lo largo del cuerpo y sus costados. La madre sola le conduce y dirige desde luego; pero le defiende poco, porque no es animal ofensivo. Cuentan sin embargo que en la extrema da patadas, y que alguna vez coge á los Perros por el lomo con los dientes, y les rasga el pellejo sacudiendo. Tambien dicen que quando el Yagüareté le monta encima, atropella por lo mas espeso del bosque hasta que le hace baxar, pasando por estrechuras. En realidad jamas busca

[page] 3

senda ni camino, sino que rompe y desgaja lo que encuentra con la cabeza, que siempre lleva muy baxa. Huye de todo peligro, y lo prevee con su excelente vista de noche, y con el oido delicado. Se caza con Perros, tambien á la espera con la luna en los sandiales, y le enlazan, los que le encuentran al amanecer en el campo; pues aunque es mucho mas ligero de lo que indican sus formas, le alcanza sobradamente un Caballo, si le encuentra retirado del bosque ó de esteros, Los que le tiran con escopeta, nunca le detienen al tiro, y he visto pasarle el corazon con dos balas, y correr despues 200 pasos. Es bestia muy forzuda; y como se encuentra en los bosques secos, y en anegadizos, parece serle indiferente toda habitacion, con tal que pueda ocultarse mucho, porque, no se halla en los campos sino quando el dia le sorprende. Nada y atraviesa fácilmente los mayores rios, esteros y lagos sin zambullir. Aseguran que algunos individuos tienen piedra bezuar con la misma virtud de las orientales; y á sus uñas, tomadas en polvo atribuyen la virtud de curar la alferecía. Describiré uno

A 2

[page] 4

de los muchos machos adultos é idénticos que he cogido, advirtiendo que las hembras son de 4 á 5 pulgadas mas largas, y lo demas á proporcion.

Longitud 73 pulgadas: cola 3⅔, tiesa, baxa, cónica, y acaba en punta: altura delante 40½, detras 42: circunferencia allí 45, y aquí 50½: los brazos y piernas redondos y muy robustos: la muñeca tiene 7¾ de circunferencia, y lo mismo en el pie. En la mano hay un dedo, que no llega al suelo, en la parte exterior y es mas débil y corto que los otros tres en que se desgaja la mano; y son gruesos, y tan cortos, que las uñas son mas de la mitad del todo: la del medio es larga 16 líneas; las demas algo ménos, y todas anchas y mas propiamente pesuñas, pues tienen alma de hueso. El pie solo tiene tres dedos como los referidos de la mano.

Todas sus partes son gruesas y redondas con poca nota en las coyunturas; y aunque el cuerpo se parece algo al del Cerdo, el cuello es mas largo, y aun mas abultado que la càbeza. Ésta. es ctomprimida por los costados, mas en la parte superior, porque sobresalen los cachetes. Del extremo del ho-

[page] 5

cico á lo anterior de la oreja hay 14½ pulgadas, y al lagrimal 8½: aquella es alta sobre la cabeza 4¾, ancha donde mas 3, tiesa, redonda arriba, y su borda posterior sale mucho mas que la de delante. En la espalda nace una cuchilla, que va insensiblemente siendo mas alta; y entre las orejas, donde tiene 2¼ pulgadas, comienza á descender, y acaba en el paralelo de los ojos. Esta cuchilla es de cuero, grueso una pulgada, duro y afilado en el pestorejo, y en el resto es de hueso interiormente. Sigue toda su longitud una crin de pelos tiesos, los mayores de 18 líneas. Donde finaliza la cuchilla hay una hondura no violenta, y desde ella á la punta del hocico es acaballetado ó carneruno. El ojo pequeño, reluce de noche, y está defendido por el hueso que sale algo encima y debaxo; y delante del lagrimal algo sobre él hay una notable hondura. Las mandíbulas son estrechas en la punta; y por fin no se parece la cabeza á otra, tanto por lo dicho, como porque termina la mitad superior en un labio, que es una especie de trompa gruesa, excedente 2½ pulgadas, y fácilmente movible en todos sen-

[page] 6

tidos, pudiéndose contraer hasta la mitad, y dilatarse otro tanto para atraer ó ayudar á llevar la comida á la boca, y para dirigir el olfato; porque en su extremo estan los respiraderos horizontales de 15 líneas, que abre y cierra mucho quando quiere.

Arriba hay quatro incisivos de figura comun, largos 4 líneas: sigue en cada lado un colmillo agudo de 6; despues un portillo de 4; luego un colmillejo de 4, á que sigue un portillon de 26; y despues seis muelas muy anchas, algo parecidas á las del Caballo. Abaxo se cuentan seis incisorios; los centrales mayores, y los demas van á ménos: despues está el colmillo algo mas grande que el de arriba: sigue un portillo de 30 líneas, y á éste cinco muelas como las dichas. La bulba se asemeja á la de la Puerca: los testículos están como en el Cerdo, aunque algo mas interiores; y la verga es suelta ó sin funda. En inaccion tiene 8 pulgadas, con 2 de diámetro medio. Á una de su extremo hay una golilla festonada muy notable, que la abraza solo en la mitad anterior. Quando teme retira dentro la verga, sin que parezca cosa

[page] 7

alguna; y en su inmediacion hay una mama una cada lado, que tambien tiene la hembra.

Su piel es mas gruesa que la del Toro; y todo su pelo, ménos la crin, demasiado corto, tupido, aplanchado y lobuno, ó pardo obscuro aplomado; ménos baxo de la cabeza, la garganta y punta de la oreja, que son blanquizcas, como tambien (auntque no tanto) el costado de la cabeza. Las hembras son mas claras, porque entre los pelos lobunos hay otros blancos.

Buffon 1 le llama Tapir, y Anta, fundándose en decir Conclamine, que son estos nombres los que le dan en el Brasil; donde, segun Marcgrave y Pison, le conocen por Tapiier eté. Con este motivo dice Buffon que el adjetive eté significa grande, y que dicho, nombre equivale á Tapir grande; pero no hay tal, porque eté equivale, á con propiedad ó por excelencia. Y contrayéndonos al caso presente, digo que Tapiier no es nombre del Pais, y que está alterado; lo mismo que el de Tapibire que le da Thevet. El de Tapiruzú, que le impuso Leri, significa Tapio grande; y los de Ent, Danta

1 Tom. XXIII pág. 271.

[page] 8

y Ante, que le dan varios Autores, son corrupcion de Anta. El de Beori, que tiene en Nueva España, no difiere mucho de Mborebí. Los de Mula, Asno, Vaca y Puerco silvestre; que otros le han impuesto, son tan impropios como las comparaciones con estos animales domésticos. En Guyana y Cayena le llaman Maypuri, y en el Perú Vagra, segun mi Autor.

Este no ha visto á la bestia, y se halla precisado á copiar las noticias de los Autores con las descripciones, de Marcgrave y Barrere. La; de aquel 1 es, buena, pero le da diez incisivos arriba; otros diezabxo, con igual número de muelas, sin mencionar los colmillos; quando en esto no hay mas de lo que dixe. Tambien habla impropiamente, negándole la cola, y poniendo en su lugar un nudo de la piel; como en decir que la librea de los Cachorros es como la de los Corzos.

Barrere se equivoca, haciéndole anfibio, y aún mas aquático que terrestre, porque nada tiene de tal sino saber nadar: y el color que te da es de Cachorro, porque sin duda no conoceria los adultos.

1 Tom XXIII. pág. 274. c. (*)

[page] 9

Charlevoix 1 le hace comer de dia yerva, y de noche arcilla; pero no anda ni come de dia, y la arcilla es la salitrosa. Dice tambien falsamente que le cazan de noche, embistiéndole con antorchas, &c.

Lo demas que añade Buffon, copiando á otros, es exâgerar su magnitud, igualándola á la de una Vaquillona: negarle la cola que tiene, y hacerle vivir en familias y majadas junto á las aguas, donde la hace zambullir. Pero lo cierto es que aquí va solo, ó coa otro; que vive en todas partes, y que no zambulle. Supone á su carne insípida y grosera; quando hombres de razon la alaban, Y últimamente en su mala estampa le pone los respiraderos al costado de la trompa, y le da colmillos tan largos, que salen de la boca.

Despues 2 vuelve á describir la bestia, llamándola Tapir ó Maypuri, y limitándose á copiar las noticias que le dió Laborde, Médico Real y Naturalista de la Cayena; en las quales hay mucho que enmendar: porque le concede semejanzas con el Ele-

1 Tom. XXIII. pág, 276. c. (*)

2 Suplemento tom. XI. pág. I.

TOM. I. B

[page] 10

fante, y sería mejor negárselas: le da el peso de 500 libras, hablando de memoria: le hace huir de lugares habitados; donde se halla aquí con freqüencia, aunque no tanta como donde nadie la incomoda: dice que zambulle, y aseguran aquí que no hay tal: le supone temible y peligroso en el agua, porque herido embiste, y hace zozobrar las canoas; siendo tan errado, como que si lo ha hecho, será sin voluntad y por rarísimo acaso. Tambien dice se debe evitar su encuentro en el bosque; quando no tiene mas riesgo que el de un Asno que huye, y solo puede incomodar encontrando por casualidad ó aturdimiento. Igualmente es impropio que haga caminos anchos y muy trillados en los bosques; pues no busca caminos, ni hay otra cosa que conocerse la huella. Dice que prefiere las cercanías de rios y lagos; pero no he notado tal cosa. Supone que corre poco, y es tan error, como que mate los Perros. No tiene mas voz que un silbido para expresar la incomodidad, y por consiguiente yerra diciendo que le atraen los Cazadores remedando su voz. Niega el buen gusto á su carne; y en suma hay tan poca exâctitud

[page] 11

en las noticias de Laborde, que será mejor no leerlas.

La estampa que nos da dibuxada por un individuo vivo, es mejor que la que copió ántes por la de Condamine; pero le adelgaza demasiado, y prolonga la trompa: hace poco sensible la cuchilla entre las orejas, y se la extiende poco en la frente: le abrevia mucho el cuello, y lo troncha la cola.

El extracto de la Memoria de Mr. Bajon, Cirujano Real de Cayena 1, compara mal la figura de la bestia á la del Puerco, y su altura á la de una Mula pequeña. Yerra dándole pelo mas largo y grueso que al Asno, y comparándole á las cerdas; afiadiendo erradamente que es mas raro que, éstas. Le acorta algo la crin, las orejas y cola: le da trompa de cerca de un pie, quando la he hallado de 2½ pulgadas; y le viste totalmente de pardo obscuro. Dice erradamente que los pies son muy anchos. Le pone quarenta dientes y muelas, poco mas ó ménos, comparando sus colmillos á los del Jabalí; quando en todo eso no hay mas de lo que he dicho. Siendo fa-

1 Suplemento tom. II. pág. 7.

B 2

[page] 12

cultativo, y habiendo disecado muchos individuos, asegura les encontró los tres estómagos de bestia ruminante, y la cree tal; pero todo es falso segun dice Buffon; quien le disculpa diciendo, que tambien se engañó el Doctor Tyson, que es de los mas célebres anatómicos de Europa, afirmando que tambien el Pecari (mi Taytetú) tiene dichos tres estómagos

Á dicha equivocacion agrega Bajon otra, diciendo que las partes de la generacion del macho tienen grandísima relacion con las del Asno y, Caballo; porque sobre estar situadas del mismo modo, se observan sobre la funda, que es como la del Caballo, á poca distancia de los testículos, dps tetas; y que la verga está ordinariamente oculta en una faldriquera formada por dicha funda. Ignoro de donde sacó tales ideas, porque el miembro del Mborebí carece de la funda aparente que tiene el del Caballo, cuya verga tampoco se parece á la de mi bestia.

Continúa diciendo que el macho es mayor que la hembra, siendo al contrario; ni la crin difiere en los sexôs como supone. Tambien diversifica al macho por

[page] 13

el silbido mas agudo, fuerte y penetrante, hablando de memoria. La hembra de 72 pulgadas era adulta, aunque lo duda por haberle encontrado las tetas pequeñas. Las hace entrar en calor por noviembre y diciembre, que es quando paren aquí; y supone equivocadamente que se bañan todas las mañanas y tardes con el fin de asearse. Tambien es incierto que mate á los Perros, y que en la domesticidad tome afecto á su dueño. En fin la relacion de Bajon merece el mismo aprecio que la de Laborde.

Agrega Buffon que Samuel Wallis, y otros han visto Mborebís en el Estrecho de Magallanes; pero no dudo que se engañáron, tomando por tales á otras bestias, que tal vez son Osos.

Despues 1 copia la adicion de Allamand, que es muy exâcta; pero su macho de 50 pulgadas no era adulto, y le da erradamente ocho incisivos arriba, y lo mismo abaxo, aunque dice no los pudo contar, Á continuacion escribe lo que le dixéron de una hembra que tampoco era adulta, pues tenia 61 pulgadas; á quien se niega injustamente la cola.

1 Suplemento tom. XI. pág. 26.

[page] 14

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS CURÉS Ó TAYAZÚS.

Los Güaranís dan qualquiera de estos nombres generalmente al Puerco doméstico, y á dos bestias de su Pais, sin que por eso hayan dexado de imponer los nombres propios, que conservaré, à dichas dos especies de esta tierra; donde tambien suelen llamar al Cerdo Cochi, que es lo mismo que Cochino.

Se parecen á éste las especies del Pais en lo general de las formas exteriores y partes sexûales; en el modo de caminar; en lo que comen; en hozar, comer y be ber del mismo modo; en erizar las cerdas con el susto, y en resollar con fuerza quando se les incomoda. Tambien se domestican dichas especies de la tierra desde jóvenes con mayor facilidad que el Jabalí: andan libres: buscan quien les rasque; y creo que en brevísimo tiempo y sin trabajo se reducirían á perfecta esclavitud. Dicen, y lo creo, que tienen buena carne, y castrada sería mejor; pero que no

[page] 15

tienen tanto tocino como el Cerdo; y no es extraño, viviendo de sus agencias, y estando por lo comun cubiertas de garrapatas, que se les pegan en los bosques. Añaden algunos que si no se les quita luego que se matan una fistola que tienen en el lomo, no se puede comer la carne, porque contrae mal gusto y olor; pero lo cierto es que los Indios, que pueden decirse los únicos que la comen, la encuentran buena sin tomar semejante precaucion.

Á pesar de dichas semejanzas difieren mis dos Curés del Puerco, en tener la cabeza mas corta y gruesa; el dobladillo del hocico mas notable; el cuello, cuerpo, oreja y piernas mas cortos; los jamones delanteros mas gruesos que los de atras á proporcion, y en que puede decirse que carecen de cola; pues es tan corta, que no se encuentra sino con cuidado y registro; y su hechura es ancha, plana, caida, y propiamente una bálbula que tapa el orificio. Las cerdas tambien son mas gruesas, y se asemejan algo á las espinas del Cuiý, aunque sin fuerza para hincarse. Ademas tienen en el lomo, entre las caderas, lo que aquí llaman catinga, y es una fístola

[page] 16

por donde fluye un licor como suero espeso, que no huele bien en la primera especie, aunque encontré agradable y como almizcle suave al de la segunda.

Aunque los pies sean bisulcos, como los del Puerco, solo hay en los posteriores un dedo ó uña superior detras. Arriba tienen dos incisivos gruesos en medio, á que sigue en cada lado con alguna separacion otro pequeño de tan poco grueso, que se podria reputar colmillejo, dirigiéndose todos algo para afuera. Viene despues un portillo de una pulgada; luego el colmillo de otra, sin contar la encía que sale bastante; y es fortísimo, piramidal triangular, recto, y sale bastante de la boca; siendo su arma principal, y siguiéndose á él otro portillo grande. Abaxo se ven quatro incisivos iguales, cilíndricos, y mas largos y gruesos que los de arriba: sigue en cada lado un portillejo; luego otro incisivo corto y débil, que puede reputarse colmillejo: despues hay otro portillo; luego el colmillo de 15 líneas sin la encía, poco corvo en la raiz, algo mas robusto que el superior, y casi de la propia figura; pero no sale de la boca por encaxar en el costado de

[page] 17

la mandíbula superior. En seguida hay un grandísimo portillo, y despues las seis muelas, que en todas son veinte y quatro. Los incisivos de abaxo no tienen filo, ni alcanzan naturalmente á tocar el de los de arriba, cuya direccion es perpendicular á la de los de abaxo, tocándose unos á otros obliqüamente. Dicen que no hieren de abaxo para arriba como el Jabalí, sino cabeceando de reves de arriba abaxo: ni son tan puercos, pues no buscan barriales; ni tan fecundos, porque aseguran no parir sino una vez al año dos cachorros; de quienes cuentan algunos, que nacen unidos por el cordon umbilical, y que caminan pegados tras de la madre hasta que se pudre dicho cordon; pero esta circunstancia no se me hace creíble.

Habitan los bosques espesos sin juntarse; y donde no los hay, como hácia el Rio de la Plata, vive la primera especie en los pajonales grandes en manadas numerosas; y quando alguno percibe ruido, castañetea con los dientes, y le corresponden deteniéndose todos á observar. Si conocen que no hay peligro, siguen su marcha; pero aseguran de esta especie mayor, que

TOM. I. C

[page] 18

si se le ofende, se reunen y circundan al Hombre, ó Perro, y que le despedazarian si no huyese con tiempo, ó subiese á un árbol: sin embargo creo que esto es ponderacion, pues los he cazado con muchos Perros y gente, sin notar otra diligencia que la de huir; y me admiré viendo que al clavarles el cuchillo hasta el corazon, procuraban morder, sin chillar ni quejarse.

La especie menor huye sin defenderse sino en la extrema: se esconde en cuevas si las halla, y suele ir á pares y en menores tropas. Sus pieles son gruesas, y algunos que las han curtido, las ponderan para botas. Son muy pocos en los bosques cercanos á poblado, porque los persiguen para evitar el destrozo que hacen en las batatas, maiz, caña dulce, &c. Suelen observar el camino que traen; y haciendo una manga de ramazon con una zanja al fin, los espantan de noche con estrépito, dirigiéndolos á la fosa, que se suele llenar con los que caen. Vamos á describir cada especie en particular.

[page] 19

NÚM. II.

DEL TAÑICATÍ.

Los Güaranís le dan este nombre, que significa quixada blanca, porque la tiene; y los Españoles le llaman Fabalí.

Longitud 40½ pulgadas, sin contar los pelos de la cola que la exceden en 3: ésta es larga 1⅔, ancha en la raiz 1¼, y plana. Circunferencia delante 24, detras 22: altura allí y aquí 23. La oreja recta con poco pelo; larga 3, contadas desde lo mas baxo; ancha 2, y elíptica en la punta. Del ángulo de la boca al fin de la mandíbula superior hay 4, y al de la inferior 2¾. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 11. Entre las orejas hay cerdas de 4½, que siguen por lo mas alto, hasta que en las caderas, donde estan las mas largas, tienen 6½; y de allí atras van á ménos. Las que hay desde las orejas á la espalda estan levantadas, y las demas no; pero no son redondas, sino aplastadas.

Todo el vestido es negro, ménos los

C 2

[page] 20

pelos de la cercanía de la oreja, y de lo posterior de las quixadas, que aunque negros, tienen una mancha acanelada; y toda la mandíbula inferior, que es blanca, como los labios, y algo mas de la superior. Dichos colores son comunes á los sexôs, y fixos en los adultos; pero tuve un macho jóven de 34 pulgadas, cuya mandíbula solo empezaba á blanquear; y todas las cerdas de su cuerpo tenian tiras blanquizcas y negras, con las puntas de este color; de forma que con la edad va prevaleciendo lo negro en el cuerpo, y el blanco en la quixada.

Me traxéron á fin de abril un recien nacido, asegurando ser de esta especie. Tenia 14½ pulgadas; y no pudiendo comer, murió al tercero dia, gruñendo con freqüencia como el Lechoncillo, aunque mas baxa y roncamente. Su pelo era negro en la raiz, con las puntas rubias sobre la cabeza y cuerpo, y costados de éste. La frente, el costado de la cabeza, y lo exterior de los quatro pies era acanelado claro, y el hocico obscuro, con la mandíbula inferior y el resto baxo del cuerpo blanquizcos. Aunque me han traido algunas

[page] 21

hembras, las habian destripado, y no me pude asegurar de sus tetas, que sin embargo creo son quatto en cada lado.

Buffon 1 dice. "Los Españoles lleváron Cerdos negros al Continente y casi todas las Islas grandes de América, donde se han multiplicado y hecho silvestres en muchos parages, &c." Pero no sé cómo ó dónde conste que los Puercos conducirdos por los conquistadores eran negros; por lo ménos los que lleváron al Paragüay serian blancos, segun lo persuade su descendencia, que lo es.

Tampoco entiendo en qué se funda para afirmar que el Cerdo es siempre negro en climas cálidos 2, blanco, en los frios, y que un solo grado de calor mas ó ménos le hace mudar de tinte 3; porque en Buenos Ayres: esto es en los 35 y 36 grados de latitud, son casi todos negros; y en el Paragüay baxo del Trópico son blancos, y tan antiguamente blancos, que no han mudado en 260 años; y si es que han mudado, ha sido lo negro en blanco con-

1 Tom. IX. pág. 164.

2 Id. pág. 164.

3 Id. pág. 165.

[page] 22

tra la opinion del Autor: quien tambien dice, sin bastante exámen, que todos los Puercos de España son negros 1; pues á lo ménos en Huesca y Barbastro de Aragon son muy blancos. Los influxos que á cada paso concede el Autor á los climas para mudar los colores, magnitud y formas de los animales, dudo que exîstan en la naturaleza.

Pero vamos al asunto. Los Puercos que cree descender de los que traxéron mis paisanos, no son sino á mi ver Tañicatís; pues les acomodan exâctamente los caractéres que refiere: esto es, ser silvestres en América, negros, de cuerpo mas corto, de cabeza mayor y piel mas gruesa que el Cerdo doméstico. Presumo mucho que nuestro Acosta haya padecido la misma equivocacin 2.

Tambien es Tañicatí uno de los Tayazús que Laborde menciona en Cayena, segun diré luego.

1 TOM. IX. pág. 166.

2 TOM. XVIII, pág. 100. c (*)

[page] 23

NÚM. III.

DEL TAYTETÚ.

Así le llaman los Güaranís; y solo he podido coger tres machos idénticos y adultos. Longitud 35½ pulgadas, medidas como en el anterior: cola ¾, sin los pelos que la exceden 2½. Altura delante 22, detras 23½: circunferencia allí 25½, aquí 24, y de la punta del hocico á la raiz de la oreja 8⅓. Aunque en todo se parece al precedente, la totalidad y sus contornos son mas redondos y femeniles, con las muñecas y tarso mas delgados á proporcion. Los testículos son algo mas redondos y aparentes: los colmillos 3 líneas mas cortos; y la cola, ó mas bien tapadera del ano, mas estrecha. Las cerdas entre las orejas no tan derechas: solo tienen 3½ pulgadas; y las que siguen estan mas echadas, hasta que en la fístola son de 5 pulgadas. Generalmente el pelo es mas corto, tupido, sentado, áspero, grueso y fuerte, y tambien mas redondo. Finalmente el suero de la

[page] 24

fístula olía tan suavemente á almizcle, que algunos á mi vista le recogiéron en algodones; quando el del precedente me pareció de mal olor, aunque no de los mas malos.

Lo mas notable de su librea es una cinta blanca, ancha una pulgada, que pasando por la cruz ó alto de la espalda, termina curvamente en la raiz del costado del cuello; pero en unos es mas blanca y reparable que en otros, lo que podrá pender de la edad. Desde la corva y desde las rodillas á las uñas es negro, y el resto, sin excepcion del vestido, un grís ó mezcla, resultante de que cada cerda tiene varias faxas blancas y negras con las puntas de este color, que domina mas en la tira que va de las orejas á la cola. Aseguran que sus hijos son de un rubio uniforme, y que le conservan un año.

Buffon 1 le llama Pecarí y Tajacú. El primer nombre es aquí desconocido, aunque se lo dan Desmarchais, Wafer y Dampier; y los de Paquira y Paquire, que le dan Gumilla y Rochefort, parecen corrupcion de Pecari ó al contrario. El de Tajacú, que

1 Tom. XX. pág. 26 y sig.

[page] 25

le dan tambien Marcgrave, Pison, Ray y Lineo, parece alteracion de Taytètù; y le mismo digo de Tayassú y Tajusú, que se supone le dan los bárbaros del Brasil, y Coreal. Pero como todos estos nombres pueden ser igualmente corrupcion de Tayazú: en este caso no pueden aplicarse á la bestia, porque Tayazú es voz general segun dixe ántes. Tampoco sirve el de Caaigoará que le da Marcgrave, y debe ser Caaigüará (cosa de bosque). Los db fabari, Cbusbi y Cosqui, que le aplican Rochefort, Oviedo y Coreal, parecen derivarse de fabalí y Cocbino. Dampier dice le llaman Pelas en la Bahía de Todos Santos; y en otras muchas partes Ziano, segun Acosta.

Fáber apud Hernandez le llama Aper mexicanus, y Sus umbiculum in dorse habens; lo que acomoda á las dos especies: lo mismo que las indicaciones de Lineo y Brisoa: Sus dorso cistifero cauda nula: y Sus ecaudatus follioulum icborosum in dorso gerens.

La de Ray, que es: Tajacú, seu aper mexicanus moscbiferus: es del Taytetú, porque su fistola huele á almizcle; pero debe ponerse americanus en lugar de mexicanus.

La de Barrere, que es; Sus minor, um-

TOM. I. D

[page] 26

biculo in dorso, Cerdo negro: no es clara, porque lo negro es del Tañicatí, y lo minor del Taytetú: á no ser que la comparacion se entienda con el Puerco doméstico, en cuyo caso hablaria de mi especie anterior.

Acudiendo mi Autor 1 al recurso del influxo de los climas, se persuade que el Taytetú tiene el mismo orígen que el Puerco comun; pero esta idea no es creible, ni conviene con lo que escribió ántes 2.

Dice que el Pecarí anda en manadas de dos y tres cientos: que se socorren, cercan y acometen á los hombres y Perros; y que se conservan sin mezclarse con los Cerdos cimarrones ó Europeos alzados, no obstante que suelen andar en compañía. Pero no hay tal incorporacion, y todo eso no pertenece tanto al Taytetú ó Pecarí á quien lo aplica, como al Tañicatí, que es el que se figura erradamente descender de Europa. De la fístola dice que huele malísimamente; pero como Ray y yo la hemos hallado almizclosa y suave, es de creer que huele de diversos modos, segun el alimento, ó por otras circunstancias. Añade

1 Tom. XXIX, pág. 239.

2 Tom. XX. pág. 26. y 32.

[page] 27

que prefiere las montañas á los valles y llanuras; porque ignora que aquí solo entienden por montañas á los bosques grandes, donde viven ámbas especies, esten ó no en valle, llanura ó elevacion. Tambien creo se equivoca, haciéndole parir muchos hijos, y veces al año; por lo ménos uno y otro es contra la opinion de estas gentes.

Despues 1 refiere por boca de Laborde, haber en Cayena dos especies de Tayazú: que la primera y mayor pesa cien libras, y tiene el pelo de la quixada blanco, y en uno y otro lado de la misma una mancha blanca como un peso fuerte, siendo todo el resto negro. No es dudable que trata aquí del Tañicatí, aunque no explica bien el blanco de la quixada.

De la otra especie dice, que es menor y rubia, y que pesa sesenta libras: y como son rubios los Taytetús no adultos, segun aseguran, no dudo que Laborde veria un Taytetú menor de un año.

Buffon se equivoca creyendo que su descripcion 2, y estampase III. y IV. son de la especie mayor, porque pertenecen á la me-

1 Suplemento tom. V. pág. 147.

2 Tom. XX. pág. 26.

D 2

[page] 28

nor. Tambien se equivoca figurándose que las dos de Laborde son variedad una de otra, procedente dè la edad ó de otra circunstancia accidental; porque la primera es Tañicatí adulto, y la segunda Taytetú jóven, segun dicen.

El mencionado Laborde refiere, que su especie menor, y no la grande, corre tras de los Perros y de los hombrea; siendó esto inverisímil, y contra lo que se cree aquí generalmente. Tambien gradúo inexâcto el que mude de domicilio en los tiempos secos y de lluvias. Supone que no huye, y que se matan muchos desde un mismo sitio; lo que no compete al Taytetú, sino acaso al Tañicatí. Por fin no dudo que se equivoca haciéndole parir en todas las estaciones.

No entiende Buffon 1 la descripcion que hace Laborde de otra especie llamada Patira en Guyana, y desea mejores noticias: pero yo solo veo que la estatura y costumbres convienen al Taytetú; ménos la de acometer y perseguir los Perros en las casas donde le domestican, porque ninguno lo hace de los mios. Y en quanto á lo demas

1 Suplemento tom. V. pág. 150.

[page] 29

Laborde le pone una lista de pelos blancos desde el cuello á la cola por el espinazo, y le da cerdas mas suaves que al Puerco, y flexîbles como las del Pecarí: pero esto falso, pues las del Pecarí son mas duras é inflexîbles que las del Jabalí; y aun malicio que el Patira puede ser un Taytetú adulto con la lista blanca al través sobre la espalda, y no á lo largo, como dice Laborde contra lo natural; pues lo es más que tenga el espinazo negra que blanco.

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS VENADOS.

Los Güaranís llaman Güazú á todo Venado, y los diferencian con adjetivos. Los hay de quatro especies; y tengo por excusado explicar la flexîbilidad de sus coyunturas, el resorte de los músculos, sus formas elegantes, ligereza y caractéres de mis Venados, pues son como en todas partes: y lo mismo digo de su alimento, materia de sus cuernas, &c.

Cuentan de los de Europa, que todos

[page] 30

los machos desmogan, ó se les caen las cuernas anualmente, y que les nacen otras forradas en un cuero, que se rompe quando estan sazonadas. Los de aquí renuevan tambien sus cuernas, pero no cada año; porque sobre asegurar los campestres, que en todos los meses ven machos con cuernas, he notado lo mismo, y tenido en el propio dia tres de la primera especie, los dos con cuernas viejas sazonadas, y el tercero á medio crecer. Tambien he visto uno doméstico de la quarta, que las conservó mas de un año; de modo que estoy persuadido que no desmoga anualmente la tercera parte de los machos.

Los de mis dos especies últimas tienen toda la vida las cuernas de punzon sin divisiones ó candiles: y á los de las dos primeras llaman Alesnas, quando tienen las cuernas sin ramificacion: si hay dos candiles, les apellidan Horquetas, y en pasando, les denominan Espinillos. Á todo macho, á quien empiezan á brotar cuernas, le llaman macbo boton; y si las tiene forradas, le dicen macbo retovado. La opinion de los campestres es, que el macho Alesna lo es toda la vida, y lo mismo el

[page] 31

Horqueta y el Espinillo, fundándose en que todos son de igual estatura: pero aunque esto sea positivo, no creo la inferencia; porque he tenido varios machos de la primera especie, que aunque de iguales medidas, se conocia que los Espinillos eran mas viejos que los Horquetas. Ademas de que aumentan los candiles en Europa con la edad, y es de creer aquí lo mismo. Pero como mis Venados no desmogan anualmente, no se puede saber su edad por los candiles, respecto á que un Horqueta, por exemplo, lo puede ser mas y ménos tiempo á que se agrega, que como las dos especies últimas no pasan de alesnas ó estaqueros, ni la segunda de quatro candiles, ni la primera de cinco; en llegando á consumar el máxîmo, ya no hay gobierno alguno. Por supuesto que ninguna hembra tiene cuernas.

Todas comen tierra salitrosa, y van á ménos en razon que aumenta la poblacion, segun he experimentado; porque estas gentes matan á los cachorros, y se divierten muchas veces en perseguir los adultos, corriendo á caballo; y quando logran acercarse, lea arrojan las bolas: que son

[page] 32

tres piedras como el puño, atadas á fuertres cuerdas, largas mas de una vara, y unidas á un centro comun, que se enredan en las cuernas ó cuello de la bestia, y la detienen, dando lugar á echarle al cuello el lazo corredizo, que arrojan á treinta varas de distancia, quedando el extremo afianzado á la cincha del Caballo. Ningun campestre monta sin llevar tales bolas y lazo; y si concurren muchos tras de un Venado, queda dueño de la piel aquel cuyas bolas estan enredadas, aunque otro le haya enlazado y muerto. Tambien suelen cazar con muchos Perros á la primera y dos últimas especies, no tanto á la segunda, porque es la mas veloz.

Á todas crian tal quad vez en las casas desde muy chicas; pero como salen fuera, casi siempre se desgracian por accidente, ó las matan los infinitos Perros que hay en todas partes. Son muy amigas de lamer las manos y cara; y si se io permiten, no cesan en un quarto de hora. Comen pasto, granos y todo lo que el hombre, y tambien carne cruda, y los pañuelos y trapos; pero si las cosas na estan aseadas, las desprecian, y basta que uno saque un bocado

[page] 33

del pan para que no coman el resto. No hacen cosa contra su voluntad; y si se les quiere impedir, por exemplo, la entrada de un quarto, no se consigue sino á golpes, ó llevándolos en el ayre. No toman afecto, ni dan preferencia á nadie. Vamos ahora á describir las quatro especies en particular.

NÚM. IV.

DEL GÜAZÚ-PUCÚ.

Significa Cierbo largo, y le dan este nombre los Güaranís. Estos Españoles le llaman Cierbo, quizás figurándose que es de la especie de Europa, y se equivocan; porque prescindiendo de las diferentes cuernas, el Güazú-pucú no habita sino los esteros ó lugares anegados, y solo pare un hijo sin las manchas blancas con que nacen los Europeos. Mi amigo Don Pedro Blas Noseda y yo juntamos muchos Ginetes y Perros, y formando dos batidas, cogimos el 13 de octubre en un grandísimo

TOM. I. E

[page] 34

estero y sus cercanías una hembra de mi quarta especie, un macho no adulto de la tercera, y tres viejos con dos hembras Güazú-pucús. Estas hembras estaban preñadas del mismo tiempo, y encontramos á cada una en el vientre un hijo bien cubierto de pelo del color de los padres, porque no nacen con la librea que los siguientes. Eran largos 27 pulgadas, y estaban á punto de nacer; pues he notado en varios quadrúpedos, que la estatura ó longitud del recien nacido es el tercio del adulto con poca diferencia. Uno de los machos tenia las cuernas forradas de 4 pulgadas, y se conocia que la punta se dividia en dos. La cuerna del otro era sazonada de 11 pulgadas, y dividida en horqueta á las 4½ de la raiz. El tercer macho es el que voy á describir.

Longitud 69½ pulgadas: cola 7, de las quales las 2 son pelos. Los otros dos machos y otros muchos que he tenido, no diferian en las medidas; pero las hembras son 2 pulgadas mas cortas. Circunferencia delante 40, detras 41, la de la raiz del cuello 25, y la del mismo junto á la cabeza 19. Altura delante 46½, y detras 48½.

[page] 35

De la punta del hocico á la raiz de la oreja 11½. Ésta es alta sobre la cabeza 7, ancha donde mas, que es en la medianía, 3⅚, y termina con poca agudeza. Baxo del ojo hay un agujero largo 17 líneas, á que llamo lagrimera. En la pestaña superior hay bastantes pelos negros, de que carece la otra. La frente es plana, y el hocico grueso, algo parecido al del Buey, pelado y negro sobre las narices, lo mismo que las especies siguientes; á quienes se parece tambien en los ocho incisivos de la mandíbula inferior, y en el escroto encogido con poco bello. Los testículos de 2 pulgadas con una de grueso, y la verga breve, delgada y en funda. La hembra tiene quatro tetas donde la Vaca, situadas en los ángulos de un quadro de 2½ pulgadas. Entre los dedos se nota un callo fuerte, procedente de lo que se apoya en la broza y juncales.

De la frente nacen dos eminencias cilíndricas de 6 líneas con 18 de diámetro, vestidas de cuero, y sobre ellas estan los anillos escabrosos que dan orígen á las cuernas, cuya altura total es de 14½ pulgadas con 1½ de diámetro sobre el anillo. Este

E 2

[page] 36

grueso sigue 4 pulgadas, sin diminucion hasta lo alto de una horqueta de dos brazos, de los quales el que toma para delante se divide á las 4½ en dos candiles casi iguales, aunque el de atras es algo mas largo. El otro brazo, torciendo algo para atras, se divide á las 3½ de la horqueta en dos candiles, el posterior mucho mas corto; y todos agudísimos, y situados casi en el mismo plano, aunque las puntas inclinan algo adentro. He tenido otros Espinillos, y descrito sus cuernas de esta manera. Desde la basa siguen sin diminucion 10½ pulgadas rectamente; pero á las 4½ nace un candil perpendicular del mismo grueso, que va 5 pulgadas adelante, y allí tuerce para arriba 6½ paralelamente al tronco principal: quien á dicha altura de 10½ se divide por un ángulo de 60 grados en dos candiles, siguiendo el anterior 8½ para arriba con alguna inclinacion adelante; y el otro candil es de 6 pulgadas. Solo he visto una cuerna de cinco puntas, y ninguna pasa de este número. Les sirven como á los Toros para topar quando se ven cogidos; pero no repiten las cornadas, sino que continúan apretando y metiendo mas

[page] 37

y mas las puntas, siendo esto comun á todos.

Los párpados son negros: su contorno de un blanco, que por el costado del hocico llega á lo pelado de éste, y rodea la boca, aunque en la medianía del labio inferior hay una mancha negra aterciopelada, y otra en frente de la nariz en el labio superior; pero sobre lo pelado del hocico se nota un triángulo negro, que sigue por una angosta tirita hasta el paralelo de los ojos, donde hay otro triángulo negro. Tambien es blanco el mucho pelo dentro de la oreja, y la cabeza por debaxo. El estómago y entrepiernas traseras blanquizcos, y todo el resto con las nalgas roxo abayado, ménos desde las uñas á la segunda coyuntura de los quatro pies, que es negro, como la cola por debaxo, y una lista á lo largo del pecho. Es notable un círculo de 2 pulgadas negras en lo interior de la corva, porque tiene pelo diferente, tupido, corto, áspero y grueso. Los mencionados machos cogidos el propio dia no diferian, sino en no tener cosa negra sobre lo pelado del hocico, y en el pecho era poca cosa. Las hembras son como

[page] 38

estos machos, pero carecen de negro en el pecho. Á primeros de octubre tuve un macho de 55 pulgadas, que carecia de cuernas y de su indicio, y del círculo de las corvas. El hocico y labios eran negros con solo la extremidad blanca en el inferior, y lo demas como las hembras: pero siendo precisamente de la cria anterior, se infiere que no son adultos hasta los dos años á lo ménos. El año pasado cogiéron en el Pueblo de San Ignacio un macho adulto y albino, ó enteramente blanco.

Buffon 1 dice que los Cierbos blancos son raros, y cree que les viene este color de la domesticidad, tan antigua como que Plinio y Aristóteles habláron ya de Cierbos blancos. Pero se equivoca, porque el Güazú-pucú blanco mencionado y un Güazutí lo mismo, que he visto, eran silvestres, hijos de padres y abuelos que tambien lo eran, y tomáron el color de la causa Albina, de que trataré hablando del Caballo.

Pison 2 dice: "Hay en el Brasil dos especies de Corzo: la una mocha y mayor,

1 Tom. XI. pág. 131. y tom. XXV. pág. 99.

2 Tom. XII. pág. 92.

[page] 39

llamada Cujuacú-eté, y la otra menor, cornuda, y nombrada Cujuacú-apara." Nada mas dice de la primera: pero como describa la segunda, que segun verémos es mi Güazutí; el ser mayor persuade que será Güazú-pucú, á quien ademas adapta perfectamente el nombre de Cujuacú-eté, que debe ser Güazú-eté (Cierbo por excelencia). Pero se engaña negándole cuernas, pues las tiene, como todo Venado macho. Verdad es que despues 1 dice mi Autor, que Pison da cuernas al Güazú-eté, y que Marcgrave se las niega. Tambien se equivoca Ray figurándose que el Eté y Apara de Pison son macho y hembra de la misma especie.

Dumont dice 2, que los Corzos abundan en Luisiana, cuyos habitantes los comen como en otras partes al Carnero: que son algo mayores que el de Europa: y que tienen cuernas semejantes á las del Cierbo; pero que difieren de éste en el pelo y color. Buffon refiere esta noticia al Corzo de Europa, y yo no veo en eso ningun carácter de mis Venados; aunque si trata de alguno de ellos, será forzosamente de éste

1 Tom. XXV. pág. 93. c. (*)

2 Tom. XII. pág. 92. c. (a)

[page] 40

ó el siguiente, que son los únicos que usan candiles; y tal vez del presente, porque su carne, á lo ménos la de los machos adultos, no apesta como la del Güazú-tí.

Copia Buffon 1 las noticias de Laborde, que dice haber en Cayena quatro Cierbos; á quienes dan el nombre de Cierbas, aunque sean machos. "Al segundo, dice, lla man Cierba de Carrizales (Baralou); y es roxa y mayor que el Cierbo roxo de Bosque." El color, la magnitud, y el apellido de Carrizales, que indican vivir en baxíos ó esteros, convencen que el Cierbo segundo de Laborde es Güazú-pucú, y no otro: pero sin duda no conoció á la bestia adulta, pues de haberla visto no le daria cuernas sin candiles, largas de 4 á 5 pulgadas; que pertenecen, no á quien las aplica, sino á mi Güazú-pitá, que es su dicha roxa de Bosque. Le pone glándulas abultadas al lado de las ventanas del olfato, que esparcen un humor blanco y fétido; pero ningun Cierbo tiene tales glándulas, ni mas humor blanco allí que los mocos.

Á la quarta especie dice Laborde llaman Cierba de Manglares (Paletuviers),

1 Suplemento tom. V. pág. 202.

[page] 41

porque habita lugares cenagosos y anegados, teniendo cuernas mas largas que los otros, y con muchos candiles. Tambien estas señas caracterizan indudablemente á mi Güazú-pucú, haciendo ver que yerra Laborde, creyéndole menor y diferente de su especie segunda. Tampoco es exâcto lo que añade, que es la especie mas comum: y en quanto á que no es arisca, no lleva en esto ventaja á las otras.

Tratando del siguiente, verémos que el Güazú-pucú se encuentra tambien en Nueva España, y que lo es á mi ver el Aculliame de Recchi.

NÚM. V.

DEL GÜAZÚ-TÍ.

Los Güaranís le llaman Güazú-tí (Cierbo blanco), porque lo es en las partes inferiores: otros le nombran Güazú-ý (Cierbecillo ó Venadillo), en contraposicion del precedente: y los Españoles Venadillo en el Paragüay, y Gama en el Rio de la Plata;

TOM. I F

[page] 42

pero se acerca mas que á nadie al Corzo Europeo.

No habita los esteros como el precedente, ni los bosques de los que siguen, sino los campos francos del Paragüay hasta la Costa Patagónica. Es el mas despierto, listo y ligero, como que no le entra un Caballo; y para cogerle es preciso salirle de travesía, ó que le rodeen los Ginetes; y tampoco se cansa tan presto como los demas. He comido la carne de los cachorros, que es muy buena; pero dicen que la de los grandes huele mal; y lo cierto es que quando se corre á un macho adulto, exhala un olor pésimo, que me incomodó á quatrocientos pasos en tiempo de la brama: el resto del año no apesta tanto, y á las hembras no he notado tal pestilencia. Refieren que las Víboras huyen de dicha hediondez, y que al verlas escupe el Güazu-tí al rededor, y que de esto mueren; por cuyo motivo suelen atar una correa de su piel sobre la mordedura de Víbora, y aseguran que sanan los enfermos: pero yo nada de eso creo. He cogido mas de cien recien nacidos á primeros de abril en las Pampas al Sur de Buenos Ayres, al-

[page] 43

gunos por noviembre en los 31 grados, y en el Paragüay á primeros de octubre. Todos tenian el color de sus padres; pero una hilera ó rosario de gotas blancas, empezando en el costado de la espalda, atravesaba las costillas hasta lo inferior de la nalga, de donde subia, y continuaba paralelamente al espinazo, separado de él una pulgada, hasta unir en la espalda donde empezó. Lo que encerraba dicho rosario estaba tambien lleno de gotas blancas, y todo esto desaparece á los seis meses. En algunos sigue una hilera de gotas blancas por el costado del cuello hasta la oreja; y aunque como he dicho todo el resto del color sea el de los padres, suelen algunos machos ser mas roxizos. Describiré un macho adulto, de quien no difiere la hembra sino en ser 3½ pulgadas mas corta, y en carecer de cuernas, como todas.

Longitud 51 pulgadas: cola 5¾, de las que la 1½ son pelos. Circunferencia delante y detras 26. Altura allí 27½, y aquí 30½. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 8¾: ésta es alta 5½, ancha 2 en la medianía, y mas aguda, recta y tiesa que en todos. La pestaña como el precedente,

F 2

[page] 44

y la lagrimera de 10 líneas, que tambien abre y cierra quando quiere como el anterior. Se eleva una pulgada de la cabeza un hueso cilíndrico de otra, de diámetro, para servir de basa á la cuerna con un anillo escabroso. De éste sale la asta con 13 líneas de diámetro, y 10⅔ pulgadas de total elevacion; pero á las 2½ está el centro del nacimiento de un candil, que sigue casi rectamente 2½ adelante, y encorva algo para arriba hasta completar 5½ pulgadas. Á las 4½ del anillo está el centro de la raiz de dos candiles iguales, el uno paralelo al descrito, y poco mas corto, y el otro desvía algo atras. Dichos tres candiles estan casi en el mismo plano, aunque sus extremos agudos inclinan algo adentro. Varían muchas veces la altura total de las cuernas, y la longitud y gruesos de los candiles. Tambien hay individuos de cuernas lisas, y otros que las tienen muy escabrosas. Tambien he cogido muchos Horquetas, pero solo un Estaquero, cuya alesna nacia sin anillo por abril, y solo tenia una pulgada.

Todo lo inferior del cuerpo, de la cola y cabeza, el contorno del ojo, lo interior

[page] 45

de la oreja, y lo postrero de las asentaderas son muy blancos; y el resto del vestido bayo roxizo en las puntas de los pelos, que interiormente son pardos aplomados. El pelo dentro de la oreja, en el vientre, y entre las piernas es notablemente mas largo que en el resto del vestido, quien le tiene mas corto y claro que el Güazúbirá. En Buenos Ayres ví un individuo totalmente blanco, con los ojos encendidos, y me dicen que hay otro en el dia por los campos del Pueblo de San Ignacio.

Describe Pison 1 el Cujuacú-apará del Brasil, sin darnos mas caractéres especiales, que decir: tiene cuernas medianas con tres candiles: pelo lustroso, liso, y mezelado de pardo y blanco, sobre todo quando es jóven, porque lo blanco desaparece eon la edad: y que es mas pequeño que otra especie llamada Cujuacú-eté. Presumo que el Autor vió solo un cachorrillo, y por eso quizás le dió el nombre de Cujuacúapará, que debe ser Güazú-pará (Cierbo manchado con blanco); pues de haber observado algun adulto, no le daria los colores de jóven. Las cuernas que le pone

1 Tom. XII. pág 92.

[page] 46

son de Güazú-tí adulto, lo mismo que la calidad del pelo; pero yerra negando cuernas al Eté, que segun dixe es Güazú-pucú.

Buffon hizo grabar en su estampa XXXVII. figuras 1a. y 2a. unas cuernas, que dice son del Corzo del Brasil, y que las conoció fácilmente en la referida descripcion de Pison, y en su estampa; pero aunque yo no haya visto á ésta, conozco que tales figuras 1a. y 2a. nada tienen que se parezca á las del Güazú-tí, que creo es el Corzo del Brasil, y el Pará de Pison.

Por último sin acordarse Buffon que habia asegurado 1, que todos los Cierbos de esta América eran diversos de los de Europa, y sin prevenir que despues 2 habia de decir que el Cujuacú de Pison debia mirarse por diferente del Corzo de Europa, concluye afirmando que el Güazú-tí es variedad del Corzo europeo, equivocándose en esto; pues aunque convengan en lo general de las formas, y tenga el Güazú-tí las medidas que Daubenton 3 señala al de Europa; encuentro que el mio tiene cola

1 Tom. XII. pág. 39.

2 Tom. XVIII, pág. 127.

3 Tom. XII. pág. 100.

[page] 47

exterior muy aparente y lagrimera, que son cosas que Daubenton niega al suyo. Ademas el Europeo no es blanco en las partes inferiores: pare dos hijos: no sale del bosque, donde no entra el mio, que á veces vive en tropas numerosas, y el de por alláen familias de quatro á cinco. El Europeo tiene asta de diez ó mas candiles, y el mio jamas pasa de tres, aunque son mas largos. Finalmente el de Europa tiene excelente carne, y el de aquí, siendo macho adulto, apesta á mucha distancia. Estas diferencias no dexan duda en que son de diversa especie: y si Buffon creyese que todas son influxos de los climas, habria de confesar que el de aquí no disminuye la estatura.

Marcgrave dice que dicho Apará tiene cuernas con tres brazos, y es verdad; pero se equivoca añadiendo que el inferior es el mas largo, y se divide en dos, pues el de estas circunstancias no es el inferior, sino el interior.

Recchi 1 indica quatro Venados en Nueva España. "El primero, dice, que llaman Aculliame es absolutamente semejante á

1 Tom. XXV. pág. 99. c. (b)

[page] 48

los de España en la forma, magnitud y naturaleza. El segundo llamado Quautbtmazamo, es menor; y estátan léjos de temer lo que los otros, como que herido embiste hasta los hombres, y áveces los mata. Á éste se sigue en magnitud el Tlalbuictmazamo ó tercero, que en forma y costumbres es semejante á los dichos, pero mas tímido: y el quarto y menor es el Temamazamo."

De esta obscura indicacion deduzco, sin asegurarlo, que en Nueva España y México hay los mismos quatro Venados que aquí: que el primero es Güazú-pucú, quien realmente puede compararse al Cierbo de Europa en forma y magnitud, no en la naturaleza: que el segundo es Güazú-pitá, quien embiste, como todos, quando le: cogen; por cuyo motivo no serviría esta seña, si no le caracterizase el ser segundo en magnitud: que el tercero en tamaño es Güazú-tí, parecido al primero en las cuernas ramificadas, aunque teme mas para embestir: y que el quarto, siendo el menor, parece ser Güazú-birá.

El mismo Recchi 1 indica al Mazamo,

1 Tom. XXV. pág. 92. c. *

[page] 49

diciendo es algo mayor que la Cabra comun: que está vestido de pelo cano y acanelado, con el vientre y costados blancos: y que sus cuernas tienen pocos candiles. Todo eso, si trata de alguno de los mios, no puede aplicarse sino al Güazú-tí. Buffon, fundado probablemente en la estampa de Recchi 1, añade: que se parecen las cuernas á las del Corzo Europeo: que son altas de 6 á 7 pulgadas: y que tienen solo dos candiles. Lo que es de un Güazú-tí Horqueta.

En seguida indica Recchi al Temamazamo, diciendo tiene cuernas brevísimas muy agudas, y que su color es acanelado pardo, y en las partes inferiores blanco. Estos colores acomodan bien al Güazú-birá, que tiene vestido pardo acanelado, y debaxo blanquizco, con las cuernas sin candiles, segun las marca la estampa de Recchi.

De lo dicho se deduce que pueden estar equivocados los juicios de Buffon, creyendo 2 que los Cierbos y Corzos de América son los mismos que en Europa: pero yo le disculpo, porque las indicaciones y

1 Tom. XXV. pág. 92. texto.

2 Ibid. pág. 99. y siguientes.

TOM. I. G

[page] 50

descripciones que hay de aquellos, son todas tan incompletas, obscuras y vacías de caractéres especiales, que no parecen hechas por Viageros y Naturalistas instruidos, y es preciso que uno casi adivine lo que quisiéron decir.

En la Carta donde Laborde indica los Venados de Cayena 1 dice, que á su tercera especie llaman Cierba de Campo raso ó de Prados: y esto basta para no dudar es Güazú-tí, por ser el único que vive en los campos ó prados, sin entrar en bosques ni esteros. Pero explica mal el color, diciendo únicamente que es una especie de grís: y habla de memoria, dándole piernas y cuerpo mas largos que al anterior, y haciéndole ménos arisco, y aun curioso; pues en esto último todos aquí son lo mismo.

1 Suplemento tom. V. pág. 202.

[page] 51

NÚM. VI.

DEL GÜAZÚ-PITÁ.

Significa Cierbo roxo, y le llaman así porque lo es. Solo habita los bosques muy espesos del Paragüay, porque no sé que pase de los 32 grados. Al ponerse el Sol, y de madrugada van los cazadores costeando los bosques espaciosamente, porque á esas horas suele salir á las orillas, y al ver al cazador, se detiene á mirarle, dando lugar á que le tire. Entra en las Quintas ó Chacras immediatas al bosque á comer judías y otras legumbres, que le gustan mucho; y suelen esperarle con escopeta las noches de Luna. Tambien le pillan con Perros, y á caballo con lazo y bolas algunas veces que suele salir fuera del bosque, y le cortan la retirada; porque aunque ligero al principio, se cansa luego. Aseguran los prácticos, y principalmente Don Rudexindo Ezcurra, que es el mayor corsario de ellos, ser tan raros los machos, que para cada uno hay á lo ménos diez

G 2

[page] 52

hembras: lo mismo acredita mi pequeña experiencia. Á fines de septiembre abrí dos hembras, y encontré un hijo á cada una sin pelo en el vientre; pero quando nacen sacan la librea de gotas blancas como las del precedente.

Longitud 56⅓ pulgadas: cola 9½, de las quales casi la mitad son pelos. Circunferencia delante 27½, detras 31½: la del cuello en la raiz 19⅓, y junto á la cabeza 11¾. Altura delante 29, y detras 34. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 8⅓. Ésta es alta sobre la cabeza 4, ancha donde mas 2⅓, y no aguda en la punta. La lagrimera de 3 líneas, y el hocico mucho mas agudo á proporcion que el del Güazú-pufcú.

Sobre lo pelado del hocico hay una manchita triangular blanca casi insensible, y de ella á lo alto de la cabeza es pardo obscuro roxizo, como lo exterior de las rodillas y corvas, y la oreja por fuera. Ésta tiene dentro pocos pelos blancos, solo en las bordas, y no exîste este color al rededor del ojo; pero ocupa los labios, baxo de la cabeza y de la cola, lo posterior del vientre, las nalgas sin baxar á las corvas, y lo mas posterior de los brazos hasta

[page] 53

las rodillas. Todo el resto, sin excepcion, es roxo doradillo vivo, sin negro en los labios, ni baxo de la nariz y de la cola, ni en lo interior de la corva, donde tampoco hay círculo negro.

He pillado algunas hembras como la descrita; y aunque los machos sean lo mismo, solo he cogido uno de 55 pulgadas el 15 de diciembre, que no tenia sino las basas de las cuernas. Tambien he visto la cabeza de otro, cuyas astas eran punzones paralelos de 3 pulgadas, con 5 líneas de mayor diámetro: otra cabeza las tenia pulgada y media mas largas. Nacian de un anillo escabroso: eran muy lisas, casi rectas, agudas, y sin ramificacion. Despues el 13 de octubre cogí otro de 46 pulgadas, que carecia de cuernas y de su indicio. Tenia baxo de la nariz en el labio superior una manchita blanca, y lo mismo era el extremo de la mandíbula inferior, siguiéndose á esto una mancha parda acanelada en ámbos labios, y lo demas era segun he descrito.

Buffon 1 dice "El Cariacu de Guyana, que he tenido vivo, es de la naturaleza y

1 Tom. XVIII, pág. 126.

[page] 54

tamaño que nuestros mayores Corzos. El macho tiene astas semejantes á las de los mismos Corzos, que como á ellos se le caen anualmente. La hembra no las tiene; y en Guyana le llaman Cierba de bosque. Hay tambien allí otra especie con el nombre de Cariacu pequeño, ó Cierba de Pantanos ó Manglares, que es considerablemente mas pequeña que la primera, y el macho en ella no tiene astas".

Es de advertir primero, que creo hay aquí los mismos Venados que en Guyana, segun hemos visto, y verémos: y segundo, que solo hay dos especies que vivan en el bosque. Por consiguiente la primera llamada Cierba de bosques, sin duda porgue los habita, y que es mayor que la otra, y tiene el tamaño de los mayores Corzos, no puede ser sino Güazú-pitá: pero el Autor está mal informado, dándole cuernas semejantes á las del Corzo, porque éste las tiene mas largas, y con la ramificacion de que carece el mio. Que no me equivoco en el juicio, lo convence la descripcion que Daubenton nos da del mismo Cariacú que vió Buffon 1.

1 Tom. XXV. pág. 133.

[page] 55

La segunda especie, llevando el mismo nombre de Cariacú por sus relaciones con la primera, quien no las tiene con nadie sino con el Güazú-birá, seguramente lo es, confirmando lo mismo su estatura mucho menor. De aquí se sigue la equivocacion de Buffon en aplicarle el segundo nombre de Cierba de Pantanos, que privativamente pertenece al Güazú-pucú, que es el mayor de todos. Tambien le han engañado los que le niegan cuernas; pues las tiene, aunque muy chicas, segun verémos luego.

Fundado mi Autor en la semejanza que cree tienen las voces Cariacú y Cujuacú, sospecha que los mencionados Cariacú de bosque, grande y chico, son los Cujuacúeté y Pará de Pison y Marcgrave; pero se equivoca: porque, segun dixe, éstos son mi primera y segunda especie, y aquellos mi tercera y quarta.

Barrere 1 indica al Güazú-pitá en su Cervus major corniculis brevissimis. Cierba de bosque: pues el ser el mayor de los que habitan bosques, no puede pertenecer á otro.

1 Tom. XXV. pág. 94. C. (a)

[page] 56

Si mi Autor 1 hubiese sabido que los hijos de mis tres últimos Venados nacian goteados de blanco, creo habria advertido que el Cbevrotain ó Venaiillo quarto de Surinan era un mamon de alguna de mis dichas especies; y á mi ver del Güazú-pitá, segun lo indica el color roxizo, que solo á él compete, como la oreja ancha y larga. Pero no ocurriéndole esto, y estando persuadido de que no habia Chevrotains en América, critica á Seba; quien no se equivocó sino en no conocer que su individuo era un mamon.

Despues 2 cree que dicho Chevrotain de Seba es el Memina de Ceylan, y en mi juicio no hay tal.

Tratando del anterior, vimos que el Güazú-pitá se encuentra en Nueva España con el nombre de Quautbt-mazame.

Laborde 3 dice, que á su primera especie llaman en Cayena Cierba roxa, y Cierba de bosques, porque los habita siempre. Esta indicacion, que comprehende el color y el domicilio, no dexa duda que pertenece

1 Tom. XXV. pág. 85.

2 Tom. XXV. pág. 89.

3 Suplemento tom, V. pág. 202

[page] 57

al Güazú-pitá; á guien tambien convienen las cuernas que aplica Laborde erradamente á su segunda especie.

NÚM. VII.

DEL GÜAZU-BIRÁ.

Así le llaman todos, y aprecian mucho su piel por excelente para, antes. Al contrario la del precedente, por ser la mas gruesa, y de textura tan, firme que no dá de sí. No sé que llegue al Rio de la Plata, y se parece en lo demas al precedente en el modo de cazarlo, en su habitacion, costumbres, prevalecer el sexô femenino, y en la librea de los recien nacidos. Pare por enero en el. Paragüay.

Longitud 46½ pulgadas, y cola 7, de las quales las tres son pelos. Circunferencia delante 23, detras 27. Altura allí 26½, y aquí 34½. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 7¾. Esta es alta sobre la cabeza 3⅚, ancha 2¼. La lagrimera casi insensible, y su fisonomía mas acarnerada

TOM. I. H

[page] 58

que en todos, porque el hocico es acaballetado y estrecho. La punta de la oreja es algo mas redonda que en el anterior, y por consiguiente mucho mas que en el Güazú-tí.

Aunque solo tiene pelos en la borda y pliegues dentro de la oreja, son mas en número que en el Güazú-pitá, y blancos como la cola por debaxo. Lo inferior de la cabeza y los labios blanquizcos: el contorno del ojo, lo interior de los brazos hasta las uñas, y el pecho hasta las nalgas inclusivè por debaxo, blancos acanelados. E1 pelo largo, de lo mas exterior de las asentaderas y el de sobre la cola, y desde las uñas á la primera coyuntura es acanelado, y el cuello íntegro con todo el resto pardo azulado; aunque mirado con mas cuidado se advierte que es una mezclilla, porque los pelos tienen una manchita clara cerca de la punta. Verdad es que el color en lo anterior de la cabeza, desde la rodilla al radio, y desde la corva al tarso son algo mas obscuros, y que en lo interior de la corva hay un lunar acanelado.

He visto un macho doméstico como el

[page] 59

descrito que conservó las cuernas mas de un año. Son rectas, agudas, lisas, mas inclinadas atrás que en los precedentes, y demasiado fuertes, pues teman 7½ líneas de diámetro en la raiz con 12 de longitud. Aseguran que algunos las tienen largas hasta 2 pulgadas; y en un macho idéntico estaban retovadas ó forradas en cuero el 24 de febrero.

En la crítica del que antecede hice ver, que el Cariacú pequeño de Guyana indicado por mi Autor 1, era un Güazú-birá: y en la del Güazú-tí, que lo era tambien el Temamazamo de Recebi.

Laborde 2, despues de indicar los quatro Venados de Cayena, que no son sino tres, babla de otra especie llamándola Caniacu. Le da pelo gris pálido, cuernas rectas y agudas, y menor magnitud que á los demas. Todo esto, y habitar los bosques grandes, acreditan que es el Güazú-birá, y que hay en la Cayena las quatro especies que aquí. Pero se equivoca Buffon figurándose que todas son Corzos, porque solo el Güazú-tí se acerca al de Europa.

1 Tom. XVIII, pág. 126.

2 Suplemento tom. V. pág. 204.

H 2

[page] 60

Al Güazú-birá aplicaría yo la frase de Barrere 1: Cervus minor palustris, corniculis brevissimis, con tal que se borrase el palustris, que es incompatible con la pequeñez de cuernas y cuerpo.

Por conclusion advertiré, que Buffon 2 copia las descripciones que dió Seba del Mazamo y Temamazamo de Nueva España, negando ser los de Recchi, porque estos po tienen cuernos retorcidos como los de Seba; pero yo creería mas bien, que este Autor, forjó en su cabeza los cuernos retorcidos, que repugnan á todo Venado; y en lo demas trataria de ver si los Venados de Seba eran mis dos últitmos, como lo presumo; pero juzgo mas prudente y útil no meterme á adivino y ni á copiante de Seba, como Klein y Brison, y despreciar las noticias de Seba, Autor de poca exâctitud y reputacion

1 Tom. XXV. pág. 94. c. (a)

2 Tom. id. pág. id. y siguientes.

[page] 61

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS HORMIGUEROS.

Estos Españoles llaman Osos bormigueros á dos bestias bien singulares, que en el pais tienen los nombres que conservaré, y que léjos de perjudicar son benéficas: sin embargo desaparecerán del mundo luego que esto se pueble un poco mas, porque estas gentes matan todos los que encuentran, sin utilidad, ni mas motivo que la suma facilidad, de hacerlo. No huyen: caminan espaciosamente casi besando el suelo; y aunque hostigados galopean, su mayor velocidad no es la mitad que la del hombre. Los que los hallan suelen arrearlos por delante como si fuesen Asnos lerdos; pero si les hostigan, se detienen y esperan sentados como el Oso al agresor, para recibirle entre los brazos y apretarle con las uñas de las manos, que son la única arma puramente defensiva. Suponen que no se atreve el Yagüareté á embestirles, principalmente á la especie primera, y que si 1q hace, le abraza y no suelta hasta mu-

[page] 62

cho despues de haberle muerto apretando y clavándole las uñas, sucediendo á veces que ámbos quedan en la estacada. Pero aunque son bestias muy forzudas, y sea cierto que ese es el único medio de defenderse, no es suficiente contra el Yagüareté, quien de un mordiscon ó manotada los puede matar ó desnucar ántes que los Hormigueros hagan presa; pues, ámbos son torpísimos aun para eso, y no saben saltar, ni hacer otra cosa que agarrar lo que les yiene á las manos; como que yo he muerto los que he querido á garrotazos en la cabeza casi con la misma facilidad que pudiera á un tronco. Son bestias solitarias, estúpidas y dormilonas, que paren un solo hijo; el qual desde luego cabalga sobre la madre, que le lleva á todas partes, agarrándose él con las uñas; y aun despues que puede caminar sigue mucho tiempo tras de la madre.

La primera especie come solo hormigas; para lo qual escarba con las uñas el hormiguero, y como al momento salen al reparo y defensa las hormigas á borbotones, arrastra sobre ellas la lengua sacándola y retirándola con las que se pegáron.

[page] 63

Repite esto con tal priesa, que en un segundo de tiempo saca y mete la lengua casi dos veces, sin introducirla jamas en los hormigueros segun he visto. Parecerá imposible que basten las hormigas á alimentar una bestia tan robusta y grande; pero na causa admiracion á los que vemos la infinidad de cacd hormiguero, y que estos casi se tocan en los baxíos. La segunda especie come tambien hormigas sin duda del mismo modo, aunque no se las he visto comer; pero como sube á los árboles, parece no puede ser con otro objeto que comer las abejas, que aquí no pican, y abundan en los troncos; y quizás chupará igualmente la miel. Algunos han domesticado: á la primera especie, y aun la han llevado viva á España, dándole miguitas de pan, carne picada, leche y harina disuelta en agua.

Las orejas son muy pequeñas, gruesas y redondas: prescindiendo de ellas, el cuello y cabeza forman un cono truncado algo encorvado hácia abaxo, porque el grueso va en diminucion desde la espalda á la punta del hocico, y la cabeza es larga, atrompetada y carneruna. En el extremo

[page] 64

del hocico están los capaces respiraderos con figura de c: y la boca se reduce á una rajita muy pequeña, sin que sobresalga la mandíbula superior, que es plana en la boca. Carece de dientes y muelas. La lengua es flexîble, no completamente redonda, carnosa, y la sacan hasta palmo y medio de la boca quando es menester. El ojo es muy pequeño, hundido y sin pestaña; el cuerpo muy robusto, y la cola muy gruesa. Tienen poquísimo juego las mandíbulas, y las coyunturas de los brazos, piernas y dedos; y el brazo es casi tan grueso abaxo como arriba, y mucho mas que las piernas. Las manos no lo parecen, y son unos zoquetes; ni las sientan como tales, sino como pesuñas, apoyando únicamente sobre una pulpa y el dedo exterior, que es el mas grueso contra lo ordinario; y los tres restantes son muy cortos, y no parecen dedos, ni los pueden abrir, sino quando mucho hasta que las uñas son perpendiculares al radio. Sientan el talon, y los pies tienen la planta hinchada: son impropios para caminar, mal formados, y con cinco dedos, el interno mas corto y débil. El sexô de las hem-

[page] 65

bras no ofrece particularidad, y solo hay una mamma en cada músculo pectoral. Es voz general que todos los individuos son hembras, y que todos engendran introduciendo el hocico en la vulva agena: sin embargo este es un error, pues aunque los machos carezcan de escroto, tienen grandes testículos interiores, y miembro muy visible, bien que de figura extraña; porque naciendo pegado á la borda inferior del orificio, tiene la figura de un trompo, tan largo como grueso en el diámetro mayor, y la uretra es demasiado pequeña en la extremidad delgada.

Buffon 1 habla bien en general de ellos, aunque no sé si con propiedad, quando dice que son nocturnos; pues he encontrado bastantes caminando de dia. Pero se equivoca, asegurando que introducen la lengua en los hormigueros; por lo ménos no lo hace la especie primera, y es de presumir lo mismo de la otra. Tambien da á entender que tienen mas velocidad de la que les compete diciendo, que un hombre los alcanza fácilmente corriendo en lugar descubierto. De su carne aseguran

1 Tom. XX. pág. 189. y siguientes.

TOM. I. I

[page] 66

ser muy mala, aunque la comen los bárbaros; pero Españoles de mucha razon que han comido la del primero, me aseguran que es muy buena: quizás la mala será la del segundo, porque olerá á almizcle. Supone que exîsten solo en climas cálidos; quando á lo ménos el primero se acerca al Rio de la Plata. Por lo demas añade que sufren sin comer largo tiempo, que vuelven por las narices parte del agua que beben, y que se domestican fácilmente: y todo esto se me hace creible, como tambien que se han equivocado Marcgrave, Kobl y Desmarchais, diciendo que los hay en África.

NÚM. VIII.

DEL ÑURUMÍ, Ó YOQUÍ

Ambos nombres le dan los Güaranís, aunque mas comunmente el primero, que está alterado; pues debe ser Yurumí (Boca chica), y acomoda á la bestia. Estos Españoles le llaman Oso hormiguero, y los Portugueses Tamanduá. Habita con preferencia

[page] 67

las costas de los esteros, porque allí abundan las Hormigas. Tambien entra en los bosques sin trepar los árboles, y es escaso desde el Paragüay al Rio de la Plata. Duerme mucho tendido sobre el costado, poniendo la cabeza entre los brazos, juntando las manos y pies, y tendiendo la cola sobre el costado de arriba para tapar con ella todo el cuerpo. Usan con buen efecto su gordura para curar las mataduras á los Caballos. Su carne pasa por buena comida, y las hembras padecen la evacuacion periódica mensual, que parece les incomoda mucho.

Longitud 93 pulgadas: cola 39½, de las quales los pelos tienen 11. Altura delante 30, y detras 34½; pero queda igual, porque sienta el talon. De la punta del hocico al lagrimal 10½, y á lo anterior de la oreja 13½. Ésta es ancha en la raiz 1¼, y alta una sobre la cabeza. La circunferencia de ésta delante y junto á las orejas 14½, que disminuyen hasta el extremo del hocico, cuyo ruedo tiene 5⅓; y de un ángulo al otro de la boca 1⅙. La mano es un zoquete con quatro dedos: el interior y mas débil es de 11 líneas; y su

I 2

[page] 68

uña de 6½ es casi recta, aguda y fuerte. El dedo inmediato ó segundo es mucho mas vigoroso, largo 30 líneas; su uña 21, algo corva, fortísima y con filo en la parte interior. El dedo tercero tiene 18, con 14 de diámetro: está poco separado del quarto, y su uña es algo corva, sobre manera fuerte, aguda, larga 30, y con dos filos debaxo. El dedo exterior es largo lo que el tercero, con poco ménos grueso; y la uña recta de 5 líneas. Pudiera llamarse dedo quinto á una pulpa callosa, alta 2 pulgadas, ancha 1½, unida casi enteramente al dedo inmediato; pero carece de uña, y apoya sobre ella para caminar. En lo mas posterior de la palma hay un callo como un tomate, contra el qual apoya la punta de la uña mayor quando agarra, y por eso es casi imposible hacerle soltar la presa. La planta del pie es callosa, larga 5½ pulgadas, ancha 3. Tiene cinco dedos muy cortos, algo inclinados adentro, los tres del medio iguales, y el interno mas breve que el exterior. Sus uñas con poca punta y curvatura, no sirven para agarrar, y la mayor es de 9 líneas. El marlo de la cola es aplanchado lateralmente, alto en

[page] 69

la raiz cerca de 4 pulgadas, ancho 1⅔, y ámbas medidas disminuyen hasta terminar en punta. Toda la cola está muy poblada de pelos larguísimos, que forman un total plano ó tabla vertical de 30 pulgadas de altura, y casi sin mas grueso que el del marlo. La lleva ordinariamente horizontal, arrastrando los pelos; pero la pluméa y eleva con el enojo sin enroscarla. El único macho que he pillado no era completamente adulto, pues contaba 8 pulgadas ménos de longitud. Carecia de escroto, y el miembro naciendo pegado á la borda inferior del orificio, tenia la figura de trompo, largo 1¾ pulgadas, y lo mismo de mayor diámetro. Le abrí, y encontré que de cada riñon nacia un ligamento, pasando el intestino recto entre ámbos, que iban á dar cada uno á su testículo, cuya longitud era de 3 pulgadas con la mitad de grueso. De cada testículo salian otros ligamentos que iban á la vexiga, de forma que los testículos estaban suspendidos por los ligamentos, que iban de los ríñones á la vexiga.

El pelo es grueso, áspero, tieso, y muy corto en la cabeza y orejas, y algo

[page] 70

mas largo en la espalda, dirigiéndose adelante en todo lo dicho, y en lo restante para atras. Entre las orejas empieza una tira de pelos derechos, que van creciendo hasta que en la medianía del espinazo son de 6 pulgadas. En todo lo demas son bastante largos, y los de la cola no baxan de 11 pulgadas, ni pasan de 18, ni son redondos. Hácia lo posterior del lomo comienzan en una punta dos tiras muy negras, que van ensanchando por uno y otro lado; de forma que al pasar sobre las espaldas tienen 6 pulgadas, y continúan ocupando la mitad baxa de los costados del cuello, baxo de la cabeza, y todo lo inferior del cuerpo con las piernas íntegras. En la referida punta negra principian otras tiras blancas angostas, que siguen por encima pegadas á las negras hasta las orejas. El propio orígen tienen otras tambien blancas y mas anchas, que acompañan á las negras por debaxo hasta la espalda, donde ensanchan y ocupan lo anterior y lo interior de los brazos. Baxo de estas tiras hay una mezclilla de obscuro y mas blanco, que ocupa el costado del cuerpo, y lo exterior y posterior del brazo, con lo que hay

[page] 71

desde las mencionadas tiras blancas al espinazo; pero aquí domina lo obscuro. La propia mezclilla mas clara ocupa el resto de la cabeza y del espinazo, las nalgas, y lo superior y costados de la cola, que por debaxo es obscura. Sobre los dedos hay en la mano una manchita negra: encima otra blanca que rodea la muñeca; y sobre ésta otra muy negra. Tambien se ve otra blanca sobre el tarso.

He dicho que los Portugueses le llaman Tamanduá, de donde los Franceses Americanos han formado el nombre de Tamanoir, que le aplica Buffon 1. Los que comparan esta bestia con la siguiente, como Pison, Marcgrave y Klein, le llaman Tamanduá-güazú (Tamandua grande). Desmarchais le denomina Zorro americano con infinita impropiedad.

Barrere le indica bien en su frase: Tamanduá major, cauda panniculata. Lo mismo hace Brisson quando dice: Myrmecopbaga rostro longissimo, pedibus anticis tetradactylis posticis pentadactylis, cauda longissimis pilis vestita: pero Lineo se equivoca, dándole solo tres dedos en la mano.

1 Tom. XX. pág, 139.

[page] 72

Mi Autor no ha visto á la bestia, sino á su despojo; de donde se infiere, que sus medidas, proporciones y colores, no pueden tener la exâctitud de las mias. Le da 48 pulgadas de longitud sin la cola: á ésta 30: á la cabeza de 14 á 15: y á las piernas 12 de altura. Se equivoca diciendo, que los brazos son mas delgados que las piernas, pues es al contrario. Le hace mas alto delante que detras; lo que no es así, aun sentado el talon. Refiere de los pies, que son ménos propios para minar y escarbar, que para trepar; quando nunca he visto sino aquello para desbaratar los hormigueros. Siguiendo á Desmarchais, afirma que parece Zorro de léjos; y á nadie se asemeja ménos. También cree, copiando á otros, la vulgaridad de que se defiende del Yagüareté, añadiendo que para eso le sirven los pies; quando son incapaces de tal cosa. Por fin le hace duro para morir; y será así, si no le dan en la cabeza.

Por lo que hace á la estampa, es bien mala: no le señala la tabla vertical de la cola: le adelgaza, estira y desfigura tanto la cabeza, que no se parece á la de la

[page] 73

bestia: le acorta el cuello; y los pies y manos no son como los figura, ni los sienta tendidos como están, sino arrollados, inclinando las puntas adentro. En fines mala, como sacada de un despojo

Yo no dudo que es Ñutumí el Tamanduá-güazú del Brasil 1 descrito por Seba, persuadiéndomelo los caractéres especiales de ser el mayor de los Hormigueros, y estar vestido de pelos como cerdas. Pero es falso que tenga los ojos bastante grandes, y orejas largas y pendientes, con ocho tetas: como que pára muchos hijos, y que la cola termine en punta, á no ser que le hayan trasquilado las cerdas, de lo que no hace mencion Seba, describiendo muy mal los colores.

Despues 2 se propone mi Autor corregir algunos defectos de su primera descripcion, y enmendar la estampa dándonos otra, que es casi tan defectuosa como la primera en la cola, cabeza y quatro pies.

Copia las observaciones de Laborde, que dice pesar cien libras; que habita los bosques y trepa á los árboles; que pare en

1 Id. tom. XX. pág. 202. c. *.

2 Suplemento tom. VI. p. 135.

TOM. I. K

[page] 74

agujeros de troncos; que es peligroso acercarse á la madre quando cria; que su carne es negra; que se defiende, mata y despedaza al Yagüareté y á muchos Perros, y que éstos por eso no le quieren dar caza. Todo lo dicho es falso. Añade que en el bosque se mata á fusilazos, quando para esto basta qualquier garrote. Tambien dice que es grande nadador, siendo cosa que á nadie he oido, ni la creo, aunque podrá ser cierta. Supone que se mata á palos al atravesar rios caudalosos, y asegura que no es adulto hasta el quarto año; pero no dudo que se engaña ó habla de memoria.

NÚM. IX.

DEL CAGÜARÉ.

Es una abreviatura de Caaigüaré, que significa Hediondo del bosque, y conviene á la bestia. Los Españoles le llaman Oso bormiguero chico con relacion al anterior, de quien difiere, en que no creo pase al

[page] 75

Sur de los 32 grados: en que trepa los árboles: se afianza con la cola como los Micos: tiene el cuerpo mas redondo y grueso á proporcion, la cola cónica sin pelos largos, y desnuda en el tercio de la punta: y en que despide un olor de almizcle muy incómodo, pues se percibe de léjos, principalmente si está, irritado. Pone para dormir el hocico en el pecho, y se dexa caer sobre la barriga, ocultando la cabeza con el cuello y sus costados con los brazos, y arrimando la cola al lado del cuerpo.

Longitud 41¾ pulgadas: cola 16½, cuya circunferencia en la raiz es 7½. La de junto á los brazos 15, y la detras 14¾. Altura delante 15, detras 14. Del extremo del hocico al ojo 3, y á la oreja 5. Esta dista de la otra 3, es alta 1¼, y ancha 1. Delante de ellas tiene la cabeza 8⅙ pulgadas de ruedo, y el del cuello es 10¼ junto á los hombros. El brazo tiene 7½ de circunferencia cerca del codo, y en la mano hay quatro dedos: el interno muy pequeño respecto á los otros, y su uña de 5 lineas. De los otros tres el del medio es gruesísimo, largo 10 lineas, su uña

K 2

[page] 76

25, muy corva y extraordinariamente fuerte. Los colaterales son muy poco mas coraos y mucho mas delgados. La uña del interior de 12 lineas, y la del otro, que es ménos grueso, de 7. El pie con cinco dedos muy cortos, quasi de igual longitud y fuerza, y van de ménos á mas de dentro para fuera. La planta es de 3¾ pulgadas de longitud.

El pelo es lanoso, lustroso, no sentado, y largo 2¼ pulgadas donde mas. El Contorno del ojo es de un negro, que sigue por el lagrimal hasta unir con el que ocupa dos pulgadas de la punta del hocico. El resto de la cabeza, el cuello entero y el pecho, son de un blanco amarillazo, que se prolonga á manera de capucha agudísima, terminando en punta sobre la cadera. Esta capucha es abrazada en ámbos lados por una tira negra, que naciendo con bastante anchura en lo anterior del hombro, sigue sobre la espalda, y se extiende y ocupa con la del otro lado todo el cuerpo como un justillo, quien solo dexa blancos amarillazos los brazos íntegros, las piernas y cola. Las hembras difieren, porque tienen ménos negro en el ojo,

[page] 77

y algunas nada: la lista negra sobre el hombro es mucho mas estrecha: lo negro del justillo se extiende hasta los dos tercios de la cola, y ocupa el muslo y la entrepierna de atras: finalmente lo interior de los pelos negros es blanco amarillazo; y este color en todo lo que ocupa es mas bien blanco acanelado; que es el color que tiñe totalmente á los recien nacidos, que son muy feos. Por julio vi uno de 38 pulgadas, cuyo vestido sin excepcion era blanco amarillazo; de modo, que no dudo que no toman el color negro hasta el segundo año, en que los supongo adultos.

Buffon 1 le llama Tamanduá, suponiendo le dan este nombre en el Brasil; pero como allí llaman así al Ñurumí, precisamente han de denominar á éste Tamanduaý, segun dice Pison; porque la ý final es diminutiva. Las frases con que le indica Lineo, y son: Myrmecophaga manibus tetradactylis, plantis pentadactylis: y tetradactylis, Myrmecophaga palmis tetradactylis, plantis pentadactylis; son equívocas por adaptar igualmente á mis dos especies. La de Brisson, que es: Myrmeco-

1 Tom. XX. pág. 189 y siguientes.

[page] 78

phaga rostro longissimo, pedibus anticis tetradactylis, posticis pentadactylis cauda fere nuda: no tiene otro caracter especial que el de la cola.

Buffon no ha visto á la bestia, y la describe copiando á Pison y Marcgrave: quienes tampoco tuviéron individuo adulto, pues le dan 18 pulgadas sin la cola, y á ésta 10. Estas medidas no son exâctas, pues la última es algo corta. A la cabeza le dan 5, á las piernas 4, sin hablar palabra de los colores, ni de la longitud y calidad de su pelo; por lo ménos Buffon no menciona estas cosas tan esenciales, aunque despues 1 dice citando á dichos Autores, que la cola es desnuda en la extremidad, y que tiene quatro dedos delante.

En la adicion 2 refiere á esta bestia la estampa, dibuxada por un despojo del Gabinete del Duque de Caylús, que hoy se halla en el Gabinete Nacional. Dice de él que difiere del Ñurumí en la magnitud y formas: que tiene la cabeza á proporcion mas gruesa: el ojo de una linea, rodeado de pelo levantado: la oreja redonda, cir-

1 Suplemento tom. VI. pág. 142.

2 Ibid. pág. 141.

[page] 79

cundada de grandes pelos negros encima: cinco dedos delante: el vientre blanco sucio: el cuerpo de 13 pulgadas sin la cola, que es de 7½, vestida toda de pelo largo acanelado con anillos obscuros, y la altura de 10 pulgadas.

Pero la primera ojeada en la mencionada estampa hace conocer indudablemente, que no es de esta bestia, ni de ningun Hormiguero, sino de un Cuatí: á quien pertenecen todas las formas y proporciones, y lo atrasado de la mandíbula inferior, que no lo está en los Hormigueros. Lo mismo convencen los colores de la cola y vientre, el ojo chico, la cabeza mas gruesa, la oreja redonda (aunque el Cuatí no tiene grandes pelos encima), la cola enteramente vestida, los cinco dedos delante, y aun las medidas; que aunque de Cuatí jóven son proporcionales á las de los viejos.

Le parece al Autor que comprueba su concepto Laborde en sus observaciones, reducidas á decir: que el Tamanduá pequeño tiene pelo blanquizco como de dos pulgadas: que pesará poco mas de 60 libras; que aunque carece de dientes, tiene uñas

[page] 80

largas: que solo come de dia y vive como el Ñurumí: que solo pare un hijo: que habita los bosques grandes; y que su carne es buena. Yo dudo esto último: todo lo demas, con el color y pelo pertenecen á un Cagüaré jóven. Pero de todo eso nada puede sacarse que confirme, que la estampa de un Cuatí represente á un Hormiguero.

Es de advertir que el Paragüay tiene muchas hormigas, pues alimenta á los dos mayores Hormigueros, que son bestias robustas y poco sensibles al frio, quando la mayor casi llega al Rio de la Plata; y si no lo hace el Cagüaré, es porque allí no hay los bosques que necesita. Tambien es de notar, que Pison, Marcgrave y yo no hemos conocido mas Hormigueros que los dos descritos. Con estos antecedentes se puede recelar que no hay otros, y que son apócrifos los que han mencionado otros Autores.

Buffon 1 describe una tercera especie con el nombre de Hormiguero, aunque dice le llaman en Guyana Ouatiriouaou, y que tiene la lengua larga, estrecha y algo aplastada; que son cosas de todos. Preten-

1 Tom XX. pág. 1 go y siguientes.

[page] 81

de hacerle conocer, diciendo es mucho mas pequeño que el Cagüaré, pues tiene de 6 á 7 pulgadas sin la cola; y ésta 7, encorvada hácia baxo en la punta, donde carece de pelo: que la cabeza es de 2 pulgadas, aunque mas gruesa á proporcion, con el hocico mucho ménos largo: que casi no tiene cuello: que el ojo está situado debaxo, y poco apartado del ángulo de la boca: que la oreja es pequeña y oculta con el pelo: que la altura de las piernas es de 3 pulgadas: que delante hay solo dos uñas, y detras quatro: que el pelo es suave, de 9 líneas, acanelado brillante mezclado con amarillo vivo: y que los pies no son tanto para caminar como para trepar los árboles, á que se suspende por la cola.

Sobre esto es de advertir, que repugnando á los Hormigueros tener la boca tan rasgada que sus ángulos esten cerca del ojo, este carácter que le da es inverosímil. Tambien lo es tener únicamente dos dedos en la mano, y quatro en el pie; pues es natural que los Hormigueros no difieran en esto. Desechados estos caractéres, y considerando que el tercer Hormiguero de

TOM. I. L

[page] 82

Buffon trepa, se suspende, y tiene la cola, color y pelo de mi Cagüaré; sospecho que lo es recien nacido, ó sacado del vientre; de donde precisamente ha de salir, como todo animal, desfigurado, hinchado, cabezon, sin cuello, informe y con las orejas pegadas á la cabeza: esto es, con los caractéres que le da el Autor. Si éste le ha encontrado solo dos dedos delante y quatro detras, puede venir fácilmente de que no los registró bien, y de que aun en los viejos son muy cortos, mal marcados, arrollados y nunca tendidos. Si las medidas no son proporcionales á las mias, creo es porque no las tomaria sino á buen juicio, segun se conoce de que no las da sino baxo del poco mas ó ménos. En fin mi conjetura quedará desvanecida ó confirmada con el tiempo.

Copia Buffon 1 lo que le comunicó Laborde, y lo aplica á su tercer Hormiguero: pero lo que dice son cosas del Cagüaré, generales ó falsas; porque la magnitud de una Ardilla, el color acanelado lustroso y algo dorado, y el subirse á los árboles, pueden aplicarse á un Cagüaré

1 Suplemento tom. VI. pág. 144.

[page] 83

cachorro. Caminar de noche, y parir un solo hijo, son cosas de todos; pero que le deposite en agujero de tronco sobre colchon de hojas conducidas á cuestas por la madre, son ideas que no concuerdan con lo que hacen los mios, ni las creo; mucho ménos lo último, siendo imposible que pueda un Hormiguero coger y cargar hojas, y que éstas se puedan llevar á cuestas, á no ser que se crea tambien que usa de alforjas.

No me detendré en la crítica de Vosmaer, que Buffon pone en seguida, porque trata de un animal africano, diferentísimo de mis Hormigueros.

Por lo que hace á las seis especies de Seba: no merece un Autor de tan mala nota que me demore lo que Buffon á criticarle. Y solo diré que el Tamanduá, ó Coatí de América blanca, me parece un Cagüaré cachorro; segun lo indican su pelo corto, lanoso y blanquizco, y la cola enroscada en la punta. Pero el mio no es como el de Seba; quien solo le da un dedo en la mano, y pies semejantes á los del Mico; en lo que creo que se equivoca.

El Tamanduá Myrmecophaga de. Amé-

L 2

[page] 84

rica tambien parece Cagüaré jóven; segun se deduce del pelo roxizo acanelado claro, suave al tacto como lana, y de la cola agarrante: pero es increible decir que sobre los dedos ordinarios tiene otros tres sobrepuestos en cada mano; como que sus orejas son largas y pendientes; porque son cosas repugnantes á la familia, y lo último á toda bestia silvestre.

Ya dixe ántes que al Tamanduá-güazú le creía Ñurumí.

El quarto Hormiguero de Seba tiene pelo suave, algodonoso, y del color que una Liebre jóven; lo que puede entenderse acanelado: y todos son caractéres aplicables al Cagüaré cachorrito: pero éste no tiene una sola uña en la mano, y tres en el pie.

La quinta descripcion parece igualmente de Cagüaré jóven; pues está vestido de roxo pálido, blanco plateado y ceniciento amarillo, y tiene la figura del quarto: pero al mio no se le ven qua tro tetas, sino dos.

El sexto Hormiguero de Seba no entiendo lo que podrá ser.

Despues en el Núm. XLI. verémos que tambien es Cagüaré el Coendú grande de Buffon.

[page] 85

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS GATOS.

Baxo de este nombre comprehendo á nueve fieras, porque tienen del Gato comun los caractéres generales, que no describiré por ser muy conocidos. Las tres primeras poseen grande corpulencia, con brios y fiereza correspondientes; y las seis restantes son Gatos, que viven aquí libres, sin juntarse unos con otros, ni producir mestizos: por consiguiente es indudable que son de diferentes especies. Pero como todos tienen las mismas formas, y con corta diferencia la propia magnitud, proporciones, disposicion á la domesticidad, paren en el mismo tiempo el propio número de hijos, y ningunos difieren lo que el Asno del Caballo, lo que el Lebrel de un Podenco, ni aun lo que un Gato doméstico del silvestre ó de otro doméstico; es de creer que si se llegasen á esclavizar, como es fácil, se juntarian unos con otros, y tambien con el doméstico, segun he oido en el campo, que mi Gato negro, el Ya-

[page] 86

güarundí y el Eirá, se juntan con el doméstico. De esta mezcla resultarian forzosamente razas mestizas; y si con el tiempo se poblasen estos paises, y se exterminasen, como era infalible, mis Gatos silvestres quedando una sola especie ¿ se diria entónces, que todos los mestizos domésticos procedian del que hubiese quedado silvestre, como lo creen los Naturalistas de los del mundo antiguo?

Es para mí indudable que hubo en el otro Continente los mismos seis Gatos que en éste, y tal vez otros: que todos se domesticáron y mezcláron: y que de ahí vienen las seis castas ó razas de Gatos que numeran Buffon y Daubenton 1, haciéndolas descender de un solo tronco, fundándose en que no se conoce sino un Gato silvestre, y en la creencia de que necesariamente proceden de un solo orígen todos los animales que pueden engendrar y producir hijos fecundos. Pero el hombre hace que se junten bestias remotas, como el Asno y la Yegua: y si las uniones se hiciesen de especies todavía mucho mas próxîmas, quales son las del Morueco y

1 Tom. XI. pág. 3. y siguientes.

[page] 87

la Cabra, y las de mis Gatos, serian las resultas mas favorables: esto es de hijos fecundos. ¿Quien dudará esto al ver lo poco que falta á la Mula para ser fecunda, y que lo es alguna vez, como igualmente el hijo de Cabra y Morueco? ¿Y quien negará que pudo la Naturaleza criar, y que crió especies originalmente diversas, pero tan inmediatas que se puedan juntar y producir resultas fecundas? Se vé todos los dias que el Gilguero, Pardillo y Canario se unen y producen hijos fecundos, á pesar de que son especies diversas.

Yo tengo por infundada la idea de que los Gatos domésticos del viejo mundo proceden de un solo macho y hembra, y la de que las grandísimas diferencias que se advierten en ellos vienen del clima; porque éste, segun lo convencerán esta obra y mi Ornithologia, no influye lo que se piensa. Se atribuyen ademas al clima los efectos de otras causas particulares y accidentales, segun diré tratando del Caballo. Él no es capaz de quitar ni abreviar el pelo ni la cola á los que la tienen larga, ni de hacer un Perro faldero de un Lebrel; pues en el propio clima de España, Fran-

[page] 88

cia, &c. hay Perros los mas grandes y enanos: pelados, y con pelo largo: de cola prolongada, y sin ella: que ladran, y silenciosos: y todos se perpetúan, sin que el clima los haya hecho á todos unos en millares de años, ni alterado sus generaciones. Para mí hubo en el principio ó en la creacion muchas especies de Perros, Gatos, Cierbos, Cabras, Ovejas, &c., grandes y chicos: con cola larga y corta, y sin ella, &c., que viviéron separadas hasta que el hombre las domesticó; y precisándolas á juntarse, resultáron las razas exîstentes, que se perpetúan en todos los climas, porque los padres eran ya muy próxîmos: de donde infiero que la descendencia de los Gatos, Perros, Vacas, Ovejas, Cabras, &c. establecida por Buffon, no me parece que tiene fundamento sólido. Lo mismo que el decir, que precisa y necesariamente son de una especie los que producen individuos fecundos. Cojan á mis seis Gatos menores al nacer: domestíquenlos, que no les costará trabajo: y luego mézclenlos, que no será difícil, y espero verán la resulta de individuos fecundos, sin que se pueda negar por esto su dife-

[page] 89

rente orígen, pues viven silvestres sin juntarse en el propio pais. No es larga ni difícil una experiencia que se puede concluir en tres años; y el Gobierno, y aun los Particulares pueden recoger con algun premio ó dinero á los cachorritos: y no se perderá el trabajo, porque se lograrian seis especies de Gatos hermosos por sus vestidos, y muy útiles; pues teniendo mas poder que el doméstica, no respetarian á las Ratas en las casas y embarcaciones.

Ántes de describir á mis Gatos anotaré, que me han dicho varios en el Paragüay que exîstia allí una fiera llamada Onza, mucho menor que el Yagüareté, y pintada por el propio estilo con los mismos colores, aunque con algunas diferencias, que no me han sabido explicar bien. Pero otros sugetos, en mi sentir mas prácticos, me han asegurado ser ésta una noticia equivocada, y que la tal Onza no era sino lo que yo describiré con el nombre de Chibigüazú.

Tambien me han informado algunos, que exîstian en todos estos paises dos especies de Yagüaretés, ademas del Negro. Llamaban á la una Yagüareté simplemen-

TOM. I. M

[page] 90

te, y á otra Yagüareté-popé. Las diferenciaban haciendo á la segunda mas forzuda y feroz, atribuyéndole ser la única que acometia y mataba á los hombres. Suponen ademas que habita las mayores espesuras y las cercanías de rios, al paso que no repugnan á la primera los cerros, pedregales y campos. Añaden que aunque ámbas tengan igual longitud de cuerpo, el de la segunda ó Popé es notoriamente mas grueso y baxo de piernas, ó ménos agalgado, con la cabeza mucho mas abultada, los brazos y piernas mas gruesos y la mano mas ancha; aludiendo á esto lo popé, que significa manopla, ó mano muy ancha ó extendida. Agregan que el pelo del Popé es algo mas corto, lustroso y aplanchado, y que su librea es mas bella por tener fondo, no abayado como en la primera especie, sino mas roxizo, con los negros mas limpios, y los anillos mas juntos y gruesos, ménos resquebrajados y con pocas ó ningunas gotas dentro. Pero otros sugetos de mucha razon, y que yo creía mas prácticos, me han dicho que ámbas especies no son mas de una: que la mayor parte de las citadas diferencias

[page] 91

eran supuestas, y las únicas que confesaban en el color, decian venir de habitar lugares mas ó ménos cerrados, y de que la especie admite bastantes diferencias individuales, al modo que dirémos en el Chibigüazú. Yo solo he pillado y descrito al que suponen Popé, y le he llamado Yagüáreté simplemente, ateniéndome al dictámen que creo mas seguro; pero como he notado en muchas pieles bastantes diferencias de pintura, deseo que se averigüe tambien si realmente exîsten otras diferencias en las formas. Entre tanto yo no admito sino una especie de Yagüareté ademas del Yagüareté Negro.

NÚM. X.

DEL YAGÜARETÉ.

Le llamaban Yagüá los Güaranís; perocomo aplicasen este nombre al Perro quando le traxéron los Españoles, se lo mudáron en el de Yagüá-eté (Yagüá con propiedad); y despues se lo han alterado, llamándole Yagüareté (cuerpo de Yagüá). Al-

M 2

[page] 92

gunos Güaranís le denominan Yagüá-pará (Yagüá manchado): estos Españoles Tígre; y los Portugueses Onza pintada. Habita la Costa Patagónica y Pampas de Buenos Ayres, hasta lo mas Norte del Paragüay, y sin duda las dos Américas. La poblacion de estos paises ha perseguido y disminuido tanto estas fieras, que las que hoy se ven estan en desiertos, ó en los anegadizos y bosques cercanos á rios, de donde suelen arrojarlos las grandes crecientes, haciéndolas salir é internarse en el pais; donde no hay animal tan feroz, terrible y formidable como el Yagüareté. Va solo; pero quando hay hembras en calor, concurren los machos, juntándose á veces ocho ó mas. Es fiera nocturna, que rara vez anda de dia, y pocas se interna en campo raso. En las Pampas de Buenos Ayres, que carecen de bosques, se oculta en los esteros y en las cuevas subterraneas que fabrican los Perros cimarrones; pero en el Paragüay vive en los esteros y bosques grandes, prefiriendo los inmediatos á los rios caudalosos, que atraviesa nadando con soltura y primor, y caza en las orillas Capibáras y lo que puede. Aseguran generalmente que

[page] 93

entrando un poco en el agüa de los remansos, dexa caer babas que atraen á los pescados, y que los arroja fuera de una manotada, porque le gustan mucho. Varios testigos me aseguran haberle visto pescar así, y haber cogido los pescados que habia arrojado fuera, porque dicen que no los come hasta haber cogido bastantes. Devora los Perros y á todo animal, y en sus excrementos he visto las espinas del Cuiy. Tambien caza Burros, Mulas, Caballos, Vacas y Toros, matándolos de un modo extraño; porque salta sobre el cuello de la res; y poniendo una mano en el cogote ó cuerno, agarra con la otra la punta del hocico y la levanta, desnucando la víctima en un momento. No mata sino lo que necesita; y si encuentra un Buey ó Caballo acollarado ó atado con otro, solo quita á uno la vida, haciéndonos ver que no es cruel sino por necesidad. Hallándome en el campo me dixéron, que acavaba de matarme un Caballo: fuí al momento, y ví que escasamente habia comenzado á comer el pecho. No hallé á la fiera, y hice arrastrar dicho Caballo hasta ponerle á tiro de un árbol, don-

[page] 94

de me propuse esperar. Luego me separé á comer media milla, dexando un centinela, que al momento me avisó que el Yagüareté, pasando un rio ancho y muy profundo, habia tomado al cadáver con la boca, y arrastrándole sesenta pasos por un barbecho, se habia arrojado á dicho rio, y pasádole al bosque de la otra banda. Yo mismo ví el rastro hasta el agua, y no pasé á la orilla opuesta, por no tener un Perro ni otro auxîlio que mi escopeta. No hay aquí quien no asegure la facilidad con que el Yagüareté arrastra un Caballo ó Buey muerto llevándole al bosque, venciendo ademas la repugnancia que opone otro Buey ó Caballo vivo acollarado con el cadáver. No oculta la comida sobrante, y caza sorprendiendo y asaltando como el Gato al Raton. Su primer ímpetu es ligero, y no yerra la presa; pero le cuesta algun tiempo ó trabajo el dar vuelta, y no es muy veloz en la carrera. Suponen, que si encuentra una tropa de viageros dormidos, se lleva al Perro si le hay: en su defecto al Negro: despues al Indio; y que solo pilla al Español en defecto de los dichos. Pero lo comun es agar-

[page] 95

rar al Perro ó la carne, aunque esté al fuego en el asador, sin perjudicar al hombre; á no ser que le insulten, ó tenga mucha hambre, porque entónces no le perdona. Suponen que si está cebado á comer hombres, prefiere su carne á todo alimento; y lo cierto es que desde que estoy en el Paragüay han comido los pocos Yagüaretés á seis hombres, sacando á dos de ellos de enmedio de la tropa que se calentaba al fuego. Aseguran que si le pasa á tiro una quadrilla de hombres ó animales, no embiste sino al último. De noche, principalmente con el amor, grita diciendo muy alta y broncamente multitud de veces continuas pu pu pu. Pare á fines ó primeros del año de dos á quatro cachorros, mas hembras que machos; cuyo pelo es ménos aplanchado y bello que en los adultos, y aun parece algo mas largo. La madre los guia quando pueden seguirla, que en mi juicio será á los quince dias, quando apénas exceden al Gato comun; y los protege y defiende sin reparar en peligros. Quando está irritado, bufa y estornuda como el Gato, arrugando la frente, abriendo la boca, y meneando solo la extremidad de la cola. Su

[page] 96

resuello es algo hediondo, y aseguran que por eso embiste siempre por sotavento. Es naturalmente indomesticable; y los que le han criado desde muy pequeño, amansándole hasta jugar con él, se han arrepentido, porque siempre ha resultado la muerte del dueño ó de otro.

Aunque para cazar esta fiera usan algunos trampas de escopeta, jaula ó cimbra; lo comun es buscarla en el bosque con multitud de Perros, que á veces llegan á sesenta y ciento; los quales, aunque no se atreven á morderla, la rodean é incomodan con sus ladridos, resultando muchas veces que el Yagüareté se pare, y suba á un árbol si le halla un poco inclinado, dando lugar á que se le tire uno ó mas balazos. Nunca trepa árboles derechos, ni baxa de un salto de los inclinados, sino á pasos ó gateando como subió. Quando le encuentran en campo raso, le enlaza un hombre á caballo; y echando á correr, le arrastra hasta que otro le enlaza por las piernas, y le ahogan tirando opuestamente. Sucede á veces entrar la fiera en un juncal ó pajonal alto, donde no pueden enlazarla, ni quiere salir: y hay hombres tan

[page] 97

temerarious, que envolviendo el brazo izquierdo en una zalea, le entran con un chuzo de siete quartas, que le meten por el pecho sorteando el cuerpo; para lo qual les da facilidad el embestir rectamente el Yagüaraté, dando lugar á sortearle, y á prepararse para segundo ataque miéntras se revuelve. A veces acompaña al Chucero otro con una horquilla de palo, para desviar la fiera; pero los que se atreven á estas temeridades, perecen en alguna de ellas. En otras ocasiones rodean el pajonal, varios hombres á caballo con sus lazos prontos, y entra uno cejando su caballa hasta que le embiste y sale tras él la fiera, dando lugar á que los otros la enlazen. Describiré al único macho que he visto, y que creo adulto, aunque dicen los prácticos que los hay mayores. Solo he tenido una hembra de medidas proporcionales, pero 8½ pulgadas mas corta.

Longitud 81 pulgadas: cola 25¾, de las quales ocupan dos los pelos de la punta, que no parece aguda, aunque lo es el marlo. Su circunferencia en la raiz es 8⅙: la del cuello 25½: la del brazo junto al codo 14¼: la de la muñeca 8½: la de la

TOM. I. N

[page] 98

cabeza junto á las orejas 26½: la del pecho 37½: y la de atras 35. Altura delante y detras 33. La cabeza es larga 12½ hasta el cogote, y 10¼ hasta lo anterior de la oreja. Esta es alta sobre la cabeza 2⅔, ancha donde mas 2¾, y de figura como la del gato. De un ángulo á otro en la boca hay 4½. Arriba quatro incisivos en línea: luego un pequeño colmillo: sigue un portillo grande, donde encaxa el colmillo inferior: despues viene el colmillo de 22 líneas casi recto, fortísimo y agudo: despues hay dos muelas, cada una con tres puntas, precedidas de un como dientecillo. La mandíbula inferior es lo mismo, ménos que el colmillo es algo mas débil, y está pegado á los dientes, y las muelas son tres. Los bigotes blancos, y algunos negros en la mitad de la raiz, el mayor de 6 pulgadas. Algunos pelos id. hay sobre los ojos, y otros en lo posterior de la quixada. La càbeza tiene una notable canal á lo largo. El ojo grande algo sumido, y la nariz muy ancha. La lengua encima tiene espinitas al modo de una carda. La mano con 4½ pulgadas de travesía estando naturalmente encogida, y las uñas son blancas de 15

[page] 99

líneas. El sexô y todas las formas de gato, con los testículos de 2 pulgadas de diámetro cada uno. La hembra solo tenia dos pares de tetas; el uno donde la vaca, y el otro 6 pulgadas mas adelante.

Todo lo inferior del cuerpo, del cuello y cabeza, los cachetes, lo interior y posterior de los brazos, lo interior de las piernas y baxo de la cola, es blanco matizado de manchas negras irregulares y grandes, aunque por lo general tiran á redondas: pero en la canal de la mandíbula inferior hay una herradura negra; y un como pretal interrumpido que atraviesa el pecho. Hay ademas baxo del cuello una especie de collar de manchas negras, entre el qual y el pretal se notan algunas menores y raras; y los cachetes las tienen redondas y pequeñas. Del ángulo de la boca sale una mancha negra, que sigue por el labio hasta mas de la mitad. La oreja dentro es blanca, y por fuera negra con una mancha blanca al través hácia su medianía. Sobre la raiz de la cola comienzan dos hileras de manchas negras (como todas), y llenas, que en el lomo se reducen á una que sigue hasta la espalda. El fondo del

N 2

[page] 100

resto del vestido es amarillazo algo roxizo, matizado de multitud de gotas negras en la cabeza, en los brazos y en lo inferior de las piernas; pero aquí son mucho mayores, y todas llenas. Detras de la cabeza en el pestorejo comienzan y siguen, ocupando los costados del cuerpo y las asentaderas, unas manchas negras irregulares, anulares de 2 á 4 pulgadas de diámetro, y mas interrumpidas en sus contornos quanto mas apartadas del espinazo. Lo interior de estos anillos ó rosas es del color del citado fondo algo mas subido, ménos en los cachorros que le tienen mas opaco y abayado. La punta de la cola es negra, á que sigue un anillo blanco, luego otro negro, y despues otro blanco y otro negro, componiéndose el resto de manchas llenas negras encima, y de anillos interrumpidos en los costados. En algunos individuos las dos hileras de manchas que nacen de la raiz de la cola llegan solo á medio lomo: en otros apénas pasan la cadera: y en unos son mucho mas notables que en otros. Las pieles manifiestan que los hay de fondo mas y ménos roxo, y que en otros tira á blanquizco. Algunas tienen los anillos ó rosas

[page] 101

notablemente mayores ó menores, y mas ó ménos resquebrajados en sus contornos. Las hay de anillos mucho mas juntos, ó separados; y cuyos centros estan limpios como en el que describo, y en otros se notan gotas negras dentro de la mayor parte de aquellos anillos. En fin con dificultad se ven dos pieles idénticas, ni aun una que tenga las manchas y anillos de un costado iguales y simétricos á los de otro, difiriendo bastante en la belleza. Pero todas estas diferencias son individuales, y no del sexô ni de la edad. Mi amigo Noseda me asegura, que hace tres años matáron no léjos de su Pueblo un Yagüareté albino, ó totalmente blanco, aunque se le notaban las manchas negras por conservar alguna opacidad.

Buffon y Daubenton, segun dicen, no viéron sino tres Panteras: las dos regaladas al Rey de Francia por la Regencia de Argel, y la otra comprada allí mismo á un Judío. De estas tres Panteras murió una, que es la que describiéron; porque las otras, estando vivas, era imposible medirlas y registrarlas.

Esto supuesto, se esfuerza Buffon 1 en

1 Tom. XVIII, pag. 212.

[page] 102

ponderar lo mal que han pensado otros Naturalistas, confundiendo entre sí y con otras fieras americanas á su Pantera, Onza y Leopardo. Pero para desempeñar su crítica era menester conocer perfectamente á todos los citados animales.

"La Pantera, dice, tiene un fondo de color amarillazo roxizo, mas ó ménos opaco en el lomo y costados del cuerpo, y de color blanquizco en el vientre. Este fondo está matizado con manchas negras en anillos grandes, ó en forma de rosas, bien separados unos de otros en dichos costados, vacíos en el medio, y la mayor parte tiene una ó muchas manchas en el centro del color que el contorno del anillo. Muchos anillos tienen mas de 3 pulgadas de diámetro, siendo unos ovales y otros circulares. Sobre la cabeza, pecho, vientre y piernas, no se ven sino manchas llenas." Añade después, que la cola es matizada encima de grandes manchas negras, y hácia la extremidad de anillos negros y blancos; y que habiendo comparado muchas pieles de Pantera, encuentra algunas variedades de color, que atribuye á la edad ó al clima mas bien que al

[page] 103

sexô. Ahora bien: el que coteje estos colores con los de mi Yagüareté, ha de convenir forzosamente en la identidad absoluta.

El Autor da á la Pantera adulta de 60 á 72 pulgadas; sin la cola, y á ésta mas de 24, y despues 1 hasta 30. Pero notemos aquí, que solo vió tres individuos, de los que solo pudo medir al único que tuvo muerto; y que como nos da medidas tan vagas, es evidente que no le midió. De haberlo hecho, fixaria las referidas en 43½, y 20⅓, que son las que le encontró Daubenton; quien le midió escrupulosamente. Es pues indudable da poca exâctitud de Buffon en la asignacion de sus medidas, y que no deben apreciarse. Las tomó sin duda de pieles, que siempre se estiran mucho: como que actualmente tengo dos presentes, la del macho de 72 pulgadas sin la cola que tiene 30, y la de la hembra de 60 con 24½ de cola, que son las medidas del Autor. Se detiene éste algo en explicar sus formas, quando bastaria decir que son de Gato: esto es, idénticas á las del Yagüareté; á quien tambien pertenecen las costumbres, que Buffon da á la Pantera; so-

1 Tom. XVIII. pág. 214.

[page] 104

lo que no la hace tan feroz y poderosa, lo que atribuyo á falta de buenas noticias.

Sus estampas 11 y 12 son hechas por principiantes; pues sobre poco naturales y muertas, tampoco expresan bien las manchas, y alargan excesivamente la cola contra las medidas del Autor. Se conoce muy bien sin embargo que son de Yagüareté.

Para describir Daubenton 1 al mismo individuo Pantera de Buffon, que obtuvo muerto, se detiene ociosamente con los caractéres generales, y en decir otros especiales ó diferencias con el Gato, que creo son de poca monta en la atencion de un Naturalista. Sin embargo es indudable que las formas y colores de su Pantera son exâctas del Yagüareté, segun puede verse.

En quanto á las medidas: las menores no son muy seguras, porque una pequeña equivocacion en ellas altera mucho las demas proporciones, y las conseqüencias que se quieran sacar. Ademas es preciso que en mi individuo, que estaba muy gordo, sean mayores, como en efecto lo son á proporcion las de contornos que las del Autor; cuya Pantera murió de enfermedad, y es-

1 Ibid pág. 242.

[page] 105

taria por consiguiente muy flaca. Si las de la oreja son en el mio algo mas cortas á proporcion, es porque las tomé desde lo mas alto, y su través natural; quando Daubenton midió la altura desde lo mas baxo, y su contorno al través. Ateniéndonos pues á las principales y mas seguras, le da el Autor 63⅚ pulgadas de longitud total, y 20½ á la cola; que son ajustadísimamente proporcionales á las mias. Si son menores en sentido absoluto, es natural venga de que su individuo no sería completamente adulto, ó de que como criado en jaula no habria crecido lo que los que viven en libertad. Verdad es que no hay imposibilidad absoluta en que sean dos especies diferentes las que tengan exâctamente proporcionnales la longitud total y la de la cola; pero este caso es raro; y como á la proporcion se agrega la identidad en los demas adminículos, como son formas, colores, su distribucion y las costumbres, debe quedar el ánimo convencido de la identidad de especie.

Por conclusion: hallando en las descripciones de Buffon y Daubenton y la mia identidad, es forzoso creer que hemos des-

TOM. I. O

[page] 106

crito la misma especie. Pero como hasta hoy nadie ha encontrado un animal comun á los paises cálidos y templados de ámbos Continentes, y el mio sea americano, y digan los Autores que el suyo es de África; resulta la sospecha de que se hayan equivocado describiendo al Yagüareté por Pantera: pero yo debo atenerme á lo que aseguran los Autores, resultando que la famosa Pantera no es otra cosa que un Yagüareté, á quien la grande diferencia de climas no ha alterado.

Estoy oyendo que se pregunta ¿como puede la Pantera ser Yagüareté, quando el Autor describe á éste separadamente con muy diversas medidas y colores? Respondo: que aunque el Autor se propuso describirle, no lo hizo, sino que describió portal á mi Chibigüazú del núm. 13.

Dice el propio Buffon 1 que la Uncia de Cajus apud Gesner, y los Tigres descritos por Mrs. de la Academia de las Ciencias son el mismo animal, á quien denomina Leopardo; y que se han equivocado los Naturalistas creyéndolos Yagüaretés. Pero mi opinion es muy diversa; porque siendo

1 Tom. XVIII, pág. 221.

[page] 107

africana la, Uncia y del tamaño de un Perro, y teniendo los colores de la Onza de Buffon, creo que ésta y la de Cajus son la misma especie: pues aunque dice el Autor que dicha Uncia es Leopardo, yo no le creo; porque éste tiene 48 pulgadas sin la cola, á que no puede llegar la Uncia siendo del tamaño de un Perro, pues no le hay tan largo.

En quanto á los Tigres de los Académicos, tienen justamente los colores y longitud de Yagüareté no adulto, y sospecho que su cola será de 20 pulgadas, aunque no lo expresa Buffon. Por consiguiente pueden ser Yagüaretés, y dexarlo de ser.

Dixe poco ha, que queriendo mi Autor describir al Yagüareté ó fagüar, habia hablado del Chibigüazú; pero como ha mezclado ámbas fieras, entresacaré poniendo aquí lo que es del Yagüareté, dexando el resto para su lugar. Conserva 1 los nombres de Yagüar y fagüara, figurándose los dan á la fiera en el Brasil: y yo no dudo están alterados, debiendo ser Yagüa y Güazuará, pertenecientes á dos animales muy diversos. Presume tambien en la nomenclatura,

1 Tom. XIX pág. 1.

O 2

[page] 108

que los primeros historiadores de América llamáron á esta fiera fanuar y fanuare; pero estos nombres padecen, la corrupcion referida, ó tal vez lo son ámbos de Güazúará.

El Yagüareté es el que Pison, Marcgrave, Ray y Klein llaman Yagüara: pero yerra el primero, diciendo hay individuos matizados de manchas negras, y otros con manchas acaneladas y amarillas; porque no los hay de éstos.

Es cierto que el Yagüareté es la fiera mas formidable de América: pero no huye, segun dice Buffon 1 por noticias, de untizon; pues saca la carne del asador, y estos dias se llevó un hombre de entre muchos, que despiertos y hablando, rodeaban una grande fogata.

Ni basta un Perro, segun dicen Herrera y Mafee 2, para cazarlo: ni cien Perros juntos le matarian, ni hay exemplar de tal cosa. Ni pierde el espíritu, vivacidad y fuerzas por estar harto, como se asegura 3. Lo que hay es, que quando el hambre no

1 Tom. XIX. pág. 3.

2 Ibid. pág. 4. c (*).

3 Ibid.

[page] 109

le apura, no hace daño, y evita encontrar al hombre y á qualquiera otro animal; porque no es cruel sin necesidad, y tiene algo de poltron.

Que el Jagüar de Buffon comiese con mas gusto pescado que carne, segun dicen Pagés, Marcgrave y Pison 1, es cosa de familia, y no carácter especial.

Los Señores Don Jorge Juan y Don Antonio Ulloa estaban mal informados, quando dixéron 2 que en Portovelo hay muchos Tigres da raza tan pequeña, que un solo hombre los mata con la lanza ó con otra arma blanca, cortándoles las patas una en pos de otra al ponerse en pie para embestir; porque en esto de matarlos no hay mas de lo que he dicho.

Nuestro Acosta trata igualmente del Yagüareté diciendo 3, que prefiere para comer el Indio al Español.

Dampier 4 dice: "El Gato-tigre de las tierras de Campeche tiene el grueso de

1 Tom. XIX. pág. c (*).

2 Ibid. pág. 4. c (*).

3 Ibid. pág. 5. c (a).

4 Ibid. pág. 2. c (*), y tom. XXVII. pág. 23.

[page] 110

un Perro de presa, las piernas cortas, y el cuerpo breve con corta diferencia como el de un Mastin. Pero en quanto á lo demas: esto es, á la cabeza, pelo y manera de acechar la presa, se acerca mucho al Yagüareté, ménos que no es deltodo tan grueso. Devora las Terneras y la demas caza; pero como ésta, abunda, y no le falta que comer, es fiera poco temible."

Dampiere habla aquí de oyendas; pues de haber visto la fiera, no le daria cuerpo corto, quando toda la familia Gatuna le tiene largo. Describiendo Buffon al Jagüar, creyó lo era el de Dampier; y faltándole la memoria, ó mudando de parecer, le hace despues Ocelot. Pero lo que veo es, que la magnitud solo puede acomodar al Yagüareté Cachorron: lo mismo digo de matar Terneras; porque los adultos son mucho mayores, y cazan tambien Vacas: pero ni uno ni otro es aplicable al Ocelot.

En substancia dice mi Autor 1. "El primero que habló del Ocelot fué Fabri; quien hizo grabar los dibuxos que de él habia hecho Recchi, y compuso su descripcion por los

1 Tom. XXVII. pág. 19. y sigg.

[page] 111

mismos dibuxos que estaban iluminados. Tambien da de ellos una especie de historia por la que habia escrito Gregorio Bolivar, y por lo que éste le contó. Los citados dibuxos son dos, que Recchi y todos los Naturalistas dan por de diversos animales, llamando al uno Tlatlaubquiocelotl y al otro Tlacoozlotl, Tralocelotl. Sin embargo no son sino uno: esto es mi Ocelot."

En esto se equivoca, porque son dos fieras: mis Yagüareté y Chibigüazú. Probaré aquí lo primero, dexando lo segundo para su lugar. La descripcion del primer animal por Fabri dice 1: Universum corpus pulcbro roseoque subrubet colere, excepto inferiore ventre qui albicat potius; maculis rosarum effigie nigricantibus omnibus intra suave rubentem colorem, totum ita corpus, pedes & cauda ordine quadam distinguntur ut elegantem plane buic animali acu pictum tapetem vel peripetasma impositum crederes: sunt autem macula bœ in dorso & capite rotundiores majoresque; versus ventrem verò pedesque oblongiuscule & multò minores.

Aquí se ven la belleza de la pintura, á

1 Tom. XXVII. pág. 2l. c (*).

[page] 112

quien nadie iguala; los colores exâctos; la figura de rosa de las manchas sobre el cuerpo, mayores y diferentes de las de los pies y cola: que todo es de Yagüareté, y de ningun modo del Ocelot.

Quando en esto hubiese alguna duda, la disiparía Bolivar 1, pues dice que esta fiera adulta es alta 30 pulgadas, y larga 48: debiendo entenderse esta medida sin la cola, por corresponder así necesariamente á la altura y proporcion: y ámbas dimensiones son puntuales de Yagüareté; lo mismo que no llegar su cola al suelo. Igualmente le pertenecen las costumbres que le da Bolivar; aunque se equivoca haciéndole saltar de los árboles sobre la presa, preferir la sangre á la carne, y matar muchas víctimas para lamerlas y dexarlas; porque estos dos últimos son caractéres especiales del Güazúará.

El propio Buffon dice 2. "Doy en la estampa 5.a la figura de un animal de la especie del Leopardo ó Yagüareté, cuyo dibuxo me envió Colinson sin nombre ninoticia; por lo qual, ignorando si perte-

1 Tom. XXVII, pág; 22.

2 Suplemento, tom. VI. pág. 31.

[page] 113

nece al antiguo ó nuevo Mundo, y viendo por otra parte que difiere de la Onza y del Leopardo en las manchas y forma, y que dista mas del Yagüareté que del Ocelot (Chibigüazú), no puedo decidir á qual de estos animales pueda aplicarse: y digo solamente que me parece algo mas semejante al Yagüareté que al Leopardo."

Pero yo desde luego aseguro no ser Ocelot, porque carece de tiras negras en la frente y pestorejo; y que por toda su pintura aseguraria ser Yagüareté, si no viese que le marca llenas las manchas sobre el cuerpo y costados; lo que podrá ser yerro del grabador: verdad es que tambien la cola es algo larga.

La fiera que Buffon 1 llama faguar de Nueva España, no lo es, sino Chibigüazú, segun verémos.

Aunque las reflexîones de Sonini de Manoncour sobre el Yagüareté 2 son bastante exâctas, debo notarle: que tambien he visto cachorros con pelo no tan crespo como afirma Buffon, ni tan liso como en

1 Suplemento tom. VI. pág. 32.

2 Id. pág. 33.

TOM. I. P

[page] 114

los viejos, segun quiere Sonini. La relacion que éste hace de un Yagüareté que le atormentó dos noches en el bosque, nada tiene de exâcta. Se la contáron sin duda, para entretenerse metiéndole miedo. El Yagüareté no huye por que le apunten escopeta, ni conoce si ésta tiene bala para echarse en tierra, como cuenta Sonini. Yerra tambien al decir, que el mayor enemigo del Yagüareté es el Ñurumí.

NÚM. XI.

DEL YAGÜARETÉ NEGRO.

Aunque no gusto de indicaciones incompletas, que no dan idea exâcta de los animales; la importancia de éste, que por su magnitud y fiereza es de los primeros de América, me determina á poner aquí las noticias que de él tengo, aunque escasas y ménos claras de lo que quisiera.

Habiéndose impuesto á la fiera anterior, que es muy comun y conocida, el nombre de Yagüareté por los Güaranís, y el de Tigre por los Españoles, segun vimos;

[page] 115

y siendo la presente de la propia familia, ha sido consiguiente que la llamasen los primeros Yagúareté-bú y los segundos Tigre negro, aludiendo á su color. Los Portugueses del Brasil le llaman simplemente Tigre; pero no pudiendo yo admitir este nombre, por pertenecer á otra fiera africana, prefiero el güaraní, traduciendo el que significa negro. Solo se ha visto uno ú otro individuo muy raro en los bosques mas orientales del Paragüay, y por eso le conocen pocos: pero hay bastantes en una Sierra, que corre de Sur á Norte cerca de nuestra frontera del Brasil desde los 29 grados hasta San Pablo. Tal qual Español que le ha visto, y varios Portugueses que le han muerto en su pais, me han informado bastante contestes, que es mas achaparrado ó baxo de piernas que el anterior, pero de cuerpo mas largo y grueso, y de mayores fuerzas y ferocidad. Por lo demas le atribuyen las mismas formas é inclinaciones, y aun las propias manchas negras anulares ó en rosas distribuidas idénticamente, aunque solo se perciben coma visos ó reflexos por estar sobre fondo no tan negro. El Teniente de Dragones al ser-

P 2

[page] 116

vicio de Portugal Don Antonio Pinto me regaló una piel, diciendo era de un cachorro recien muerto en los 29 grados de latitud, que acompañaba á la madre, á quien no se pudo matar. La tal piel estaba incompleta, por haberle cortado la cola y lo inferior de las quatro piernas. Era larga 57 pulgadas, no tan gruesa á mi ver como la del anterior; pero manifestaba que las orejas, cabeza y todo, eran de la familia gatuna; bien que me parece ha de ser mas cabezon. Lo que no tiene duda es que sus bigotes son mas largos, y notoriamente mas tiesos; y que todo el pelo es mas lustroso, suave, tupido y largo, y ménos aplanchado, no solo que en los adultos de la especie anterior, sino tambien respecto á los cachorros de igual tamaño: de manera que estas diferencias son positivas. Como se dirige para arriba el pelo de los costados del pestorejo, se ve á lo largo de éste una especie de crin muy corta, pero conocidamente mas larga que en el precedente. En quanto al color: los pocos bigotes ó pelos largos y tiesos sobre el ojo son blancos, y todo el resto negro azabache lustroso; pero poniendo la piel al Sol,

[page] 117

y mirándola por detras ó de costado baxo de ciertas posiciones, se nota que una tira mas negra sigue el lomo hasta la cola, y que hay en los costados del cuerpo, y aun en el vientre y todo lo inferior, manchas del propio mas negro, muchas en figura de anillos resquebrajados ó rosas, aunque ménos regulares, mas espesas, y con ménos claro dentro que en el anterior. Las de la cabeza y de lo alto de las piernas son llenas, pero tambien mas juntas. Las de los brazos se perciben con mucha dificultad, sin distinguirse bien su figura: y en el pestorejo no se conoce que las haya. Es de creer que los individuos adultos tendrán las manchas mas visibles y distintas para poderlas describir mejor, y tambien que las pellejas añejas las harán mas notables, segun lo he advertido en un retazo como de quarta en quadro, cuyo fondo habia baxado de negro á pardo obscuro, notándose mejor las manchas por no haber degradado tanto á proporcion. En suma, aunque esta descripcion sea incompleta, basta á lo ménos para no dudar que es fiera diferente de la anterior.

[page] 118

Buffon 1 la llama simplemente Yagüareté, como Pison y Marcgrave: quienes le dan pelo mas corto y lustroso, todo negro, sembrado de manchas aun mas negras. Pero como le concedan las mismas formas, natural y costumbres, deduce Buffon, no solo que es de la propia familia que el precedente, sino tambien de la misma especie, ó á lo ménos una simple variedad. Añade, que si le da diverso nombre, es por seguir á los citados Autores, y porque podrán ser especies diferentes. Yo en primer lugar desecho el nombre de Yagüareté, por pertenecer mas propiamente á la fiera anterior, que es incomparablemente mas conocida y comun. Despues no creo que el Yagüareté negro tenga el pelo mas corto, sino al contrario. Por lo que hace á naturaleza y costumbres; aunque se asemejen mucho, precisamente han de tener diferencias; pues las hay en los domicilios, y aun en las formas, magnitud y ferocidad, segun cuentan estas gentes. Por secuela debo reputar errada la noticia del pelo corto de los citados Autores, y tambien las conseqüencias de Buffon.

1 Tom. XVIII, pág. 84. y tom. XIX. pág. 6.

[page] 119

Despues 1 habla de un Tigre ó Cugüar negro, copiando á Laborde. Éste se explica tan superficialmente, que no da otros caractéres especiales que el pelo negro y largo, y el peso de quarenta libras; pues lo que añade, que se parece á mi Güazuará, y que tiene cola larga y bigotes largos y fuertes, son cosas generales ó de familia: y el que crie en agujeros de árbol, tampoco significa nada en boca de tal Autor. Lo mismo digo de la noticia del peso, que jamas omite, sin que yo crea que haya tomado la romana. Esto supuesto, me parece que el color y la longitud del pelo adaptan muy bien al Yagüareté negro; pues aunque no menciona las manchas mas negras, pudo no verlas, pues esto necesita cuidado y posicion oportuna. Tal vez las observó Buffon en la piel ó despojo enviado por Laborde, del qual nos da una estampa; pues cree que no pertenece al Cugüar ó mi Güazuará, sino al Yagüareté negro, de quien sabia tener tales manchas 2. Pero pues vió el despojo y publica su estampa, quisiera hablase algo

1 Suplemento tom. VI. pág. 41.

2 Tom XIX. pág. 6.

[page] 120

de lo que observó ó pudo observer, mas bien que haber copiado á un Laborde, que refiere á cada paso cuentos é inferencias con la alta cara que si fuesen observaciones propias hechas con cuidado y conocimiento.

NÚM. XII.

DEL GÜAZÚARÁ.

Así le llaman los Güaranís ancianos: otros Yagüa-pitá (Yagüa roxo): otros Yagüatí (Yagüa blanco): los Españoles Leon y Leopardo: y los Portugueses Onza parda.

Tiene el cuerpo mas corto y la cola mas larga que el Yagüareté, y ademas es notablemente mas delgado de cabeza, cuerpo, piernas y de todo; por cuyo motivo parece mas alto, aunque no lo es. Sus colmillos y bigotes son tambien mas breves, y las orejas mas largas, estrechas y redondas. Es mucho ménos feroz y mas fácil de matar, y por eso los Paragüayos le han casi exterminado de su pais. En las Pampas de Buenos Ayres, donde pillé qua-

[page] 121

tro y no hay bosques, se oculta muy bien en los pajonales, sin introducirse en cuevas: pero en el Paragüay sube á los árboles de un salto, aunque sean rectos, y baxa con otro: en lo que se aparta del precedente que sube y baxa gateando solo á árboles algo inclinados. Es mas campesino que de bosque, siendo al contrario el Yagüareté. No he oido que haya hecho ni intentado hacer daño al hombre, ni á Muchachos y Perros, aunque los encuentre dormidos: al contrario, huye ó se esconde mucho manifestando temor; y como corre ménos que un Caballo, le alcanza qualquier ginete.

No mata Vacas, Caballos y Mulas, atreviéndose solo á Potrillos, Terneras, ganado y animales menores. Va solo, y es tan cruel sin necesidad, que si encuentra ocasion, mata cincuenta y mas Ovejas para lamer la sangre: en lo que difiere del Yagüareté, y en ser de mucho ménos fuerza, mas ligero y andariego, y en acercarse, mas á las poblaciones y ménos á los rios. Pare de 2 á 3 hijos, que el 29 de Marzo hallé sin pelo en el vientre de la madre; y me aseguráron que al nacer son pintados,

TOM. I. Q

[page] 122

de modo, que se distinguen poco de los del Yagüareté.

Garcilaso, lib. 8, cap. 18, le llama Puma: y dice que un Español le sacó del vientre dos cachorros pintados como los del Yagüareté, de donde infirió erradamente ser mestiz os de ámbas fieras. Dicen generalmente que vence al Yagüareté, por revolverse con facilidad y ser mas ligero; y que si encuentra una Yagüareté en calor, ahuyenta los machos de su especie y la cubre, resultando mestizos mas fuertes y sanguinarios que el padre y madre, parecidos en el pelo y color al Güazúará, aunque con algunas manchas de la madre. Pero tengo por falsa esta relacion; porque sobre no haber testigos fidedignos ni pruebas, es el Yagüareté tan superior en fuerzas y atrevimiento, que no es creible pueda ser vencido del Güazúará, ni que éste no huya temblando la presencia de aquel. Es ademas increible que se junten dos fieras libres, tan diferentes en especie ó mas que el Lobo y la Raposa. Las formas, movimientos, estornudos, modo de cazar y de matar desnucando, son de Yagüareté: de quien difiere tambien, porque oculta con paja la co-

[page] 123

mida sobrante para encontrarla despues.

En Ñeembucú castráron un cachorrito, y el Cura le crió un año suelto como Perro, sin causar otro perjuicio que comer las Gallinas de la casa y vecindad. Me lo regaláron, y le tuve atado mas de quatro meses, aunque era tan manso como qualquier Perro. Pasaba la mayor parte del tiempo tendido y durmiendo: jugaba con todos, y tenia gusto especial en lamer la carne á mis Negros, principalmente si estaban sudados. Dándole una naranja ú otra cosa, la palmeaba, arrojaba y cogia, jugando lo mismo que el Gato con un Ratoncito. Pillaba las Gallinas con las mismas agachadas del Gato, sin faltarle el meneo de la extremidad de la cola. No distinguia de su jetos, ni intentó romper la cuerda de cuero, ni le vi enojado; y quando le rascaban, se tendia sonando el ruru de los Gatos. Le soltaban mis Negros, y les seguia al Rio, atravesando la Ciudad sin meterse con los Perros de la calle; y alguna vez que anduvo suelto y saltó las tapias del corral, volvió á casa sin que le buscasen. Ocultaba la carne sobrante con arena, porgue no tenia paja, y la sacaba con el ham-

Q 2

[page] 124

bre; pero para comerla, la ponia en el bebedero, y la lavaba y comia á un tiempo. Si se la daban limpia, la ponia sobre una tabla, y ante todas cosas la lamia para comerla á la moda de Gato: esto es, empezando por una punta y siguiendo sin despedazar, tironear, ni sacudir.

Longitud 74 pulgadas: cola 26¾, de las quales los pelos ocupan una en la punta, ensanchándola de modo que no parece aguda, aunque lo es el marlo. Su circunferencia en la raiz 7½: la del cuello 15: la del brazo junto al codo 10⅓: la de la muñeca 6⅓: la de la cabeza junto á las orejas 18¼: la del pecho 27¼: y la de atras 22. Altura delante 30½, y detras 32. La cabeza es larga hasta el cogote 10, y hasta la oreja 7⅓. Esta se eleva 3 sobre la cabeza, es ancha donde mas 2¾, y mas redonda que la del Gato comun. De un ángulo al otro de la boca hay 3½: y los dientes y muelas como los del precedente, con colmillos de 14 líneas. Los bigotes de 3½ pulgadas, blancos, y algunos de los superiores negros. Tambien hay algunos blancos sobre el lagrimal. El ojo grande transparente, el iris pardo blanquizco, y la len-

[page] 125

gua muy áspera. Las hembras tienen 2 pulgadas ménos de longitud, y tres pares de tetas: el anterior sobre el estómago: 6 pulgadas despues el segundo, y á igual distancia el tercero. El doméstico1 al año y medio tenia 64½ pulgadas.

Su pelo largo una pulgada, muy tupido, y tan suave, que podria servir muy bien en las pellejerías. Una mancha negra como un peso fuerte hay donde nacen los bigotes, y otra larga del mismo color detras de la raiz de la oreja, con otra idem en la punta, quedando blanco el intetmedio de éstas. E1 beso, la mandíbula inferior, entre los brazos y piernas, una mancha sobre el lagrimal, otra debaxo que se dilata angostamente por la orilla inferior del ojo, y los pelos largos dentro de la oreja: todo eso es blanco. El vientre blanco acanelado: y desde la cabeza al fin de la cola por encima es lo que llaman rosillo, ó una mezclita de roxo y negro, que degenera disminuyendo lo negro hasta no advertirse en los costados de todo el cuerpo. Hay individuos mas ó ménos roxizos; pero todos con la extremidad de la cola negra. He visto varios como de tres meses

[page] 126

de edad, todos con los colores referidos: y son adultos cumplido el segundo año, ó á lo mas al tercero.

Mi Naturalista dice 1, que le llaman Puma en el Perú. Frezier se, equivocal 2 dándole cola mas corta que al Tigre y Lobo, y cabeza participante de la de ámbos. Lo primero es adaptable al Agüarágüazú: lo segundo no; y ámbas cosas juntas no pueden aplicarse al Puma, que tiene cabeza semejante al Yagüaraté y la cola mas larga. Buffon copia el error de Frezier 3, diciendo tiene el hocico mas prolongado, y la cabeza de hechura diferente que la Pantera y Yagüareté.

En la crítica de éste dixe, que los nombres fagüará y fanuare parecian corrupcion de Güazuará mas bien que de Yagüá ó Jagüar: y por consiguiente que perternecian á esta fiera mejor que á la precedente. El Autor 4 le llama Cugüar, contrayendo el de Cugüacuara, que supone le dan en el Brasil; pero tambien este nom-

1 Tom. XVIII, pág. 17.

2 Ibid. pág. 20.

3 Ibid. pág. 84.

4 Tom. XIX. pág. 21.

[page] 127

bre es alterado por Pison, lo mismo que el de Cugüacuarana que le dan Marcgrave, Ray y Barrere. Por conseqüencia el Güazuará debe prevalecer á los demas nombres.

Esta fiera es el Tigris fulvus de Barrere y Brisson, y el Tigre de quien dice la Condamine tener pelleja parda no manchada. Pero está muy léjos de ser el Ocoróme de Moxos, como se figura Buffon; aunque es ciertamente el de los Iroqüeses, pues le acomoda con exâctitud lo que de él dice Charlevoix 1.

Mi Autor se equivoca dándole estatura tan larga y mas elevada que al Yagüareté; pues ámbas cosas son apariencias, procedentes de que siendo el Güazuará mas delgado, parece mas alto y largo. Tambien se equivoca en darle cabeza pequeña, pues es proporcionada á su familia, que no la tiene muy grande. La descripcion de sus colores no es bien circunstanciada. Yerra dándole pelo corto: como en inferir es mascruel que el Yagüareté, sin otro antecedente que el de no despedazar la carne para comerla; porque siendo esto carácter

1 Tom. XIX. pág. 23. c (b).

[page] 128

de la familia Gatuna, no puede serlo especial. No quiero decir con esto, que no sea mas cruel que el Yagüareté, pues lo es en realidad, sino únicamente que el Autor lo infiere mal. Dice que casi nunca mata al hombre, á no ser que le encuentre dormido; pero no hay tal, porque jamás hace daño al hombre: y por consiguiente no se necesita encender fogatas para ahuyentarle; ni Gumilla, que refiere esto 1, trata del Güazúará, sino del Yagüreté; de quien únicamente cuentan lo del fuego, aunque es falso.

Del mismo modo aplica equivocadamente al Güazúará lo que dice Desmarchais 2; pues es cosa del Yagüareté vivir junto á las aguas, y ser grande nadador. Pero á ninguno adapta saltar sobre la presa desde, los árboles, como dice; aunque el tener su carne buen gusto pertenece al Güazúará, pues he visto la comian mis peones por eleccion, quando abundaba la de Vaca; y la del Yagüareté no sé que la haya comido nadie. Este es el que se esconde en cuevas si las encuentra, y no el

1 Tom. XIX. pág. 24. c. (a).

2 Id. pág. 22. c (b).

[page] 129

Güazúará como sienta el Autor por informes agenos.

Daubenton 1 le describe bien, dándole 42 pulgadas sin la cola, y á ésta 27: que ajustan á mis medidas, si se alarga algo la primera por el modo de medir. La estampa 19 es mala por lo delgado del cuello, lo largo y agudo de las orejas, pequeñez de la cabeza, y agudeza del hocico. Mejor es la de la hembra 2, aunque el quarto trasero y la cola son poco naturales: aquel por impropio y encogido, y ésta por esponjada.

Despues 3 habla de otro Güazúará de Pensilvania, descrito por Colinson, que le envió su estampa; y para probar que es diferente del Güazúará, refiere varias diferencias. Dice lo primero. "El Güazúará y el Yagüareté habitan las regiones mas cálidas de la América meridional; quando el de Colinson se encuentra en paises templados de la Septentrional." A esto digo, que el Güazúará y Yagüareté pueblan tambien paises templados y aun frios, pues

1 Tom. XIX. pág. 26.

2 Suplemento tom. VI. pág. 44.

3 Ibid. pág. 38.

TOM. I. R

[page] 130

exîsten al Sur de Buenos Ayres y en la costa Patagónica: por consiguiente queda desvanecida esta diferencia. 2.° Dice Colinson ó Buffon. El de Pensilvania difiere muchodel de Cayena ó Güazúará en estatura y dimensiones." Pero como le da 74⅔ pulgadas, y el mio tenga 74, es visto que tampoco hay diferencia en magnitud. Doy por sentado que aquella medida incluye la cola, porque lo contrario sería despropósito. 3.° El Ingles le hace mucho mas largo de cuerpo: pero rebaxando las 35 pulgadas que asigna á la cola, restan 39⅔ para el cuerpo: y como el mio tenga 47¼, se infiere que éste tiene cuerpo mas largo; ó mas bien que el Autor equivocó en 8 ó 10 pulgadas de diminucion al cuerpo y de aumento á la cola. 4.° Hace el Ingles al de Pensilvania mas delgado de cuerpo: pero se contradice, dándole 34½ pulgadas de circunferencia; quando el mio tiene 27¼. Verdad es que midió sin duda por la barriga, y yo el pecho. Le da piernas mas baxas, señalando 14 pulgadas á las delanteras, 17½ á las traseras, 24½ al quarto anterior, y 25⅔ al posterior. Pero, aunque no entiendo el significado de estas medidas, como

[page] 131

he visto que han salido hueras todas las anteriores diferencias, es imposible no creer que tambien lo son éstas. 6.2 Le da cabeza, orejas y vestido idénticos al Güazúará, para que no dudemos que lo es. Su estampa es muy mala.

Allí mismo 1 hablando Laborde en comun de mis Yagüareté y Güazúará dice, que su pellejo es tan tierno, que lo penetran los Indios profundamente con las flechas disparadas con simples cerbatanas: que á veces comen hojas y pimpollos: que despedazan á las víctimas, llevando los trozos, al bosque, despues de abrirles el pecho para beber toda su sangre, de que se satisfacen por la primera vez: que atraen al Acutí y al Cayman ó ó Yacaré remedando su voz: que para preservar de ellos á los Perros se les frota con una yerva: y que solo paren un hijo, depositándolo siempre en agujeros de troncos podridos.

Todos estos son los errores mas solemnes que se pueden escribir. Tambien dice que les basta una sola presa: que con el hambre matan Vacas y Bueyes: que comen carne y pescado: que son grandes na-

1 Suplemento tom. Vl. pág. 41.

R 2

[page] 132

dadores: y que no matan al hombre sino quando están heridos. Todos estos son caractéres especiales del Yagüareté; y aun debe enmendarse lo último, porque mata al hombre quando tiene hambre. Del mismo modo asegura, que ocultan la comida sobrante; y esto es lo único que pertenece privativamente al Güazúará.

NÚM. XIII.

DEL CHIBÍ-GÜAZÚ.

Una parte de los Güaranís llama al Gato doméstico chibí y otra Mbaracayá. Del mismo modo unos dan á la fiera presente el nombre de Chibí-güazú, y otros el de Mbaracayá-güazú, significando ámbas denominaciones Gato grande. Algunos Españoles le llaman Onza.

Es tan comun, que en dos leguas en contorno de su Pueblo cogió mi amigo Noseda en dos años 18 individuos. Sin embargo le conocen pocos, porque nunca le encuentran los Perros y cazadores, ni pue-

[page] 133

den entrar en sus guaridas, y dudo que nadie se oculte mas. Pasa los dias en las espesuras impenetrables, y sale á cazar de noche, y mejor si es obscura y tormentosa; porque entónces se introducen en los corrales y patios, sin que haya exemplar de que le sientan los Perros. Pero quando hay luna seguro está que se acerque á las poblaciones, ni que cayga en trampas; y en vano es esperarle con escopeta, porque atisva al cazador, y huye ántes que le puedan ver. Sube á los árboles á pillar aves domésticas, y se lleva hasta seis en una sola noche, dexando á veces algunas muertas. Huye con extremo del hombre y de los Perros, y cada pareja vive en distrito separado, segun se infiere de que siempre se cogen macho y hembra y no mas en el mismo lugar. Aseguran que nunca pare sino dos hijos. El mencionado Noseda inventó una jaula de palos fuertes con tres divisiones: en la del medio ponia un gallo blanco para, que cantase y se viese de léjos, y las otras dos se cerraban cayendo tablones quando entraban las fieras á buscar el Gallo. Se conducia la jaula sobre rueditas de

[page] 134

palmo y medio al parage donde se presumia ó avisaban habia que cazar; y los Chibí-güazús que se pillaban se introducian en otra jaula muy grande que tenia Noseda en el patio de su casa; de donde se escapáron algunos, y los volvió á coger hasta dos y tres veces en la misma trampa, conociéndolos por la oreja cortada, y otras señales; de donde se infiere que la idea del peligro se les borraba con el deseo de pillar. Constantemente observamos en la jaula del patio, que todos se ensuciaban con preferencia en la vasija de agua; y aunque por eso les pusimos un barril, subian á la borda para lo mismo: de modo que jamas hacian sus necesidades sino en la vasija ó muy junto á ella. Pasaban casi todo el dia echados en peloton, y el que se queria tender no lo hacia sin lamer ántes al que estaba echado. Quantas veces pusimos paja de cinco quartas en la jaula, ó fuera donde pudiesen cogerla sacando la mano por entre los palos, otras tantas vimos el dia siguiente que la habian metido y desmenuzado en un monton; de forma, que los pedacitos apénas eran de tres líneas, y sobre ellos dormian. Del mismo modo rom-

[page] 135

pian y desmenuzaban dentro de la trampa todos los palitos con que se armaba. Ocupaban los crepúsculos y noches en ir y venir junto: á las paredes de la jaula; y si otro se atravesaba ó interrumpia este exercicio, le bufaban hacienda los gestos del gato irritado, sin llegar á las manos: ni nunca riñéron, sino quando mucho se daban alguna manotada Recien cogidos comian al dia cinco libras de carne, y despues les bastaban tres. Hacíamos una racion para cada uno de los 12 ó 14, y la, tomaban de la mano por antigüedad de jaula, sin que los demas lo embarazasen; pero si se descuidaba, ó no la comia luego, se la pillaba otro, sin que la defendiese sino con algunos estornudos y tal qual manotada. Hicimos una calle de zarzos altos tres quartas, en la que poníamos una Rata, Gallina, Pato ó Perro jóven, y salian á pillarlo abriéndoles la. puerta; y tambien vimos que no salia sino uno para cada presa, y casi siempre por antigüedad de jaula. Cogian á los Gatos y Perillos con la boca por la nuca, y echándose en el suelo, sujetaban Con las manos las de la víctima, y con los pies las pier-

[page] 136

nas, sin dexarle movimiento hasta que moria. La carne del Gato les llenaba de sarna, que los entristecia haciéndoles mayar como Gatos, y al fin morian. Tambien comian culebras, víboras y sapos; pero éstos les ocasionaban vómitos terribles, que no les dexaban parar cosa en el estómago hasta que al cabo de algunos dias perecian éticos. Si el Perro era tan grande como ellos, no le hacian daño; porque no se ayudan, y si no puede uno solo hacer el lance, lo dexa. Pillan á los páxaros por la cabeza ó cuello, y los pelan muy bien con los dientes ántes de comerlos. Parece que no son crueles sin necesidad; por lo ménos observó mi amigo, que uno no mató un Gallo hasta el tercero dia que vivió solo con él en la jaula. Muchas veces cerrando las puertas del patio, abríamos la jaula, y salian empezando los mas modernos; y algunas ocasiones no quisiéron salir los antiguos, aun entrando un muchacho á barrer la jaula. Los dexábamos libres algunas horas, en que registraban los rincones y se echaban á dormir; y luego persiguiéndolos con palos y cañas los muchachos, volvian á la jaula sin hacerles daño

[page] 137

aunque los aporreasen. Un dia que uno se hizo remolon, luego que entró en la jaula fué arañado y mordido de su hembra como si le reprehendiese. Algunos estuviéron en la jaula mas de un año sin que se les conociese indicio de amor. Los ojos relucian de noche como los del Gato; á quien esta fiera se parece en las formas y procedimientos, en echarse, lamerse, asearse, lavarse la cara con las manos, bufar estornudar, y en todo lo demas. Mi amigo pilló un cachorrito, y se domesticó tanto, que dormía en su falda, andaba suelto, y dice que no podia haber animal mas tratable; pero le: matáron los Vecinos, porque les comia las Gallinas. Describiré el mayor macho que he visto, y estaba tan gordo, que sin vaciar pesaba 35 libras: las hembras son poquito menores.

Aunque los comunes tienen 42 pulgadas, el que describo es de 47 de longitudi: cola 13: circunferencia delante 18, y en la barriga 21. Altura delante 18, y detras 19½. Las quatro piernas muy fornidas, y de la hechura que en todos; lo mismo que los dientes y colmillos, siendo éstos de 10 líneas. El sexô tambien es de Gato; pero

TOM. I. S

[page] 138

la hembra solo tiene dos tetas en cada lado. Su pelo corto y sentado. El fondo del color en todas las partes inferiores es blanco, matizado en el pecho, estómago y lo interior de las piernas con gotas negras llenas, y en lo interior de los brazos con manchas id. irregulares y mayores. De la espalda á la cola siguen por lo mas alto dos tiras negras interrumpidas, que son como dos hileras de manchitas llenas muy próxîmas, separándolas un color blanquecino roxizo. Con algun intermedio de este fondo hay en cada lado otra hilera de manchas mas apartadas, que desde la medianía del cuerpo para atras son vacías á manera de eslabones negros con el centro acanelado blanquizco. Estos mismos eslabones ocupan el resto de los costados de la fiera, pero sobre fondo mas blanquecino. La cola debaxo es blanca, y encima como el fondo del lomo; pero está toda muy manchada de negro, mas encima, donde hay como anillos blancos y negros. En la nuca se ven quatro tiras negras, que principian entre las orejas, y siguen sobre el cuello: y en la cruz ó espalda hay manchas negras irregulares. Las piernas y bra-

[page] 139

zos por fuera tienen gotas negras, y el color de las orejas. es como en los anteriores. Cerca de la oreja en el intermedio de la otra nace una tira negra que sigue hasta el paralelo del ojo; y entre ella y la del otro lado se ven manchitas negras, que adornan la frente con sus dibuxos. De lo posterior del ojo nace una tira negra, que une baxo de la oreja con otra que viene de los bigotes. Estos son negros y blancos, los mayores de quatro pulgadas. Este es de los individuos mas bellos, aunque nunca llega en esto al Yagüareté; pues hay otros, que sobre tener los colores notablemente ménos vivos y no, tan limpios, se advicntecen ellos triplicado negro en el pecho estómago y lo exterior de las piernas Ademas las manchas sobre el cuerpo y costados observan ménos órden, pareciendo el todo bastante diverso. Estas variedades no son sexûales; pues he visto machos y hembras de ámbas tintas, y Noseda ha pillado parejas con un individuo de cada color.

Quando Buffon se Propuso 1 describir al fagüar; que es mi Yagüareté, tomó

1 Tom. XIX. pág. 1.

S 2

[page] 140

por objeto á un Chibí-güazú; y por eso noes de extrañar que haya hecho un baturrillo. En el Núm. 10 separé lo que pertenecia al Yagüareté, y resta probar aquí, que el exemplar de donde tomó las medidas, formas y colores era un Chibí-güazú. Confiesa no haber visto vivo al Jagüar, sino, un individuo que lleváron de Tierrafirme á la Isla de Santo Domingo, cogido muy cachorro, y alimentado dos años hasta que le matáron para remitírselo preparado en un licor, donde le hizo dibuxar. Sin mas antecedentes asegura, que el referido animal es un Jagüar, y que aunque no habia adquirido todas sus dimensiones, se hacia evidente por la simple inspeccion de la fiera á la edad de dos añes que en teniendo sus medidas completas sería apénas de la magnitud de un Perro dogo mediano.

Debió reflexîonar que todos los Españoles y Franceses Americanos llaman Tigre al Jagüar ó Yagüareté; y por consiguiente, que los Españoles que lleváron, la fiera á Santo Domingo, le habrian dado el nombre de Tigre si fuese Jagüar; y que el haberle llamado Gato-Tigre era un indicio

[page] 141

fuerte de no ser Yagüareté. Si hubiese medido su total longitud y la de la cola, habria visto que cran justamente las de su Ozelot ó Chibí-güazú: y comparando los colores, los habria encontrado idénticos. Las estampas le habrian dicho igualmente que la una era copia de la otra, sin mas diferencia de la que hay en los individuos de la especie: como que la primera ojeada me hizo conocer que la del Jagüar representaba al Chibí-güazú. Lo mismo convencen el decir, que maya, como Gato, que es carácter especial del Chibí-güazú respecto al Yagüareté; y el tener pelo mas largo y ménos fuerza.

Para remover todo escrúpulo basta saber, que Daubeoton 1 nos da la descripcion del mismo individuo fagüar de Buffon, señalándole 43⅓ pulgadas de longitud total, y á la cola 14; que son exâctas del Chibí- güazú debiendo aumentarse la primera un poco por el modo de medir. En fin, para no perder tiempo, toda la descripcion de Daubenton es puntual del Chibí-güazú, restando advertir que el individuo era ya adulto; pues lo son todos á los dos años.

1 Tom. XIX. pág. 10.

[page] 142

El mismo Naturalista 1 describe al Ozelot, formando este nombre del de Tlalozelotl que le dan en México, y tambien el de Tlacoozlotl, segun Hernandez. Lineo le liama Paradilis, y le describe de modo que no queda duda. Buffon se equivoca haciéndole indomesticable. Aproxîma su magnitud á la de las tres fieras precedentes, porque creía que el Yagüareté era mucho menor de lo que es, y porque en realidad no le conoció por tal. No fixa su longitud, que á su entender, podria ser como de dos pies; ni dice la de la cola, que Daubenton estimó sin medirla, de un pie. Nada de lo demas que dice bastaria para reconocer la fiera, si las estampas y la descripcion de Daubenton no canvenciesen que era Chibí-güazú. Dice que solo pare dos hijos como la Pantera, Leopardo, Tigre y Leon: y viendo que los Gatos, que son de, la propia familia, producen muchos, infiere que el mas ó ménos de la produocion pende mas de la magnitud que de las formas. Pero se equivoca; por lo ménos mi Yagüareté, que, es el xefe y el mayor de mis Gatos, es mas fecundo que todos.

1 Tom. XXVII. pág. 18.

[page] 143

Mr. Escot, que conduxo á París el mismo macho y hembra que describe Buffon desde las cercanías de Cartagena de Indias con el nombre de Gato-Tigre, dice en substancia: que se cogiéron muy pequeños: que se les dió por ama á una Perra, á quien matáron y devoráron á los tres meses de edad: que entónces se les cerró en jaula, donde comian al dia 7 ú 8 libras de carne cruda: que el macho tenia preferencia de tomar la comida; y que jamas comiéron Gatos, limitándose á lamerles la sangre miéntras vivian.

Todo esto es haber engañado á Escot; porque los animales de esta familia no se ayudan para hacer presa; y quando se auxîliasen, siendo al año de 24 pulgadas, no podian tener la mitad á los tres meses, ni fuerza, ni estómago para matar y comer á, una Perra, que no sería chica quando los alimentaba. Tampoco comen tanto como supone, ni hay preferencia sexüal sino de jaula, y por fin tambien comen Gatos.

Buffon advirtió alguna diferencia en los colores, y se figuró, erradamente que pendian del sexô. Tambien erró creyendo que por eso se podia equivocar la especie; por-

[page] 144

que por mas variedad que haya en los colores, todos los individuos tienen dibuxos negros en la frente, tiras largas en el pestorejo, y encadenadas ó eslabonadas sobre el cuerpo, que son caractéres especiales.

Si el Autor hubiese estado impuesto en las diferencias ó caractéres singulares de cada especie, no habria confundido las dos fieras de Fabri. En el Núm. 10 hice ver que la primera era Yagüareté, y resta convencerle de que la otra es Ozelot ó Chibí-güazú. Para esto basta leer la descripcion de Fabri, que dice así: Si animalis figuram spectemus cum antecedente non nibil corporis delineatio congruit: si colorem & maculas, quibus pinguntur, plurimum discrepat. In hoc totius color, corporis non rubicundus sed obscure cinereus apparet præter ventrem tamen qui albicat. Maculæ nec ordinatæ adeo nec ita rotundæ roseive coloris, & figuras sed oblongæ nigricantes omnes in medio vero albicantes sparguntur, crura non ita fortia &c. Es muy exâcta en todo, y hasta en darle ménos belleza; porque por mas que Buffon pondere la del Ozelot hasta hacerla superior á la de todos los animales atigrados, es muy inferior á la del Yagüazeté.

[page] 145

Despues de describir al Serval dice mi Autor 1: que habiéndole comparado con el Gato-pardo descrito por Mrs. de la Real Academia de las Ciencias, no ha encontrado, otras diferencias, que las manchas largas del lomo, y los anillos en la cola, de que carece el Serval y tiene el otro; lo que le parece de poca monta, y presume son la misma especie. Pero yo pensaria masbien que el de los Académicos era Chibí-güazú, si no viese que le dan 38 pulgadas de longitud total y ocho á la cola, segua dice Daubenton 2.

E1 Pichu de Page Dupratz, que mi Autor cree Margay 3, no lo es á mi ver, sino Chibí-güazú; segun lo persuaden su piel bastante bella, ser ménos fornido que el Yagüareté, y destruir las Gallinas en América; pues aunque diga Pratz que es tan alto como el Yagüareté, se equivoca mucho, acreditando que no le ha visto: y por consiguiente tampoco le creo quando dice que huele mal.

Habla mi Autor4 de una fiera que re-

1 Tom. XXVII, pág. 13.

2 Ibid. pág. 16.

3 Ibid. pág. 31.

4 Suplemento tom. VI. pág. 32.

T

[page] 146

galáron viva á Mr. Lebrun, y le llama fagüar ó Yagüareté de Nueva España, porque de allí le lleváron. Tambien computa su edad de 9 á 10 meses: y en verdad que era jóven, pues tenia 23 pulgadas sin la cola, con 13 ó 14 de altura de tras. Dice en quanto á lo demas, que hay grande conformidad entre este animal y el que hizo grabar en el tom. XIX, aunque son de diferentes payses, y que varian algo en la forma de las manchas, lo que atribuye á diferencia individual En efecto es así, y la primera ojeada en las estampas convence que son ámbos del Chibí-güazú. Tambien lo es la descripcion que hace de sus colores, aunque no está bien circunstanciada, ni explica el tono de las manchas encadenadas, ni habla de las largas en el pestorejo, que manifiesta la estampa, negándole las de la frente.

Copia mi Naturalista lo que le comunicó Colinson de un Gato-Tigre de Carolina, y lo refiere al Margay 1; pero se equivoca, porque es un Chibí-güazú cachorrillo, á quien da 19 pulgadas inglesas sin la cola, y á ésta 4, debiendo ser 7. "Su color,

1 Suplemento tom. V.I. pág 47.

[page] 147

dice, es pardo claro mezclado con ceniciento; pero lo mas notable son las rayas negras bastante anchas tiradas comoradios á lo largo sobre todo el cuerpo y los costados desde la cabeza á la cola. El vientre es claro con manchas negras. Las piernas manchadas de negro; y tiene una mancha negra muy notable baxo del ojo en el costado de la nariz; y de lo inferior de esta mancha, uniendo al labio, nacen los bigotes negros. La cola tiene 8 anillos." Añade ser del tamaño del Gato comun, porque ignoró que no era adulto. No dice mas; pero los colores referidos, aunque mal explicados, persuaden suficien temente que es Chibí-güazú. Este no tiene diferencia sexûal; y por seqüela no dudo que la hembra diferente que le aplica, no lo es, sino acaso mi Pajero.

NÚM. XIV.

DEL MBARACAYÁ.

Algunos Españoles le denominan, Gato bar

T 2

[page] 148

sino sin serlo, otros Gato atigrado, y otros Gato obero(manchado); pero como estos nombres convengan igualmente al que precede, he preferido el que le doy; pues aunque significa Gato, y por tanto no es á propósito para dar á conocer esta fiera, lo adoptado, por ser Güaraní y no ocurrirme otro mejor.

Ignoro que exîsta en el Paragüay, donde no he oido hablar de él; pero me aseguran que le hay en las islas de bosque, al Sur del Rio de la Plata. No he visto sino la hembra presente en la frontera de nuestros Dominios con el Brasil, en los 32 grados y medio de latitud. Allí me aseguráron que era adulta: que no tiene otra diferencia con el macho, sino que éste es algo mayor: que habita únicamente las zanjas y bosques: que sube fácilmente á los árboles: que pare de uno á tres hijos en parage donde algunas hojas sirvan de colchon: que cogido chiquito se domestica lo que el Gato comun; y que subsiste de Páxaros, Apereás, Ratones, &c. Uno me aseguró, que habiéndole visto en un árbol, quiso enlazarlo desde su Caballo, y que el Mbaracayá saltó y abrazó el pescuezo del

[page] 149

Caballo, haciéndolecorcobear hasta que derribó al ginete. No se puede tener de él idea mas justa, que representándose al Gato do méstico; de quien tiene, no solo todas las formas y procederes, sino tambien la magnitud sobre poco mas ó ménos: bien que me parece que el cuerpo es mas, largo, el cuello, piernas y cola mas gruesas, el ojo mas chico, la cabeza algo menor, mas corta y ménos cachetuda, con la frente mas plana.

Longitud 35 pulgadas: cola 13, de las quales como media pulgada son pelos, y no es copuda. Altura delante 12½, detras 16: circunferencia allí 10⅔, aquí 12, y en la barriga 15. Los colmillos de 6 líneas, y solo tiene dos tetas en cada lado, con la oreja mas redonda que la del Gato comun, y el pelo del lomo de cerca de una pulgada.

El fondo del color en las partes inferiores es blanco, matizado baxo del cuerpo con manchas negras llenas y arredondeadas como de 6 líneas de diámetro. En la garganta, que es blanca acanelada, se notan al traves quatro tiras negras, la una casi sobre; el pecho; pero no hay otras

[page] 150

manchas, sino una en cada lado entre las dos tiras anteriores. En lo interior de los brazos se advierten mucho tres cintas negras: una sobre el radio, y la superior ála altura del codo sobre fondo blanco. Las piernas por dentro son del color que sobre el cuerpo, con gotas negras: la cola por debaxo tiene algunos anillos y muchas manchas negras sobre fondo blanco; y encima es lo mismo con el fondo del lomo. Carece de las dos tiras negras que tiene el Chibí-güazú desde la espalda á la cola. Los brazos por fuera son del color del lomo, goteados de negro, y el resto sobre el cuerpo y costados se compone de un fondo pardo muy claro acanelado ó abayado, matizado de multitud de gotas negras llenas como de tres líneas de diámetro, no encadenadas, algo mas espesas hácia lo alto del cuerpo, mas pequeñas que las del pecho y brazos, y desde el talon á la nalga forman dichas manchas como cintas al traves, El fondo del pestorejo es como el del lomo; pero no hay manchas, sino listones angostos negros todo á lo largo; de los quales quatro se prolongan por la frente hasta el paraleo del ojo sobre fondo

[page] 151

Casi como sobre el cuerpa. E1 contorno del ojo blanquizco, con el lagrimal obscuro; y del ángulo opuesto nace, una tirilla negra, que sigue hasta baxo de la oreja sin unir con otra mancha Baxo de esta tirilla hay otra paralela algo interrumpida, y despues los bigotes que nacen de líneas negras; siendo unos blancos, otros negros, y los mayores de 2½pulgadas. El color de la oreja es como en los precedentes.

Buffon 1 describe su Margay, formando este, nombre del le Maragüá ó Maragayá, que supone le dan en el Brasil, siguiendo en esto á Abbeville. Marcgrave le llama Maracayá, y Barrere Malakayá. Pero todos estos nombres están alterados y deben ser como yo lo escribo Supone el Autor que es tambien el Tepe Maxtlaton de Fernandez.: el Felis silvestris tigrinus ex bispaniola de Seba: y el Felis ex griseo flavescens maculis nigris variegata de Brison. Pero como no tengo estos Autores, y veo que es muy fácil equivocar al Margay con el Chibí-güazú; temo que esté embrollada su nomenclatura.

1 Tom. XXVII. pág. 30.

[page] 152

Mi Autor, segun dice Daubenton 1, no ha visto sino un individuo muerto en Cayena, donde sin dexarle otra cosa que los huesos de la cabeza y pies, se rellenó la piel para enviarla á París con el nombre de Gato-Tigre. Sin embargo asegura que tiene la magnitud del Gato silvestre europeo, la cabeza mas quadrada, el hocico mas corto, la Oreja mas redonda, cola mas larga y el pelo mas corto: que participa de la naturaleza del Gato comun, del Yagüareté y del Chibí-güazú: que sus colores varían: que es dificil domesticarle, y muy comun en Guayana, Brasil y esta América; y que es el Pichu de Page Dupratz De su color dice únicamente, que es matizado de bandas, rayas y manchas negras sobre fondo acanelado.

No me detendré en criticar todo eso; porque á excepcion de la redondez de las orejas y cortedad; del pelo, nada de lo demas se pudo decir sino por relacion de los autores que se citan, y dudo que hayan hablado todos de esta fiera. De contado los que le comparan al Yagüareté, y los que le hacen difícil de domesticar, creo no

1 Ib. pág. 35.

[page] 153

hablan del Margay, sino mas bien del Chibí-güazú, que no dudo es el citado Pichu.

El mencionado individuo no sería adulto, pues Daubenton le da de 15 á 16 pulgadas sin la cola, y á ésta 11, pintando los colores mas por menor que Buffon; pero es de creer estarian deslucidos y confusos en la piel. Sospecho sin embargo, que pue de hablar del Mbaracayá; pues no hallo mas diferencia, que no explicar, que algunas bandas que le da en las partes inferiores, están en la garganta y piernas: que no decir, que lo negro que rodea el ojo son el lagrimal, pestaña y ángulo opuesto: y que no advertí que las rayas longitudinales é irregulares que le señala sobre el cuerpo, son las que se pueden concebir con impropiedad formadas por las gotas negras que allí están mas juntas. La estampa estaria muy mal pintada para representar lo que he visto. Verdad es que se puede presumir, que los colores varían en esta especie al modo que en el anterior y en el Yagüareté, y que puede venir de esto el diferente colorido que le da Daubenton.

Refiere despues 1 mi Autor al Margay

1 Suplemento tom. VI. pág. 46.

TOM. I. V

[page] 154

el Gato tigre de Cayena, que su indica Laborde diciendo: que su piel es muy mancha da como la de la Onza: que habita los bosques, trepa los árboles, y tiene el ayre y modo de acechar como el Gato; y que no corre mucho sino á saltos. Todo esto puede aplicarse al Mbaracayá, como al Chibí-güazú; pero el parir en todas las estaciones, es falso en todo Gato americano En suma, en todo lo que dice Laborde no hay otra cosa que pueda determinar la especie, sino que se mantiene oculto sobre los árboles: lo que no practica el Chibí-güazú, sino el Mbaracayá.

NÚM. XV.

DEL NEGRO.

Los Españoles le llaman Gato Negro por el color. Nunca he oido hablar de él en el Paragüay, ni en las Pampas de Buenos Ayres. Sus costumbres son las del precedente. Yo he cogido un macho y tres hembras hácia la latitud de 32½ grados, en la frontera del Brasil dentro de los bosques. Una

[page] 155

se metió en un agujero, que fué preciso deshacer.

Longitud 36½ pulgadas: cola 13, mas gruesa y copuda que la del anterior. Altura delante 14¼, y detrás 15¼. Circunferencia Allí 12, y aquí 11. Los mayores bigotes 3. La oreja, mas aguda que la del precedente, se eleva 2⅙ sobre la cabeza, y es de la hechura que en el Gato comun; de quien tiene las formas, con el ojo mas pequeño, la frente mas plana, y los colmillos de 8 líneas. El pelo es casi igual en todo el cuerpo, ménos hácia la punta de la cola, donde es mas corto, y el del espinazo, que es un poco mas largo, y de una pulgada.

Todo el vestido negro profundo; pero dentro de la oreja, sobre el cuello y costados de éste, hay interpolados algunos pelos blancos, que atribuyo á vejez; pues carecia de ellos una de las hembras que no era adulta. Mirando con mucho cuidado se advertian hácia la punta de la cola algunos visos de anillos. Las hembras son 1½ pulgada mas eortas: solo tienen dos tetas en cada lado, y lo demas es idéntico.

V 2

[page] 156

NÚM. XVI.

DEL YAGÜARUNDÍ.

Parte de los Güaranís da este nombre á la fiera presente: otros le aplican á la que sigue: y muchos dan á ámbas el de Eyrá. En estas circunstancias, me ha parecido aplicar á cada fiera uno de dichos nombres, aunque tambien llaman muchos.Eyrás á mis primeros Hurones. No he visto al Yagüarundí sino en el Paragüay y Misiones Guaranís, donde logré dos hembras, idénticas, asegurándome los prácticos que eran adultas, que no diferian los sexôs sino, en ser el macho un poco mayor, y que paria dos hijos solo una vez al año. Habita las costas de bosques, los matorrales y cardales cerrados, y las zanjas, sin exponerse en lugares despejados. Trepa los árboles con facilidad, y se detiene mucho en ellos, subsistiendo de lo que todos, y tambien asalta las Gallinas en las casas campestres si encuentra oportunidad. Tiene el cuerpo mas

[page] 157

largo, y orejas mas cortas y pequeñas que el Gato comun; de quien difiere ademas en lo que los anteriores, en la cola mas esponjada, y en que la pupila del ojo puesta al sol se mantiene redonda, segun observé en una de las hembras; que aunque cogida adulta, se dexaba rascar á los veinte y ocho dias. Cuentan, que agarrándose á las asentaderas de mis dos últimos Venados, no los suelta, aunque corran, hasta que los mata; pero yo solo creo esto de los Venados jóvenes.

Longitud 36¾ pulgadas: cola 13¾. Altura delante 10½, detrás 14. Circunferencia ali 10, aqúí 10¼, y la de la raiz del cuello 7⅙. De la punta del hocico á la oreja 3⅙ Esta es alta y ancha 1½, y redonda. Tiene seis tetas, tres en cada lado. La librea no tiene excepcion: es una mezclilla, resultante de tener cada pelo varias tiras negrizcas y blanquecinas; pero como aquellas ocupan las puntas y son mucho mas. anchas, prevalece con exceso la obscuridad, y el animal parece negro de léjos. Hasta en los bigotes, que no son tantos como en el Gato comun, se advierten las mismas tiras. El pelo es suave, bueno

[page] 158

para forros de abrigo, lustroso, largo 8 líneas, y el de la cola 10.

Buffon 1 dice, que el Gato comun de Europa exîstia en América ántes de su descubrimiento: y alega para probarlo la vida de Cristóbal Colon; donde consta, que un cazador mató uno en el bosque, regalándolo á su ilustre Capitana; y que era de tamaño ordinario, de cola larga y gruesa, y de pelo gris obscuro Con la, voz gris explican los Franceses una altitud de colores, y suelen llamar gris obscuro á una mezclilla de blanco y negro, en que domina este color. Baxo de tal significado, parece muy probable, que el Gato regalado al célebre Colón fué un Yagüarundí; y por consiguiente un Gato muy diverso del, que cree Buffon.

Tambien arguye la exîstencia del Gato comun en América con el testimonia de los Viageros y las historias de Garcilaso y Char levoix, que aseguran los habia y hay en el Perú, Canadá, Ylineses, &c.; pero como ninguno los caracteriza, no se infiere que hablen del Gato europeo, sino, de algunos, de los mios; á quienes no habian domes"

1 Tom. II. pág. 13.

[page] 159

ticado los Naturales, ni tuviéron Gato doméstico hasta que lo recibiéron de España. Esto mismo dice Buffon 1 mudando de parecer.

NÚM. XVII.

DEL EYRÁ.

Repito el primer párrafo del Gato precedente. Tuve uno casi adulto, que habian cogido jóven, y era tan manso y jugueton como puede serlo el Gato comun: sin embargo le tenia atado, porque no perdonaba á las Gallinas. Dormia en la falda de qualquiera entonando el ruru de los Gatos, y se divertia con los Ratones, sin que nadie le aventajase en la seguridad de pillar, ni en la prontitud de matar las mayores Ratas y todas las Aves.

Longitud 31 pulgadas: cola 11½, mas copuda que la del Gato: y las demas medidas proporcionales á las del anterior. Todo su vestido es roxo, ménos la mandíbula inferior, los bigotes, y una man-

1 Tom. XVIII. pág. 108.

[page] 160

chita en cada lado de la nariz, que son blancas. Su pelo no cede en suavidad al del anterior, y su pelleja sería muy buena para forros.

NÚM. XVIII.

DEL PAJERO.

Le llaman. Gato pajero, porque habita los campos, escondiéndose en los pajonaíés sin entrar los bosques y matorrales, donde habitan los precedentes. No sé, ni he oido que exîsta en el Paragüay; y podrá: ser, porque teniendo bastante poblacion y mé nos campos, le habrán podido exterminar. Yo pillé quatro en las Pampas de Buenos Ayres entre los 35 y 36 grados, y otros tres donde al Negro, sin que ninguno se introdaxese en cuevas; no sé si porque no las encontrarian á mano, ó porque les repugnen. El 22 de Abril saqué á una del vientre un hijo único, con pelo á punto de nacer. Aseguran sin. embargo que pare dos y aun tres. Subsiste de lo que todos,

[page] 161

principalmente dc Apareás. El encontrarse en ámbas bandas del Rio de la Plata con identidad de formas, colores y costumbres, quando la del Norte no hace setenta años que se comenzó á poblar, y quando no hace dos que hay Españoles donde los he pillado, ni en ochenta leguas de distancia el tener la cola muy copuda y mas corta, y el pelo del cuerpo mas largo y suave que el Gato doméstico, con el hocico mas agudo, ojo mas pequeño, diferente número de tetas, no parir sino de uno á tres, y no entrar en bosques y matorrales: todo arguye que exîstia aguí ántes de la conquista, y que no es el doméstico que haya recuperado la libertad.

Longitud 34⅓ pulgadas; cola 11¾; de las quales 1¼ son pelos. Altura delante 15, detras 16: circunferencia en ámbas partes 13½, y la del cuello 8. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 3¼. Esta es alta sobre la; cabeza 2⅓, y algo aguda. El col millo inferior, ademas de la punta principal, tiene otra á la altura de los incisivos La cola es notablemente mas corta y copuda que en todos, y el pelo de todo el cuerpo mas largo. Las hembras no difieren

TOM. I. X

[page] 162

del macho, sino en ser 2 y aun 3 pulgadas mas cortas, y solo tienen dos pares de tetas.

Lo inferior de la cabeza es blanco, y la garganta blanquizca con notables listones al través pardos algo acanelados. Lo mismo es baxo del cuerpo con los listones mas obscuros y visibles, aunque mal seguidos. La muñeca hasta las uñas, y lo mismo en el pie, es acanelada clara sin listas. Los brazos y piernas por dentro blanquecinos, y por fuera blancos acanelados; pero ademas tienen zunchos ó anillos al través obscuros muy reparables. El pelo dentro de la oreja es blanco, y el que nace cerca de la borda es tan largo, que sobresale 5 líneas. La punta de la oreja por fuera negra, y los bigotes blancos; pero nacen de 4 líneas negras, y los mayores son de 3 pulgadas. El ángulo de la boca, el pelo del labio superior baxo del respiradero, y el angosto contorno del ojo ménos el lagrimal, son blancos. Sobre el ojo se nota una lenteja obscura, que no advertí en algunos. Una tira notable parda acanelada sale del ángulo exterior del ojo, y sigue el costado de la cabeza por debaxo de la oreja: otra lo mismo y paralela nace del bigote; y el

[page] 163

resto del vestido es en todas partes pardo claro. Pero mirando con bastante cuidado, se advierte á lo largo del cuello y espinazo una tira, y otras casi paralelas en uno y otro lado. La de enmedio tiene pelos de 3 pulgadas, con las puntas obscuras, luego un pedazo acanelado, y la raiz obscura. La tira ó correa inmediata en ámbos lados tiene blanquizcas las puntas y rayces con el intermedio obscuro. A esta correa sigue otra paralela, que solo difiere de la última en ser lo blanquizco acanelado. Pero todas tienen otro pelo interior, acanelado en la del lomo y en la tercera, y blanquecino en la segunda. Es de advertir, que las tales tiras ó correas son tan poco sensibles, principalmente en algunos, que tengo por mejor no hacer caso de ellas, y decir que sobre el cuerpo y sus costados es todo pardo claro. La cola es como el lomo sin tiras ni anillos, muy esponjada y copuda, especialmente en la mitad cercana al cuerpo. E1 pelo muy suave y bueno para abrigo, y la pelleja me parece mas delgada que en los demas.

Describe Daubenton. 1 al Gato silvestre de Europa- diciendo: "Su pelo es de 2 á 3

1 Tem, II. pág. 28.

X 2

[page] 164

pulgadas, y el mas largo está en los costados de la cabeza baxo de las orejas, y en los del cuerpo, principalmente hácia los hijares; y el mas corto en la cabeza y piernas. La cabeza, cuello, espalda, lomo, riñones, costados del cuerpo, hijares, la mayor parte de la cola y la faz externa de las quatro piernas, todo es de un co lor mas ó ménos mezclado de canela, de negro y de gris blanquizco; porque cada pelo es negro hácia la raiz y blanquecinoen la punta, con el intermedio acanelado claro. Hay algunas veces manchitas de canela tras de la oreja, y ordinariamente quatro rayas negras, que se extienden culebreando desde lo alto de la cabeza para atras. La raya externa de uno y otro lado nace tras de la oreja y se prolonga á lo largo del cuello: las otras dos rayas del medio se extienden sobre los lomos por los costados de otra del propio color, que acaba cerca de la cola. La extremidad de ésta tiene tres pulgadas negras: despues hay tres anillos negros, el último ménoa aparente; y el resto de la cola se compone de otros anillos ménos aparentes en razon que se acercan al cuerpo. Tam-

[page] 165

bien hay anillos de este propio color en las piernas; pero todas estas bandas negras varían en los individuos, tanto en anchura como en posicion. El contorno de la boca blanco. El pecho, vientre, fez inter na de los brazos, muslos y piernas, y lo inferior de la cola, es todo acanelado, mezclado de blanco baxo del cuello, y de gris y negro en e1 pecho, con una grande mancha blanca en lo inferior del vientre. Ellabio y planta del pie negros."

Comparando esta descripcion con la mia, se verá identidad en el tono y distribucion de los colores: los propios anillos en las piernas: las mismas cinco tiras sobre el cuerpo: los pelos con tres colores y la misma longitud: y en fin todo, sin mas diferean cia positiva que la de faltar al mio los anillos en la cola, y la variedad que dice tienen los individuos. Si se consideran las dimensiones: Daubenton le da 21 pulgadas sin la cola, y á ésta 11½; siendo las mismas en el mio 22½; y 11¾, que son bastante ajustadas, pareciendo muy fundada la identidad Verdad es que el mio pare ménos hijos, y que no entra en los bosques; pero la mayor fecundidad se advierte tambien

[page] 166

en otros animales de aquel mundo respecto de éste: y el que mi Gato no entre en bosques, puede venir de que los pajonales que habita le den mayor seguridad de la que proporcionan los bosques europeos, cuya espesura es nada respeto á la que hay en los de por acá.

Buffon dice 1: "Me han traido de Cayena una piel muy parecida á la del Gatomontés europeo, y es de un animal llamado Hayrá en la Guyana, donde comen su carne blanca y de buen gusto. Esto solo basta para presumir, que aunque el Hayrá sea muy semejante á dicho Gato, es de diferente especie." Notaré lo primero: que si el Autor hubiera comido como yo al Gato doméstico en Europa, le habria encontrado carne blanca de buen gusto; y no afirmaria, fundado únicamente en el error de que la carne de aquel Gato es mala, que su Hayrá es cosa diferente. Y lo segundo: que como mi Pajero se acerca al mismo Gato montés de Francia, no puedo ménos de creer que la citada piel era suya. En quanto á los nombres de Hayrá y Tayrà: tengo por cierto son derivados de Eyrá,

1 Suplemento tom. V. pág. 188.

[page] 167

que es como llaman los Güaranís á algunos de mis Gatos.

Despues de haber descrito Colinson al Chibí-güazú 1, segun dixe Núm. XIII, añade que su hembra es de estatura mas delgada, y toda de color gris acanelado sin mancha alguna encima, y solamente una negra sobre el vientre, que es blanquizco. El ser mas delgada que el Chibí-güazú, y estos colores, adaptan al Pajero mejor que á nadie de mis Gatos; pero como éste tiene bastantes manchas en las partes inferiores, es de maliciar que Colinson pudo haber visto una piel de Pajero, á quien hubiesen cortado las garras, y aun algo de las orillas, como suelen hacerlo, de modo que le restase una sola mancha en el vientre.

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS HURONES.

Aunque algunos Güaranís les llaman Yagüapé(Yagüá aplastado), aludiendo; á la

1 Suplemento tom; VI. p. 48.

[page] 168

brevedad de sus piernas, y otros Eyrás, confundiéndolos con mis Gatos; estos Españoles los denominan Hurones, por ser de la Familia del Huron con que se cazan los Conejos en mi tierra. Yo adopto este nombre, pero conservaré el de Yagüaré á la última especie, porque todos los Güaranís le conocen por él, y es mas propio que el de Zorrillo que le dan estos Españoles.

Tienen cara plana, y oreja peluda, corta, redonda ó elíptica, y su orilla inclina para la cabeza. El hocico es agudo, quizás no tanto como el Huron conejero: las narices capaces y rasgadas: los bigotes pocos, sutiles y breves: el ojo pequeño, obliqüo y sin pestaña: la mandíbula superior excede algo, y tiene seis incisivos: los exteriores mas gruesos, despues un portillo, á que sigue el colmillo de 4 á 5 líneas, y las muelas. Abaxo se ven los mismos incisivos con los colmillos inmediatos, luego un portillo y las muelas. El cuello no es breve, pero casi tan grueso como la cabeza y lo anterior del cuerpo: ademas es plano, porque los pelos de sus costados no están sentados y le ensanchan en apariencia, sucediendo lo mismo en los costados del cuerpo. Este

[page] 169

es tan flexîble, que pasa por donde puede hacerlo la cabeza. La cola es muy gruesa, no se enrosca, va siempre tiesa horizontalmente, está vestida de pelo bastante largo mas que el de sobre el cuerpo; con la particularidad, que el de sus costados es esponjado y mas largo que el de encima; de manera, que la cola es ancha en toda su longitud. Las quatro piernas demasiado fornidas, mas las del Yagüaré, con pelos hasta las uñas, y tan cortas que casi arrastran el vientre; siendo su mayor velocidad menor que la del hombre, sobre todo la dél Yagüaré. La mano con cinco dedos cortos, gruesos y algo unidos por membrane: el exterior ó primero es de la. longitud aparente que el quarto. El segundo y tercero tambien iguales, pero mas largos; y el quinto notablemente mas corto, aunque todos de igual grueso. El pie tiene los mismos dedos, con el propio órden aparente de longitud, disposicion y union; pero son ménos robustos, y sientan el talon. Las uñas largas, angostas, fuertes, no corvas; propias únicamente para escarbar, y no para la presa. La vulva no ofrece particularidad. El escroto pelado: los testículos grue-

TOM. I. Y

[page] 170

sos; y el membro de hueso delgado y metido en funda encogida, segun he observado en el segundo, siendo de creer lo mismo en los demas.

Quando están irritados, y no en otra ocasion, despiden un olor muy malo de diferentes maneras; porque el de las dos primeras especies es de almizcle muy incómodo, aunque no insufrible; pues no embaraza que los maten los Perros, ni que se puedan tocar, y se disipa en tres ó quatro horas. Ignoro si este perfume sale por. evaporacion, sudor ú otro: conducto; pero creo seguramente que no le expelen por la orina. El Yagüaré ó tercera especie, elevando la cola, despide la orina con buena direccion á dos varas de distancia, y apesta imponderablemente, sin que haya hombre ni Perro que pueda sufrirlo, ni que se atreva á llegar á tocarlo. No suben ni pueden á los árboles, y subsisten de insectos, Lagartijas, Víboras, Ratones, Apere;ás, Páxaros, &c. Son muy forzudos, atrevidos, intrépidos, poco tímidos; y se introducen á veces en los patios y gallineros, matando las aves que hallan en el suelo, mordiéndolas el pescuezo para comer lo necesario

[page] 171

dexando el resto: en ocasiones las dexan enteras despues de lamer la sangre. Son nocturnos, aunque suelen tambien caminar de dia, siempre oliscando casi besando el suelo. Aprovechan las madrigueras ó cuevas de los Tatús, y tambien las fabrican para dormir y criar por octubre y noviembre dos hijos cada uno de su sexô, del color de los padres, á quienes siguen desde muy pequeños. Su pelo es lustroso, medianamente suave, y el de debaxo del cuerpo muy claro.

Aunque algunos han domesticado al Yagüaré desde muy chico, haciéndole muy familiar y retozon, sin que expeliese su pestilencia en las casas, han sido raros los que se hayan determinado á eso, por el riesgo de que algun accidente ó Perro extraño podria irritarlos, y de repente dexarian la casa inhabitable por muchos dias. A las otras dos especies domestican con mucha facilidad desde chiquitos; pero es preciso tenerlos atados, para que no destruyan las aves domésticas, ni quiebren las vasijas y muebles delicados con su mucha inquietud é intrepidez, que no repara en nada y atropella por todo: aun suben por los palos

Y 2

[page] 172

de las sillas, aunque no pueden á las mesas. Suelen jugar con los Ratones: no sufren que les toquen la comida quando tienen hambre, y la defienden gruñendo, bufando y á mordiscones. Beben á lenguadas; y he notado bastantes veces, que vuelcan la vasija, derramando el agua para revolcarse sobre ella. Acuden quando se les llama, juegan y retozan con qualquiera, y no dan preferencia á nadie.

NÚM. XIX.

DEL HURON MAYOR.

Es muy escaso en el Paragüay, y creo no pase los 30 grados; pues nunca lo he encontrado allí, ni oido hablar de él. Compré muerto al que voy á describer, y he visto la piel entera de un cachorrito idéntico. Tambien ví uno doméstico un tercio menor que el que describiré; y lo que pude observar en él, es lo mismo que he dicho sin diferencia en nada con la especie siguiente.

[page] 173

Longitud 27¾ pulgadas: cola 10⅓ de las quales la una son pelos. Altura delante y detras 9: circunferencia allí 9, y aquí 9¾. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 3, y de aquí á la de la otra 2¾. La oreja es alta 1½ desde lo mas inferior, ancha 1; y pueden tomarse estas medidas por exes de una elipse, cuya figura tiene la totalidad con la borda doblada hácia dentro. La mandíbula superior excede 8 líneas; que es la medida de los bigotes negros y tan pocos y sutiles, que solo se notan con cuidado. A primera vista no pareca el escroto; pero el tacto halló los testículos algo separados, del tamaño de los de un Pollo; y de la funda del miembro no se notaba sino la salida; de donde infiero que no es adulto.

Una mancha amarilla blanca muy reparable comienza donde la cabeza, y se extiende por la garganta hasta el pecho sin tocar los brazos. Todo el resto del cuello y la cabeza entera son de un blanco muy puerco, que empieza á obscurecer hácia la espalda, y continúa de modo que la rabadilla es ya negra, como el resto del animal y las quadro piernas. E1 pelo del lomo

[page] 174

es de una pulgada, y el de los costados del cuerpo y raíz de la cola de cerca de 1½.

La primera descripcion que hice de Quadrúpedos fué de uno que compré vivo; y habiéndoseme escapado, le matáron para cogerlo. Noté que olía á almizcle incómodamente, que es cosa que no advertí en el descrito, y lo atribuyo á que hacia horas que le habian muerto. Pondré aquí mi dicha primera descripcion.

Longitud 35 pulgadas: cola 14½. Circunferencia de la barriga 12, y la del cuello 8. De la raiz de éste á la punta del hocico 7. La cabeza larga 4½, ancha 3 en el través de las orejas; y de la punta del hocico al lagrimal 1. Los bigotes son claros, y largos lo que el pelo de la cola. La oreja alta 1½ desde lo mas baxo, ancha mas de una, y su orilla dobla sobre la cabeza. La mandíbula superior tiene los incisivos y todo lo que el descrito, con quatro muelas en cada lado: éstas abaxo son 6, y los colmillos de 5 líneas; pero gastados en la punta. Era hembra y tenia entre las piernas dos tetas, y otro par 15 líneas mas adelante. Una mancha blanca amarillaza empezaba con estrechez junto á la cabeza,

[page] 175

y ensanchaba hasta tener dos pulgadas en lo inferior de la garganta. El resto del cuello era pardusco como la cabeza, aunque ésta algo mas opaca. Todo lo demas del animal negrizco; pero iba á mas la obscuridad desde la espalda á la cola. Esta tenia pelo de casi dos pulgadas, y el lomo de 1½.

No es posible dudar en vista de lo dicho, que mi macho descrito era jóven: que la hembra es adulta, y ámbos de la propia especie. Pero como quando describí al macho tenia yo muchísima mas práctica y conocimiento, creo que alargué un poco la cola á la hembra, y que las medidas de este animal adulto son: longitud 35 pulgadas: cola 13, y todo lo demas á proporcion de lo dicho en el macho; sin hacer caso de las diferencias que se notan en los colores, ateniéndose á los del referido macho, por ser descrito con mayor cuidado y discernimiento.

Para describir Buffon 1 al Pekan y al Vison, dice: "Aunque estos nombres se usan mucho tiempo ha en el comercio de pieles del Canadá, se ignora los animales á que pertenecen: ningun Naturalista hace men-

2 Tom. XXVII, pág. 107.

[page] 176

cion de dichos nombres, que los Viageros aplican á diferentes quadrúpedós, principalmente á las Mufetas; y las noticias que de ellos han dado son tan escasas y falsas, que no se puede formar idea de los animales. Yo he encontrado en el Gabinete de Aubri al Pekan y al Vison, que son simples variedades de la Marta y de la Fuina; porque tienen la misma forma del cuerpo, identidad en las proporciones, la propia longitud de colas, calidad de pelo, y el mismo número de dientes, uñas, instinto y costumbres; sin ofrecer diferencia real, sino que el Pekan y el Vison tienen pelo mas lustroso, sedoso y obscuro."

Con alguna reflexîon se conoce, que el Autor no merece el mayor crédito en lo de instinto é inclinaciones; pues no las pudo observar en los esqueletos, ni copiar de los Viageros, que han hablado poco y mal. Lo de dientes, uñas, formas y pelo, son cosas generales; de manera, que nada de lo que dice sirve para caracterizar sus animales, ni para cotejarlos con otros, sino el ser obscuros, y tener las mismas proporciones y longitudes de cola; pero aun

[page] 177

esto, tratado superficialmente, no basta á persuadir lo que quiere.

Daubenton describe en seguida ámbos animales, y separando lo comun á la familia por no ser del caso, dice: "Los pies del Pekan me parecen mas gruesos á proporcion que en la Fuina, y las piernas mas largas, principalmente las delanteras. La piel rellena que sirve á esta descripcion y se halla en el Gabinete de Aubri, es larga 18 pulgadas sin la cola, que tiene 11, contando una del pelo en la punta. Su pelo lustroso tiene otro interior, y en lo que excede á éste es gris y negro, con algo de castaño, y las puntas negras. Por esta mezcla de colores resulta el animal variado de gris y acanelado sobre la cabeza, cuello, espalda, lo alto de los brazos y lomo; y en los costados del cuerpo el gris domina á la canela: pero las puntas de los pelos forman sobre el cuello alguna apariencia de bandas negras al traves. Con ciertos aspectos lo negro es mas aparente que el gris en la grupa; y lo baxo de los brazos, las piernas íntegras, los quatro pies y la cola, son negros con alguna mezcla parda.

TOM. I. Z

[page] 178

El pecho y vientre mezclados de acanela do y pardo; y se encuentra blanco entre los brazos, sobre el pecho, y entre las piernas en el vientre."

El Pekan es americano, y le cotegaré con mi Huron mayor. Ambos tienen pies mas gruesos y piernas mas largas que la Fuina: las medidas de cuerpo y cola son exâctamente proporcionales, sin mas diferencia que la resultante de la edad: el pelo es de igual lustre y longitud; y por lo que hace á colores, Daubenton los tomó de un despojo, que Dios sabe los años que tendría, y precisamente carecian de su viveza natural. Ademas los confunde con su demasiada menudencia. Yo los describí como aparecen superficialmente, y comparándolos así, encuentro que el Pekan mirado en globo es, segun dice, variado de gris acanelado en la cabeza, cuello, espalda, lomo y alto de los brazos: lo que viene á ser lo que en el mio; porque entiendo aquí por gris un color claro como blanco muy puerca Noto igualmente que domina lo negro en la grupa del Pekan, y que lo es en lo inferior de los brazos, en las piernas enteras, quatro pies y cola; to-

[page] 179

do lo mismo que en el mio. Ambos tienen mancha blanca: entre los brazos; y si la del Pekan no se extendia por, la garganta, quizás es porque siendo estrecha se la suprimiria la costura del que lo rellenó. Verdad es que el mio no es blanco en el vientre, segun dice el Autor; pero como tambien asegura que allí es acanelado pardo, que es el color que toman con el tiempo las pieles negras de Hurones, aun en esto hallo conformidad. Finalmente creo que son la propia especie. No hago caso de las bandas al traves del pestorejo; porque sobre decir el Autor que son puras apariencias, repugnan á la familia los colores atravesados.

Su estampa no le marca amarillazo en la garganta: le adelgaza excesivamente el cuello: le atrasa las orejas: le estira demasiado el cuero de la cabeza, y le dobla la cola, para abaxo. Del Vison hablaré en su lugar.

Mi Autor, de acuerdo conLineo, cree que la Galera de Brown y la Comadreja negra del Brasil de Holmens son el mismo animal. Pero luego verémos que la tal Galera es el Huron siguiente, y ahora que

Z 2

[page] 180

la citada Comadreja es el presente. Para convencerse basta oir á Holmens, que dice 1: Mustela atra,collo subtus macula alba triloba.Habitat in Brasilia. Si le llaman, segun dice Buffon, Tayrá en Guyana; tambien á mi Huron llaman muchos Eyrá, que viene á ser lo mismo.

En quanto á la indicacion de Barrere, que dice 2: Mustela maxima atra moscbum redolens. Tairá: el color conviene mejor que á nadie á un Yagüaré sin tiras blancas; pero el olor á almizcle, y el nombre Tayrá ó Eyrá persuaden ser uno de mis dos primeros Hurones; y mas bien el prersente, por el adjetivo máxîma. Pero es falso lo que añade, que frotándose contra los árboles, les dexa un humor aceytoso que huele mucho á almizcle.

Buffon 3 describe otro animal de Cayena, y nos da su estampa 26, llamándole Fuina pequeña de Guyana. Dice tener analogías con mi Huron siguiente; y que su longitud total es 23 pulgadas, y la de la cola 8, siendo ésta mas ancha y peluda

1 Tom. XXX. pág. 207 c (b).

2 Ibid. pág. 208. c (*).

3 Suplemento tom. V. pág. 226.

[page] 181

en la raiz que al fin. Añade que las piernas son cortas con cinco dedos en todas partes, y que el pelo es lanoso, y la cabeza muy parecida á la de la Fuina, ménos que las orejas son diferentes.

Todos estos caractéres, con que se pretende hacernos conocer al animal, son generales é inútiles para eso; ménos las medidas, que indican ser de un cachorro de mi Huron presente.

La estampa le alarga y aguza demasiado el hocico y la cola: le atrasa la oreja: le eleva las piernas: abrevia el cuello: acorta y aplancha el vestido: le da vientre blanco, y niega amarillo en lo anterior de la garganta; pero semejantes yerros no son extraños en las estampas sacadas de despojos. Buffon le llama con impropiedad Fuina pequeña, quando á mi ver es un cachorro del xefe ó mayor animal de la familia.

[page] 182

NÚM. XX.

HURON MENOR.

He visto muchos domésticos y silvestres en el Paragüay, y hasta los 36 grados; no solo en los campos francos, sino tambien en las selvas, y costas de bosque y de esteros; pero no he conocido diferencia sexüal.

Longitud 26¼ pulgadas: cola 7¾, de las quales 1½ son pelos, y su circunferencia en la raiz es de 3, acabando en punta. El pelo que la viste en su orígen es de 3, pero va acortando hácia la punta: el del espinazo tiene 1. Altura delante 7½: detras 8¾; pero iguala sentando el talon. Circunferencia junto á los brazos 8¾, detras 8½ y la del cuello 7¾. La cabeza es ancha 2½ donde principian las orejas, y desde allí á la punta del hocico hay 2, hallándose el ojo en esta medianía. Los bigotes pocos, negros, y el mayor de 12 líneas. La mandíbula superior excede 6, y el colmillo tiene 4. Las muelas son 14:3 arriba y 4

[page] 183

abaxo en cada lado: y los testículos ovales, largos mas de una pulgada. Se me pasó contar las tetas á las hembras; pero me pareció que un macho tenia 4 pares.

La frente es de un blanco amarillazo, que forma ángulo á una pulgada de la punta del hocico. Este color se prolonga en ámbos lados por una notable tira sobre el ojo sin tocarlo, incluyendo la oreja, por el costado del cuello hasta perderse en diminucion en la raiz de éste. Algunos tienen dicha frente y tiras mucho mas limpias y notables que otros. El cogote y hasta la cola inclusive con los costados del cuerpo, tienen un color mezclado; porque las puntas de los pelos son blancas amarillazas, y lo interior negro. La referida pulgada de la punta del hocico, y todo el resto de la cabeza, lo inferior del cuerpo, y las quatro piernas, son de un negro profundo. Interiormente tiene otro pelo pardo mas suave.

Buffon describe la Galera de Brown refiriendo muchos caractéres generales, que léjos de dar á conocer una especie, la confunden con las demas de la familia. En substancia no nos da mas gobierno, que de-

[page] 184

cir es parda, y que se llama Galera figurándose que este nombre se deriva de Tayrá Pero pudo advertir, que Galera en latin significa Virrete; y que Brown dió al animal este nombre porque le tiene blanco, y porque ademas es un carácter especial. Para que nadie dude, dice Brown 1: Galera. Statura Martis at nigra, pilis rigidioribus, auriculæ rotundæ villosæ, area ante oculos cinerascens, maculæ sub medio collo, non vero sub gula, mammis pone umbiculum quatuor. Solo le faltó decir que lo negro estaba en las partes inferiores, y en lo interior de los pelos de encima. Brown le cree africana; pero no dudo con Buffon que se equivoca.

Mi Autor 2 habla de este Huron diciendo, que enviáron de la Cayena un animal al Gabinete de Aubri, y que habiéndole exâminado, le pareció tan semejante á la Fuina, que cree poderse considerar simple variedad de ella; pues solo difiere en que es mayor, en el color jaspeado de blanco y negro, en las manchas de la cabeza, y en la cola mas corta. Le da 20 pulgadas sin

1 Tom. XXX. pág. 207 c (b).

2 Suplemento tom. V. pág. 264.

[page] 185

la cola, omitiendo lo largo de ésta. La descripción de los colores, aunque no tan exâcta y clara como la mia, no dexa duda que pertenece á este Huron.

Tambien lo es la estampa 25; pero le prolonga con exceso el hocico, y se lo adelgaza: le desfigura mucho la cabeza: le eleva las piernas, alarga y adelgaza el cuello; y en fin es mala. Sin embargo creyéndola Buffon, da al animal hocico mas largo que á la Fuina. Pero no sé de donde saca que los dedos de los pies se parecen mas á los de las Ratas y Ardillas, que á los de la Fuina. Y ménos entiendo como un Autor que confiesa y conoce tantas y tan grandes diferencias entre este animal y la Fuina, se llega á persuadir, que son simples variedades uno de otro: que vale tanto como creer que son la misma especie.

Nos copia 1 la descripción que Allamand hizo de un animal, que mi Autor dice se acerca á la Comadreja y al Armiño, aunque no le conoce. Allamand habla asÍ: "Me lo enviáron de Surinan con el nombre de Comadreja gris; y como adapta, al color, le llamo Grison. Todo el pelo sobre el

1 Suplemento, tom. V. pág. 278.

TOM. I. AA

[page] 186

cuerpo es obscuro, con las puntas blancas, formando un total gris obscuro; pero sobre la cabeza y cuello es de un gris mas claro. El hocico, todo debaxo y las piernas, son de un negro profundo; separando este color del mencionado gris una tira blanca, que naciendo en un hombro, pasa por debaxo de la oreja y mas arriba de los ojos y de la nariz, y continúa en el otro lado hasta el hombro." No es posible dudar que se trata de mi Huron menor. Pero como el Holandes describió un esqueleto pésimamente relleno, segun lo indica la estampa 27, no es extraño añada equivocadamente, que la cabeza es demasiado gruesa para el cuerpo, que sus ojos son grandes, y las piernas mucho mas altas á proporcion que las de la Comadreja. Agrégase que el individuo era tan jóven, que solo tenia 7 pulgadas sin la cola, y ésta 1⅚.

Tratando del Yagüaré verémos, que el Yquiepatl primero de Hernandez, y la Cbincbe de Feuille, pueden ser mi Huron presente.

[page] 187

NÚM. XXI.

DEL YAGÜARÉ.

Los Güaranís le llaman Yagüaré (Yagüá hediondo), que acomoda al animal; y los Españoles Zorrillo impropiamente.

No exîste en el Paragüay; y lo mas septentrional que lo he encontrado es en los 29½ grados, desde donde se extiende hasta, el Estrecho de Magallanes. Tambien dicen que le hay en Tucumán. Habita únicamente los campos, y no huye ni hace caso de ver al hombre ni á nadie; pero si conoce que le quieren incomodar, encoge el cuerpo, esponja la cola, levantándola hasta inclinarla y aun tenderla sobre el espinazo, y asÍ espera y arroja á quien se acerca con buena direccion como á dos varas de distancia un licor fosfórico, que dicen ser la orina; y es tan pestÍfero, que el Hombre, Perro y todos retroceden sin llegar á tocar el Yagüaré. Una sola gota sobre el vestido obliga á tirarlo, porque ni veinte lavaduras la quitan ta hediondez que

AA 2

[page] 188

apesta toda la casa. Este olor incomparable se percibe á veces en el campo hasta de una legua; y es voz general que reside en una bolsita junto á la via de la orina, y que se mezcla con ésta, arrojándolo todo junto: sin embargo yo no respondo que sea asÍ. Cuentan de los Cachorros que no expelen tal licor, y yo tuve uno en la mano sin que me perfumase; pero habiéndole soltado en la cocina, la apestó. Gruñe y sopla quando le incomodan, y no tiene otra voz. Los bárbaros llamados Pampas en Buenos Ayres, hacen mantas de cueros de Liebre y Agüarachay poniéndoles el contorno ó cenefa de pieles de Yagüaré, que son buenas y suaves, aunque conservan algun mal olor: las apreciamos no obstante, y usamos para alfombras, lavándolas ántes con xabon muchas veces. Aseguran que para coger los Yagüarés, se acercan los Indios espaciosamente; y que tomándolos por la cola, los levantan y matan en el ayre, porque de este modo no despiden la pestilencia. Algunos han observado, que acuden los Yagüarés adonde se ha muerto alguno de ellos; y por eso no suelen matar los que por las noches entran en

[page] 189

las casas campestres á comer los Pollitos y huevos, sino que los ahuyentan y matan léjos. Es muy comun sacarle el hÍgado y secarlo á la sombra; porque es voz general, que tomando un poco de sus polvos en agua ó vino caliente, son un especÍfico singularÍsimo contra el dolor de costado, y el mayor sudorÍfico que se conoce. Tambien es remedio especial contra la xaqueca el olor pestilente de sus orines.

Longitud 26 pulgadas: cola 8½, de las quaks 2¾ son pelos, y mas gruesa que los anteriores. El pelo de toda ella tiene dicha longitud, y el del lomo una pulgada; pero el de los costados del cuerpo es de 1½, y el del vientre muy corto y claro. Altura delante 8¾, detras 8½, viniendo esta difereacia de que las uñas allÍ son muchísimo mas largas. Circunferencia junto á los brazos 10½, detras 11½; y el cuerpo mas fornido que en los precedentes, con el cuello mas corta La cabeza donde principian las orejas es ancha 2¼ y larga 2½ desde allí al hocico. De éste al lagrimal hay 1½, y el ojo es obliqüo. Los bigotes solo se notan con cuidado por ser muy pocos, y la mandíbula superior excede 12 líneas, siendo el

[page] 190

colmillo de 4. La hembra tiene un par de tetas sobre los músculos pectorales, otro 2 pulgadas mas atras, y otro sobre el vientre. La oreja alta 15 líneas, pero apénas sale 6 de la cabeza. Las uñas delante iguales y de 12 líneas, quando las de atrás son apénas de 4. El descrito es macho, porque las hembras son 3 pulgadas mas cortas. Los testículos ovales de 12 líneas de mayor diámetro y el miembro sale, cerca del escroto, que es pelado

La punta del hocico tiene una notable peladura encima, y sobre ella una manchita blanca, de que carecen los mas de los individuos, A dos pulgadas del extremo del hocico principian juntas, y á veces separadas en la frente, dos tiras muy blancas, que siguen una en cada lado por encima del oido sin tocarlo, y por el costado del cuello y del cuerpo sobre las costillas hasta la raiz de la cola, inclusive sus costados. Todo el resto de la librea es negro. Algunos individuos raros carecen absolutamente de dichas tiras blancas: en otros se ven solamente en los costados del cuello: en otros se extienden mas ó ménos por las costillas sin llegar á la cola: y en otros se ex-

[page] 191

tienden mas ó ménos por los costados de ésta. Pero tales diferencias son puramente individuals. Tambien se han visto individuos albinos ó enteramente blancos. En las pieles de las alfombras se nota, que lo negro se vuelve castaño con el tiempo; y algunas muy rancias llegan á ser blancas amarillazas, y aun blancas á lo largo del espinazo.

Describe Buffon 1 la Ardilla suiza ó terrestre. Dice únicamente, que no habita los ár boles, sino en tierra los paises templados y frios de América: que eleva la cola, arqueándola sobre el cuerpo: que excava y se oculta en madrigueras, impenetrables al agua: que tiene el lomo negro ó pardo: que á esta lista acompañan dos blancas por los costados: que las listas blancas son quatro: que es menor que el Palmista: y que muerde fuertemente quando no está bien domesticado. De todo eso deduce, que se acerca mas á los Ratones que á las Ardillas en el natural y costumbres; pero yo veo que todo lo dicho adapta con exâctitud al Yagüaré, ménos dos cosas. 1.2 Que éste solo tiene una tira blanca ep cada la-

1 Tom. XX. pág. 164.

[page] 192

do: pero como Sagard Theodat le señala tambien dos listas, y ninguno de los Autores que hablan de él 1 le da 4, es claro que no tiene mas, y que Buffon erró, duplicándoselas. La segunda diferencia está en la magnitud; porque siendo el Suizo menor que el Palmista, y éste del tamaño de una Rata, será aquel como un Ratoncito, segun dice Hontan. Sin embargo el nombre de Ardilla indica mayor estatura; y si se atiende á que el Yagüaré recien nacido es del tamaño que se da al Suizo, se podrá sospechar que lo es. Lo que mas se opone á esta idea es el nombre de Ardilla, que da à entender tiene dientes de tal; pero haciéndole muy mordedor, se da en que maliciar, que los dientes son caninos: y no es nuevo ni raro que los Viageros y Naturalistas den á los animales nombres impropios, tomándolos de familias remotas.

Daubenton, que debiera aclararnos, describe 2 por Suizo, y da la estampa de un animal que no lo es; pues sobre que le lleváron á París de Rusia, y no de América, de donde es el Suizo; tiene diferentes

1 Tom. XX. pág. 165. Nomenclatura.

2 Ibid. pág. 186.

[page] 193

colores de los que Buffon da á éste. En seguida describe una piel, suponiéndola del Suizo, y digo lo mismo; porque tambien es Rusa, y no Americana.

Igualmente es Yagüaré el Gruiñ dor ó Soplon de Wood 1, que gruñe y sopla quando se le acercan, y excava madrigueras há cia al Estrecho de Magallanes, despidiendo un olor el mas detestable. Pero se equivoca atribuyendo la hediondez á los excrementos, y dando á entender que el motivo de excavar madrigueras es porque alguno se le aproxÎma.

Tambien son Yagüarés las pequeñas Zorras que despiden un olor tan insoportable, que apestaria al mundo entero si fuesen muchas, pues se percibe de mas de cien pasos, y entran de noche en los Pueblos del Perú, segun dice. Garcilaso 2.

Todo quanto Charlevoix dice 3 del Hijo del Diablo, ó Animal pestilente, pertenece al Yagüé, ménos el color, que dice tiene fondo gris, con dos tiras blancas; porque esto adapta mas bien á mi Huron me-

1 Tom. XXVII. pig. 83. c *.

2 Ibid. pág. 83. c (*).

3 Ibid. pág. 84. c. (a).

TOM. I. BB

[page] 194

nor; de quien pudo haber tomado el color, y lo demas del otro, embrollándolos por equivocacion.

Mi Autor describe su Coase, dándonos la estampa sacada de un despojo del Gabinete de Aubrí, que tambien exáminó y describió Daubenton. Éste 1 le da 16 pulgadas sin la cola, que tiene 7½ contando 1½ por el exceso de los pelos: que son medidas exâctas de un Yagüaré. También le pertenece el color castaño de todo el cuerpo, pues es el que toman las pieles añejas. Y la mezcla gris de que le tiñe sobre la cabeza, puede ser lo blanco que tiene allí, que estaria poluido con el tiempo: pero en caso sería de los individuos que carecen de tiras blancas. Le caracteriza ademas con hocico mas agudo y largo que el; Pekan, y con menor estatura: que igualmente son cosas del Yagüaré; y no debo dudar que lo es, pues aunque le da solo quatro dedos delante, creo se equivoca, quando es cosa de familia tener cinco.

Buffon dice, que dicho Coase es el Ysquiepatl que Hernandez 2 indica así: Ys-

1 Tom. XXVII. pág. 100.

2 Ibid. pág. 84. c. (a).

[page] 195

quiepatl, seu vulpecula quæ maizium torrefactum emulatur colore: pero suponiendo como se debe, que se trata de maiz, no hecho carbon, sino tostado segun le preparan en América para comerlo; su color será blanco amarillazo con algo negro; que es mucho mas aplicable á mi Huron menor, que al; Coase ó Yagüaré sin tiras. Así me parece que el de Hernandez es mi dicho Huron, y no lo que imagina Buffon.

Éste cree igualmente 1 que su Coase es el Ysquiepatl de Seba, á quien da 2 el color de maiz quemado(por lo que entiendo obscuro ó negro), aunque despues 3 asegura, que es pardo bastante uniforme, Pero yo no hago alto en estos colores mencionados por Buffon, sino de los que le da Seba 4, y son: castaño obscuro encima: la cabeza mas clara: vientre amarillo: y cola pardacon anillos amarillentos. Estas tinta son tan remotas de las del Coase, y de las del de Hernandez, que no sé como Buffon las aplica á uno ni á otro. Mas bien me inclino á

1 Tom. XXVII. pág. 85.

2 Ibid. pág. 88. c. (*).

3 Ibid. pág. 92.

4 Ibid. pág. 89.

BB 2

[page] 196

que pertenecen á mi Huron mayor, pues parece van obscureciendo desde la cabeza para atras; y es creible de la poca exâctitud de Seba, que le ponga en el vientre lo amarillo de la garganta y pecho, y que le señale anillos en la cola, contra el sistema de la familia, que parece haber adoptado colores longitudinales, y proscrito los de travesía.

Concluyo pues de todo, que el Ysquiepatl de Hernandez me parece Huron menor: el de Seba el mayor: el Coase Yagüaré sin tiras: y que BufFon se ha equivocado haciendo de los tres uno.

Feuilleé 1 habla de un animal, que dice llaman Chinche en el Brasil: pero este nombre es de un insecto. Omitiré lo mucho que refiere, sin mas fruto que hacer conocer es de esta familia, y me limitaré á los caractéres especiales. Le viste de gris obscuro, y le pone dos tiras blancas, que principiando sobre la cabeza, pasan por encima de las orejas, y terminan con arco en los costados del cuerpo. Dice que comunicó á su vestido un olor horrible y tan malo, que para disiparlo le costó mas de

1 Tom. XXVII. pág. 92. c. (*).

[page] 197

ocho dias, lavarlo, y asolearlo muchas veces. Le dixéron que este. olor venia de los orines, que lo esparcia con la cola, y que se orinaba, á la puerta de la cueva para que nadie entrase. Añade, que la cola es tan larga como el cuerpo, y enteramente semejante á la del Zorro; y que es el animal que principalmente destruye los Páxaros en las Pampas de Buenos Ayres.

Aquí veo que Feuilleé trata de un animal que. supone vivir en el Brasil y Buenos Ayres: y como mi Yagüaré no exîste en el Paragüay, es de presumir que tampoco en el Brasil: por consiguiente infiero que el Autor no trata de él. Sin embargo, le pertenece privativamente el olor detestable que le aplica, el expelerlo con la orina, y el durar muchos dias: aunque es falso, que lo esparza con la cola, como que se orine con el fin que dice á la puerta de la cueva. Tambien le pertenecen las tiras blancas; pero el color gris de que le viste no es de Yagüaré, sino mas bien de mi Huron menor, que lo es encima, y ninguno lo es debaxo. Ni destruyen tantos Páxaros como supone, ni tienen la cola tan larga como el cuerpo, ni absolutamente seme-

[page] 198

jante á la del Zorro. El vivir en el Brasil y Buenos Ayres creo que solo pertenece al citado Huron menor; con quien malicio que Feuilleé ha embrollado al Yagüaré, escribiendo mucho por informes equivocados.

Buffon 1 hablando del animal, que llama Chinche, dice, que es blanco encima, negro en los costados: la cabeza negra; ménos una banda blanca que se extiende desde el cogote á la nariz: y que la cola es muy esponjada y provista de pelos muy blancos, mezclados con un poco de negro. Estos colores se apartan bastante de los de la Chinche de Feuilleé: sin embargo Buffon le cita como si los hubiese copiado de él, y quando los animales de que tratan quizás son muy diversos; pues acabamos de ver que el de Feuilleé es Yagüaré ó Huron menor, ó mas bien un embrollo de ámbos; y el de Buffon parece un animal diverso, que no conozco, de la otra América. Aun otra equivocacion ha padecido, y es: figurarse que el de Feuilleé es la Chinchilla de Acosta, á quien llama mal Chincilla; pues ésta es otra especie de la cordillera de los Andes.

1 Tom. XXVII. pág. 92.

[page] 199

El mencionado Hernandez 1 Indica otro animal diciendo: alterum vero Conepatl, sev vulpecula puerilis unica tantum, (fascia) utrinque ducta, perque caudam ipsam eodem modo delata: y parece evidente que trata del Yagüaré, á quien privativamente pertenece tener en cada lado una tira blanca que continúa hasta por la cola.

Buffon sin embargo parece que describe 2 al propio animal, vistiéndole de negro, con cinco tiras blancas de la cabeza á la cola, contra el testimonio de Hernandez. Nos da de él una estampa, que es de sospechar apócrifa; no solo porque le marca tres tiras blancas en solo un lado, sino tambien porque parece que en París no habia tal animal quando no le describe Daubenton.

Brisson 3 indicaria á mi Yagüaré en su frase: Mustela nigra, teniis in dorso albis. Putorius striatus: sino hubiese otros Hurones de tiras albas: pero como Catesbi, Buffon, y Hernandez dicen que los hay, aunque no los conozco, la indicacion es equívoca.

1 Tom. XXVIII. pág. 84. c. (b).

2 Ibid. pág. 93.

3 Ibid. pág. 86. c. (*).

[page] 200

Kalm 1 habla de un Hediondo americano, diciendo que no despide la orina sino quando se le hostiga ó aporrea: que los bárbaros le quitan la vexiga despues de muerto, para que la carne no tome el olor de la orina: y que los Europeos no aprecian su piel, por gruesa y tener el pelo largo, aunque, los bárbaros hacen de ella bolsas, &c. Todo es indudablemente del Yagüaré: solo le falta ponderar la hediondez de los orines.

El propio Kalm 2 dice, que hay en Pensilvania, y mas al Norte y Sur, un animal llamado por los Ingleses Polecat: por los de Nuevayork Scunck: y por los Suecos del pais Fiskatte, que se asemeja á la Marta, siendo de su magnitud á poca diferencia: que es ordinariamente negro, con una tira blanca á lo largo del lomo, y otra en cada costado del propio color y longitud: y que es raro encontrar uno totalmente blanco. Estas señas pueden aplicarse á una piel de Yagüaré; pues he visto bastantes, á quienes por añejas, blanqueaba el espinazo; y de alguna pudo el Autor

1 Tom. XXVII. pág. 90. c. (*)

2 Ibid. pág. 92. c. (*).

[page] 201

tomar dichos colores: acreditando esto mismo el que todo lo demas que latamente refiere son caractéres del Yagüaré, ménos el hacerle subir á los árboles, y el decir que le centellean los ojos.

Gemelii Carreri habla del Yagüaré 1. Tambien sospecho lo mismo de Gumilla 2, que dice le llaman Mapurita los blancos, y Mafutiliqui los naturales del Orinoco. Pero trata de él y describe confusamente los colores, diciendo que todo el cuerpo es manchado de blanco y negro; y se equivoca creyendo que su pestilencia reside en los pedos.

Page Dupratz trata 3 de la Bestia pestilente de Luisiana, que igualmente creo Yagüaré. Viste á las hembras como yo; pero les dá machos enteramente negros, equivocándose en mi juicio; porque no hay diferencia sexûal, siendo los negros individuos raros.

Ultimamente el Ortobula de Fernandez 4 me parece Yagüaré, porque le viste

1 Ibid. pág. 95. c (a).

2 Ibid. pág. id. c (b).

3 Ibid. pág. 96. c (*).

4 Ibid. pág. 99. c (*).

TOM. I. CC

[page] 202

de blanco y negro, y en algunas parces de ó castaño, como se ve en muchas pieles. Verdad es que atribuye su pestilencia á las ventosidades, quando está en la orina.

El propio Fernandez denomina á otro animal Tepemaxtla, y solo dice, que casi tiene las mismas formas y naturaleza que el dicho; pero que en ninguna parte es acanelado. Aunque esto sucede á mi Yagüaré, se puede creer que no lo será quando dice ser ámbos del mismo pais, y les da diverso nombre. Lo mismo persuade el que da al segundo tiras blancas y negras. atravesadas en la cola; lo que no adapta al Yagüaré, y aun parece repugnar á su familia. En fin no conozco al Tepemaxtla aunque no extrañaría fuese Yagüaré ni que le diesen varios nombres, ni que el Autor le pusiese por equivocacion ticas al traves, siendo á lo largo en la cola.

Buffon 1 describe juntamente al Pekan y al Vison diciendo de ámbos las mismas cosas, que no bastan para hacerlos conocer, segun dixe en el Núm. XIX; donde declaré quien era el Pekan, y voy á hacer lo

1 Tom. XXVII. pág. 106.

[page] 203

propio con el Vison. Para esto recurro á Daubenton, y suprimiendo lo que no sirve, dice 1: "Tampoco he visto sino un despojo en el Gabinete de Aubri, llevado de Canadá. Tiene el cuerpo, principalmenteé el cuello, muy prolongado, la cola algo esponjada, y las piernas mas cortas, sombre todo las delanteras. El cuerpo es de 16 pulgadas sin la cola, y ésta de 7½, in cluyendo 6 líneas que excede el pelo negro, quien en el cuerpo es pardo acanelado lustroso."

En vista de lo estirado del cuello, no hay duda que se debe rebaxar como una pulgada á la longitud, y le quedarán 15, con 7½ de cola; que son medidas exâctamente proporcionales á las del Yagüaré y también le acomodan dichos colores; pero es de los individuos sin tiras blancas.

La estampa es violenta, porque le alarga detmasiado el cuello, y se lo adelgaza junto á la cabeza.

Al propio Yagüaré, y no al Pekan, adapta lo que dice Kalm 2, que despide un olor insoportable, y que por eso le llaman en

1 Ibid. pág. 111

2 Ibid. pág. 106. c (b).

CC 2

[page] 204

Canadá Bestia pestilente, y Hijo del Diablo.

En quanto al Ottay de Sagard Theodat 1, que Buffon cree Pekan, yo no conozco tal cosa en los caractéres que le dan, y se reducen á magnitud de un Gazapo, y pelo muy negro, suave, lustroso, bello, y que parece felpa. Sin embargo, no sé á quien esto convenga mejor que á un Yagüaré, sin tiras.

Por último, creo que mi Autor se equivocal 2 figurándose que la Marta, Fuina y Hediondo del antiguo Continente, se encuentran tambien en éste; porque los animales americanos de que habla, me persuado son mis Hurones, á mi ver muy diversos de los que nombra en Europa

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS FECUNDOS.

Aunque los Españoles suelen llamar Comadrejas á las especies de esta familia, he despreciado este nombre, pareciéndome im-

1 Ib. pág. 107. c (*).

1 Tom. XVIII. pág. 140.

[page] 205

propio, y porque en España le dan á un animal muy diverso. Y les llamo en general Fecundos, porque en realidad lo son.

Tienen la cola muy nerviosa, excesivamente gruesa, muy larga, pelada toda ó la mayor parte, escamosa, y se afianzan con ella como los Micos en las ramas de los árboles, que trepan fácilmente, y aun las paredes ásperas ó escabrosas. Los dedos son pelados, flexîbles, algo cortos, con un artejo ménos que los del hombre, vigorosos, y pueden servir para agarrar, y aun para llevar la comida á la boca, aunque creo que no lo hacen. Los de la mano son cinco, que se ensanchan apoyando en el suelo, formando un semicírculo, y de igual fuerza y longitud los equidistantes del medio, sin que el pulgar esté, mas separado, ni se distinga de los otros. Tambien hay cinco en el pie, los quatro como en la mano; pero el pulgar es redondo y mucho mas grueso que los demas, carece de uña, y está muy separado como en los Micos. Las uñas son muy agudas, delgadas, corvas y sobresalen poco á las yemas. Las quatro piernas fornidas y cortas; y por esto corren tan poco, que apénas llegan á

[page] 206

la mitad de un Ratoncito. La cara es vestida de pelo muy corto, bastante plana, muy larga, triangular, y termina en el hocico muy agudo, pelado y suavíimo. E1 respiradero abierto como en el Perro, y d ojo obliqüo y salton. La boca tan rasgada, que sus ángulos Caen baxo de los lagrimales; y está provista de mas dientes y colmillos que las del comun de los quadrúpedos; pues arriba hay 10 incisivos y colmillos agudos, y abaxo 8 de aquellos, siendo muchas las muelas. La mandíbula superior avanza algo, y tiene bigotes de Gato. La oreja desnuda, muy delgada, transparente y arzedondeada. El cuerpo mas largo que los Ratones: el cuello corto y el escroto demasiado pendiente de sus ligamentos, y poco holgado para lo que encierra. No manifiestan el miembro, que está oculto en el orificio, y dividido en dos desde la mitad en adelante. He visto en algunas especies que las hembras incluyen las dos vias en un solo orificio, y es de creer que en todas sucede lo mismo. Tambien he observado en las que he visto, que tienen las tetas colocadas en el contorno ó periferia de una elipse prolongada

[page] 207

sobre el vientre; y es de presumir que esto sea general. Igualmente lo es, segun he notado en algunas, y lo aseguran de todas, que paren los hijos sin pelo, muy pequeños, con los ojos cerrados; y que aplicando la madre uno á cada teta, las toman tenazmente, para no soltarlas hasta tener fuerzas para caminar y comer. Entónces cada uno se agarra; de la parte que puede de la madre, y ésta los conduce con mucho trabajo adonde va para buscarles alimento. He advertido, que algunas especies irritadas se orinan y erisucian esparciendo un olor bien incómodo, aunque se disipa con la ventilacion en algunas horas; y presumo que tambien esto es general.

La facilidad que les da la cola para afianzarse de las ramas, parece les debería sujetar á vivir únicamente en los bosques; sin embargo, lo cierto es que aunque no les repugnan sus orillas ni las selvas, prefieren los campos y pajonales, y aun las costas de los esteros, sin internarse jamas en los bosques grandes, ocultandose en las matas y brozas, ó baxo de los troncos, y en las madrigueras, que tambien excavan para refugiarse en ellas. Son animales es-

[page] 208

túpidos, no feroces, ni inquietos; y presumo se domesticarian á poca costa, aunque no concibo en esto utilidad. No caminan sino de noche, ni pueden coger otra caza que la dormida y de poca resistencia. Subsisten de insectos, huevos, Ratoncitos, Lagartijas, y aun creo que tambien de Ranas y Cangrejos; pero como la primera especie come ademas frutas, es de creer lo mismo de las otras. Dicha primera especie y la tercera suelen introducirse en las casas campestres, y aun en los Pueblos, y matar las Gallinas, limitándose á chuparles la sangre. Lo mismo hacen quapdo pueden sorprender Páxaros en el campo; y he encontrado un nido con tres Lechuzas á punto de volar, á quienes habia muerto y chupado la sangre uno de estos animales; porque ningun otro podia haber subido por la peña al nido. Es indudable que lo mismo practicará la segunda especie; pero como las tres últimas son mucho mas pequeñas, no se puede presumir tengan tal atrevimiento sino con Páxaros chicos. Todas se matan fácilmente por los Perros y con un palo; pues aunque soplan, estornudan y amenazan abriendo la boca como los Ga-

[page] 209

los, y muerden lo que se les presenta, no embisten, ni detienen el bocada, ni le sacuden, y son torpes aun para esto Sin duda las fieras y Páxaros de rapiña matan muchos de estos animales estúpidos y de poca defensa; pues aunque su fecundidad es extraordinaria, escasean los individuos No admiten librea sexûal, ni variedad de colores en la misma especie, segun resulta de mis observaciones; y su pelo, mucho mas suave ique el de los Hurones y Ratas, serviria para forros con mucha estimacion, principalmente el de algunas especies.

NÚM. XXII,

DEL MICURÉ.

Los Güaranís le dan este nombre, cuya últirria sílaba significa Hediondo; y los Españoles le denominan Comadreja. No es muy escaso en el Paragüay, ni en Buenos Ayres, y se oculta en los pajonales del campo y en cuevas agenas ú propias que excava en tierra; pero tambien habita las selvas y

TOM. I. DD

[page] 210

costas de bosques, y sube á los árboles á comer frutas. Un individuo cogido adulto permitia le manosease su dueñ y no otro, á los ocho dias sin indicar agradecimiento; y aunque no quiso comer carne, porque le daban naranjas y sangre de Vaca: he visto que otros la comian no dándoles otra cosa. Infaliblemente se orina y ensucia quando le irritan, esparciendo un olor muy malo, capaz de encalabrinar, aunque se dissipa en algunas horas por la ventilacion, y no es suficiente para evitar que le maten y coman mis Gatos silvestres.

A lo largo del vientre de la hembra hay una raja ó abertura como la que resulta desprendiendo un hombre gordo algunos botanes de la chupa. Dentro á lo largo de las bordas ó pliegues hay una cavidad que va en aumento para atras; de modo que en el ángulo anterior es nada, y en el posterior, donde se unen las cavidades de los costados, es ya una bolsa muy capaz, que se extiende por dentro hasta el pubis. En lo interior de la cavidad que abre y cierra quando quiere, apartando ó uniendo los labios de la raja, se encuentran 13 tetas, la una en medio, y

[page] 211

las demas en la periferia de una elipse. Una hembra adulta solo tenia 11 tetas, y otra á quien faltaba poco para serlo tenia la bolsa y sus labios poco sensibles, tambien con 11 tetas; de donde infiero que el número de estas varía: de 11 á 13, y que las hembras no tienen bolsa sensible hasta que la necesitan, segun se advierte en los cachorros. Los hijos toman cada uno su teta con tal tenacidad que se suelen romper los pezones al despegarlos. El 30 de enero cogí en los 32½ grados una hembra con sus hijos, á quienes apuntaba el pelo, teniendo los ojos cerrados con 5½pulgadas de longitud total; y el dia último de octubre pillé otra en los 27 grados á las 7 de la noche, y la ahorqué dexándola colgada al sereno por la cuerda. El dia siguiente encontré en su bolsa 13 cachorros de las medidas y todo como los dichos; y habiéndoles hecho soltar las tetas con bastante fuerza, los arrojé á las 7 de la mañana, notando que se sostenian en pie con bastante trabajo, y que llamaban á la madre estornudando baxamente. Dexé la madre colgada, me fuí á cazar, volví á las tres de la tarde, y encontré que un

DD 2

[page] 212

muchacho habia metido seis cachorros en ta bolsa, y que estaban tan agarrados í las tetas que fué menester romper algunas para separarlos. Los que no habian entrado en la bolsa se habian muerto. En noviembre vi otra en el Paragüay con 13 hijos idénticos á ella, y de la mitad de la longitud que los adultos. No mamaban, ni entraban, ni podian caber en la bolsa, y la madre los conducia á todos, agarrandose ellos muy bien de la cola, brazos, piernas y cuerpo de la madre, quien con mucho trabajo podia caminar llevando á muchos arrastrando. Es voz general que su grasa es específico para curar almorranas con pocas unciones; y dicen que sucede lo mismo comiendo su carne, que aseguran ser tierna y sabrosa.

Aunque algunos ya adultos no pasan de 26¼ pulgadas, describiré el mayor que he visto. Longitud 30 pulgadas: cola 13⅙, las 4¼ peludas, y el resto hasta la punta con rarísimos pelos, que apénas salen de las escamas. Es redonda, ménos la parte que enrosca, donde hay debaxo alguna compresion. Su circunferencia en la raiz es 2⅚: la de junto í los brazos 9½, y la de atras

[page] 213

9¾. Altura delante 8⅙, y detras 8½. La mayor anchura de la cabeza 2¼, su longitud 4½ y de lo anterior de la oreja á la punta del hocico 3½. La mandíbula superior excede 7 líneas; y los mayores bigotes, dirigiéndose á la oreja, casi la tocan, y otros van hácia arriba. Tras del ángulo de la boca hay siete pelos ó bigotes largos, los inferiores blancos, los demas negros. La oreja alta dos pulgadas, ancha 1¾, elíptica, delgadísima, obscura en la raiz, lo demas blanco, y mas caida que en todos. Los colmillos de 6 líneas, e1 respiradero separado del otro por una canaleja blanca. El dedo medio y mayor de 9 líneas en la mano. El escroto obscuro, con vello corto color de paja. Los testículos largos 11 líneas, gruesos 7 delante, ménos detras, tienen un pezon, y están 7 líneas separados naturalmente del cuerpo por la piel que encierra los ligamentos y empieza en el orificio. La verga muerta y tirada sale 20 líneas del ano, de las. quales la mitad es cilíndrica, y el resto hasta el fin está dividido en dos miem brecillos de 2½ líneas de diámetro cada uno, siendo cilíndricos hasta los dos tercios, y disminuyendo despues hasta acabar en pun-

[page] 214

ta. La hembra incluye las dos vias en un orificio.

Una mancha obscura comienza tras del ojo, y encerrándolo con escasez continúa hasta el bigote. Otra algo mas negra nace en el caballete del hocico frente del lagrimal, y sube hasta entre las orejas, donde ensancha mucho continuando por el centro del cogote. Los brazos y piernas negros, y el pelo desde el radio abaxo y en el metatarso y cara es muy corto. Todo el resto del vestido tiene dos pelos: el mas breve, abundante, tupido y suave blanco amarillazo, con las puntas negras en todo lo superior y costados, y entre los brazos, aunque se nota mas lo negro á lo largo del pestorejo, lomo y cola. El otro pelo es de dos pulgadas, blanquizco, grueso, raro, no sentado, y sale notablemente sobre el otro, mas en la espalda y hasta la cola y costados. Ambos pelos están muy mezclados, son suaves, dóciles, no sentados, y qualquiera compresion ó el viento los apincela; esto es, los amontona de modo, que juntándose muchas puntas negras, forman como manchas dexando claras ó agujeros blanquizcos. Las tres pulgadas pe-

[page] 215

ladas de la cola son negrizcas, y el resto hasta la punta blanco amarillazo. Cogiéron en Misiones un individuo albino ó enteramente blanco.

Buffon 1, hablando de su Sarigué, confunde á mi ver al Micuré con mis dos especies siguientes; y siendo necesario tener ideas claras de las tres para entender lo que imagino, suspenderé la crítica de la Sarigué hasta haber descrito las dos especies que siguen.

Enviáron de Cayena al Gabinete de París un animal macho, á quien Buffon 2 denomina Erabier, y Cbion erabier, porque cree se alimenta principalmente de Cangrejos. Asegura que era jóven, y que aunque los Viageros le han comparado al Perro y al Zorro, tiene ménos relaciones con ellos que con la Sarigué; pero que es mucho mas grueso, y que la hembra carece de bolsa. Le describe substancialmente así: "Longitud 17 pulgadas sin la cola, que tie ne 15½, con 10 líneas de grueso en la raiz. Cabeza 4 pulgadas hasta el cogote. Altura delante 6¼, detras 6½ Ojo no

1 Tom. XXII. pág. 135.

2 Suplemento tom. VI. pág. 125.

[page] 216

grande: bigotes negros de I7 líneas, otros sobre el ojo de 15, y otros en la quixada hacia, la oreja. La abertura de la boca de casi dos pulgadas, el colmillo de arri ba corvo, y sobresale á la mandíbula in ferior. Oreja desnuda, caida, delgada, an cha y redonda. Cinco dedos en todas par tes, y el pulgar de la mano como los otros, con uña aguda y acanalada; pero el del pie la tiene plana, y es grueso y se parado como en los Micos. La cola esca mosa y gris. La borda del párpado ne gra. El pelo del cuerpo lanoso, muy mez clado con otros pelos largos derechos que van creciendo hácia los muslos y el espi nazo; quien está todo cubierto de estos pelos largos 3 pulgadas, que hacen apa riencia de crin de la espalda á la cola. Estos pelos largos son blancos hasta la mitad, y obscurecen en el resto hasta la punta. El pelo de los costados es blanco amarillazo como el vientre; pero tira mas á acanelado hácia la espalda, muslos, cue állo, pecho y cabeza, donde la tinta aca nelada se mezcla con pardo en algunas partes. Los costados del cuello acanelados, con las piernas y pies obscuros."

[page] 217

Reflexîonando esta descripcion, encuentro que el Crabier y el Micuré convienen en el tamaño del ojo, y en la mancha obscura que le rodea; en los bigotes y pelos largos sobre el ojo y. en el costado de la cabeza; en la abertura de la boca y colmillos; y en la oreja. La cabeza es de la propia longitud; pues aunque el Autor se la abrevia algo, y lo mismo á las alturas delante y detras, sospecho es porque tuvo un Crabier descarnado, y porque tomaría las alturas. verticales sentando las patas. E1 largo del cuerpo es lo mismo; y si le prolonga la cola dos pulgadas, es de creer viene, de que la estiráron demasiado en la preparacion del esqueleto. Ambos están vestidos de dos pelos mezclados que crecen de la espalda á la cola, formando crin en el espinazo; y los colores son los mismos, sin mas diferencia que trocarlos: esto es, dar el Autor el color de los largos á los cortos, y al contrario; lo que se puede creer equivocacion, porque no arrancando los pelos y exâminándolos en la mano, no es muy fácil distinguir quienes son los de apuntas negras. La tinta acanelada que pone en algunas partes, puede creerse pol-

TOM. I. EE

[page] 218

vo ó vejez. En fin, bien meditado todo, no encuentro mas diferencias notables, que dar el Autor mayor longitud á los pelos, decir que el individuo era jóven, que la hembra no tiene bolsa, y que hay uña plana en el pulgar del pie. Pero lo primero puede Ser equivocacion del Autor ó de su amanuense: lo segundo y tercero no pudo saberlo sino por informes de Laborde, que no merecen fe: y lo de la uña plana es en mi juicio mal vista; pues no miró á este animal con bastante reflexîon, quando le compara y encuentra semejanzas con un Perro pachon, no solo en el total, sino tambien en la cabeza; que dice no difiere mucho: que son cosas en mi sentir extrañas.

Laborde cuenta del Crabier cosas raras. Le hace habitar lugares pantanosos, y vivir sobre los árboles, alimentándose de Cangrejos. Todo se le puede pasar, aunque no absolutamente el que le hace sacar los Cangrejos de los agujeros con la cola, y dice se queja quando ellos se le agarran; que son cosas que nadie las creerá. Le hace gruñir como Lechoncillo, y no hay tal; porque ningun Fecundo tiene mas voz que bufar y estornudar. Asegura que pare de

[page] 219

4 á 5 hijos, quando produce 13. Y supone que los deposita en agujeros de árboles, quando los lleva en la bolsa y despues á cuestas. La estampa que nos da, le eleva el entrecejo y las piernas, le adelgaza la oreja, y le indica el miembro.

Tambien describe 1 otra Sarigüé de los Ilineses, diciendo es larga 15¼ pulgadas sin la cola, que tiene 1¼; pero como esta medida sería un disparate, es evidente que la unidad no debe estar en la columna de las pulgadas, donde la pone, sino en la de los pies, y será la cola de 12¼. Estas medidas son justamente del Micuré, á quien tambien pertenece lo que añade, y es: que tiene cola escamosa y pelada: oreja desnuda, parda y delgada como pergamino: cabeza blanca, con una mancha obscura que ocupa el ángulo del ojo, y termina suavizándose á la parte de la nariz. Que el pelo que cubre el cuerpo hasta la cola, y el de las piernas es pardo, mas ó ménos ceniciento, y mezclado de pelos blancos largos 2¼ pulgadas; y que lo inferior del cuerpo es ceniciento blanquizco. De manera, que todo es identidad, ménos lo siguiente.

1 Suplemento tom. XII. pág. 20.

EE 2

[page] 220

Le tiñ de negro la punta de la nariz; lo que presumo venir de la sangre qüagulada ó de la muerte. Le da Uña plana que no excede á la carne en el pulgar del pie; donde seguramente no la tiene ningun Fecundo: le pela totalmente la cola; lo que tampoco dudo es equivocacion: y le achica las orejas, porque estarian achicharradas. La estampa tiene el defecto de pelarle toda la cola, el de elevarle mucho las piernas, el de aguzarle y enderezarle la oreja, rasgarle poco la boca, y hacerle mirar arriba.

Todavía describe otra de pelos largos 1, sin decir de dónde la hubo; pero no es dudable que Veria algun despojo. Dice que la cabeza se asemeja á la de los llineses: que tiene pardas las piernas y pies, con los dedos blanquizcos: que hay en el cuerpo tres bandas pardas indecisas, una á lo largo del cuerpo y otra en cada costado: que el cuello es acanelado de la oreja al hombro: que este color se extiende al vientre, y domina por parages en varios lugares del cuerpo; y que la cola escamosa tiene en su orígen pelos blancos y pardos.

1 Suplemento tom. XII. pág. 23.

[page] 221

Todo eso persuade y convence que este animal es Mairé; y mas que todo las bandas indecisas, que el viento ó qualquiera contacto forman con el pelo de este animal. Lo acanelado es de creer sea polvo de Cayena ó porquería; y si el Autor da al cuerpo 20¼ pulgadas, es porque la piel estaba muy mal rellena; de donde tambien procede el añadir que tiehe cola mas corta, sin señalar su medida. La estampa es muy mala.

NÚM. XXIII.

DEL LANOSO.

No he visto sino el presente macho, que me regaló en el Paragüay D. García Francia, asegurándome, lo mismo que otros, que la1 hembra tiene bolsa semejante á la del Micuré, donde mete los hijos. Me le diéron muerto, y á esto atribuyo que no oliese mal. Le describí quando no tenia los conocimientos que hoy; y metiéndole en aguardiente, lo despaché al Real Gabinete de Madrid.

[page] 222

Longitud 22⅙ pulgadas: cola 13½ de las quales las 4½ de la punta carecian de pelo, aunque sigue lo lampiño por debaxo hasta completar 9. Su Circunferencia en la raiz es de 19: línease y no es cñnica ñ redonda, sino prismática triangular con los ángulos muy achafianados, y una canaleja sigue la medianía; del plano inferior. La circunferencia del cuerpo 5 pulgadas. La cabeza larga 2¼ ancha 1½ entre las orejas, y disminuye hasta la punta del hocico, que es blanquizca con una canaleja que separa los respiraderos. Los bigotes negros, muy largos. Tambien los hay algo detras y debaxo del ojo, cuyo iris es color de lana de Vicuña. Igualmente hay algunos pelos rubios tras del ojo, y blancos en la canal de, la nlandíbula inferíor. La oreja es alta 12 líneas, ancha 6, elíptica, algo caida, pelada dentro y hasta la mitad fuera, muy delgada, cárdena, y cerca de la raiz delante hay una. punta que sobresale en la borda. La mandíbula superior excede 4 lineas: tiene 10 incisivos: los dos; del medio, que son algo mas largos y fuertes, forman seno en la punta. Abaxo hay 8, que dexan en medio un hueco que se llena

[page] 223

por los dos largos de arriba; donde ademas se ven dos colmillos en cada lado separados por un portillo, y el exterior y mayor de 4 líneas. Abaxo los mismos colmillos y las muelas en todo son 16. El estcroto, que carece de pelo y es blanco azulado, cuelga 10 líneas. Los testículos tienen 6 de diámetro con un pezon en lo inferior, y están demasiado oprimidos.

Nace det hocico una tirilla obscura ancha una línea, que sigue hasta acabar en el cogote. E1 contorno del ojo es de canela encendida; y entre ella y dicha tirilla hay pardo claro. El ocipucio, lo anterior y exterior de los brazos, lo anterior de las piernas y el tarso, son de color de tabaco roxo. Lo mismo es el espinazo, aunque mas opaco; y el resto del cuerpo pardo blanquizco, dominando mucho lo blanco en las partes inferiores, y entre los brazos y piernas. El pelo de la cara muy corto: el del lomo, cola y postrero de las piernas, de una pulgada, y en lo demas no tan largo; pero todo muy tupido, lanoso, suave, y excelente para forros Lo pelado de la cola blanco.

Mi amigo D. Pedro Blas Noseda pilló

[page] 224

otro macho en los campos hácia los 27 grados, y le alimentó algunos dias con sandía, porque no quiso comer carne. Se le escapó, y le encontró muerto entre las ramas de un naranjo inmediato. La descripcion que hizo no difiere de la mia, sino en que le da una pulgada ménos, y en el modo de explicar los colores, que es el siguiente. "Lo interior de los pelos es azulado, y la superficie blanquizca en las partes inferiores, mas en el vientre y entre las piernas. Dicha superficie en el resto es baya roxiza, mas viva sobre la cabeza, en el contorno del ojo, en los costados del cuello, y en lo exterior de los brazos y piernas. En la frente entre los ojos se nota á lo largo una sombra negra; y el ojo es roxizo, con la pupila larga como la del Gato."

Describe Daubenton al Cayopollin 1 diciendo: "Es mayor que las Marmosas á quienes se asemeja mucho en las proporciones del cuerpo; ménos que el hocico es mas grueso, las orejas menores, y la cola mas larga. El ojo está limitado únicamente de negro, y no circundado, con un

1 Tom. XXI. Pág. 235.

[page] 225

anillo de este color como en la Marmosa. Una tira negrizca sigue el caballete del hocico, siendo el resto de éste gris ceniciento. La frente, lo alto de la cabeza, el cogote, encima y costados del, cuello, espalda, lomo, costados del cuerpo, la grupa, lo vestido de la cola, lo exterior de las quatro piernas, metacarpo, y metatarso: todo tiene un color ceniciento mezclado de canela y gris, siendo cada pelo ceniciento en la mayor parte, con las puntas acaneladas ó grises. La canela dornina en el cogote y cuello. Los costados de la cabeza, la mandíbula inferior, garganta, todo debaxo, y lo interior de brazos y piernas, amarillazo muy pálido, casi blanquizco. Los pelos mas largos de 7 líneas; y la oreja no los tiene sino en la raiz por fuera. La cola vestida solo 1⅙ línea en la raiz; y en lo demas tiene diferentes colores; pues es pardo casi en el tercio de su longitud, y el resto hasta la punta amarillazo, con manchas pardas. Longitud 7¼ pulgadas sin la cola, que tenia 5 5/12."

Me parece no haber duda en que esta descripcion es exâcta de un Lanoso no adul-

TOM. I. FF

[page] 226

to; sin mas diferencia que vestirle poca parte de la cola, y manchársela de pardo: lo que puede muy bien ser porquería; y quizás lo pelado de la cola sería por debaxo, donde lo es mas que encima. Añade Buffon, por informes 1, que los hijos con el miedo abrazan á la madre: lo que es carácter general; y no se agarran por miedo únicamente, sino siempre que la madre camina, porque los lleva á cuestas. Supone que educa y cria los hijos en los árboles; quando tambien habita los campos, y nunca abandona á su prole. Dice que Fernandez fué quien primero le describió en Nueva España: que Nieremberg le ha copiado: y que Seba le supone Africano. En lo último estoy con Buffon, que le hace de América.

Por lo que toca á la nomenclatura: El nombre de Animal caudimanum, que le da Nieremberg, acomoda á todos. El de Raton americano de Charleton y Seba, padece el mismo defecto, y es impropio. La frase de Brisson: Pbilander saturate spadiceus in dorso, in ventre ex albo flavicans, cauda ex saturate spadiceo maculata: es errada en

1 Tom. XXI. pág. 231.

[page] 227

lo de cola manchada; y lo demas tampoco incluye carácter especial, por poderse aplicar á otras especies; pero se equivoca en hacerle Africano.

Describe mi Autor 1 al Filandro de Surinan, que Sibille Merian indica así: Hicgenus Gliris silvestris depictum est qui catulos, quorum uvlgo 5 vel 6 una fœtura, enititur, in dorso secum portat, ex flavo fuses coloris, at subucula ejus alba est. Cum antra exeunt alimenti causa à catulis circumeurruntur, qui jam saturi vel molestias, suspicantes illico matris dorsum ascendunt & caudas suas parentum caudis involvunt, qui illos statim in antra apportant. Es yerro que sea Liron: y todo lo demas es caracterizar la familia, sin poderse conocer al animal, sino por el color blanco debaxo y roxizo obscuro encima. Sin embargo esto me inclina á creer que es Lanoso, por adoptar á este mejor que á nadie esos colores.

Dice mi Autor, que Seba dió para la hembra la misma estampa de Merian, añadiendo otra del macho. De éste dice Seba, que su vestido es suave, lanoso amarillo

1 Tom. XXX. pág. 208.

FF 2

[page] 228

acanelado ó roxo claro en el lomo; y que la frente, hocico, vientre y pies son amarillos blanquizcos. Estos colores creo son del Lanoso, como el ojo brillante y la cola muy larga. Le circunda el ojo de pardo obscuro; lo que se me pudo pasar al describir el Lanoso, por ser yo principiante, Asegura parir cinco ó seis hijos; y tal vez serán mas: pero no se agarran precisamente con la cola á la de la madre, como da. á entender, sino tambien al cuello, piernas, y donde pueden: ni la madre correr con ellos como supone, pues apénas la dexan mover. En fin, es tiempo poco útil el que se emplea en aclarar las cosas de Seba. De contado no le creo quando dice que tiene orejas derechas, dientes de Liron, uña plana en el pulgar del pie, y que gruñe como Lechoncillo, teniendo la cola del macho manchas obscuras, de que carece la hembra.

[page] 229

NÚM. XXIV.

DEL COLIGRUESO.

Aunque todos tienen cola muy gruesa, la de éste lo es tanto en la raiz, que casi parece continuation del cuerpo; y se afianza ménos con ella que los anteriores. Las orejas son mas chicas, ménos redondas, y algo mas derechas; y la cara no es tan plana, ni el hocico tan largo y agudo, ni hay canaleja, entre los respiraderos, y el cuello es tan grueso como la cabeza. En una casa campestre le ví atado á un banco; y noté habia excavado una cueva poco honda en el suelo, y que habiéndosele acercado un Loro doméstico, le mató al instante. Se dexaba manosear, no obstante ser adulto, y hacer pocos dias que le habian cogido. Le alimentaban con carne cruda: yo le dí un Ratoncito muerto, y le comió la cabeza. Me pareció tan estúpido, tranquilo y torpe como el Micuré, y no advertí tuviese mal olor, quizás porque no le ví irritado. Tampoco noté olor, á otros dos. Machos

[page] 230

idénticos, ni á dos hembras que he tenido. Vive en el Paragüay y Buenos Ayres en los campos, internándose á veces en las casas con el fin que el Micuré.

Longitud 23 pulgadas: cola 11, redonda, y su circunferencia en la raiz de 2½. La de junto á los brazos 6⅔, y detrás 6¾. Baxo del ojo es de un acanelado claro, que dando vuelta por el ángulo de la boca, y ocupando lo inferior de la cabeza, sigue por todo baxo del animal. Las manos, pies, y cara de los ojos en adelante, son obscuros; y el resto sin excepcion difiere poco en color del Ratoncito casero, siendo su pelo no mas largo que el de la Rata. Algo mas de un tercio de la cola tiene pelo como sobre el cuerpo; y el resto de ella es lampiño con raros pelos cortos y negros que nacen entre las escamas, tambien negras, ménos 1½ pulgada de la extremidad que es blanca. E1 escroto velludo, pendiente como en todos.

Me vendiéron una hembra, diciendo haberla visto matar á una Víbora. Su longitud era 20 pulgadas: cola 8¾, con dos de ruedo en la raiz. Solo difiria del macho, en que lo acanelado claro de éste, era en ella

[page] 231

blanco pálido ó amarillazo. En lugar de la bolsa de las hembras anteriores, tiene entre las piernas dos pliegues notables, abiertos en elipse, que encierran poquísimo seno. Entre ellos estaban las tetas en la periferia de otra elipse concéntrica y larga; con la singularidad que habia quatro en el costado derecho, dos en el izquierdo, y ninguna en medio. Otra hembra jóven era lo mismo, ménos que los pliegues apénas eran sensibles, y se me pasó contarle las tetas; Las de la primera eran tan notables, que me pareció que hacia poco que habia dexado de dar de mamar: y tambien tuve el descuido de observar con mas cuidado, si las que le faltaban en el costado izquierdo y centro, era únicamente por no haber dado de mamar con ellas.

Ademas de los dichos pillé dos machos idénticos, uno jóven de 15 pulgadas, y el otro de 21. La cola de éste tenia 10: su circunferencia junto á los brazos de 5⅔, y detras poco ménos. Los bigotes casi de 3: y la diferencia en el vestido consistia, en que lo acanelado daro del primer macho, era en éste de tabaco roxo claro ó no vivo; y el resto del uniforme del mismo tabaco

[page] 232

fundido con pardo. El escroto colgaba 9 líneas y el colmillo tenia 5.

Dios me dé paciencia y claridad para desenvolver el embrollo, que creo han hecho con este animal y los dos que le preceden. Separando lo que es general, y no viene al caso: dice en substancia Daubenton 1 del Sarigüé de sus estampas 45 y 46, que supone de macho y hembra: "Desde la punta del hocico á lo lampiño de la cola que tiene pelo en 2½. pulgadas de la raiz, es pardo roxizo, mas roxo en la cabeza; y el pardo tiene una tinta gris reluciente, porque las puntas de los pelos mas largos, que lo son de 5 á 6 líneas, son de dicho gris. El pelo de la base de la oreja blanco sucio, y se advierte una mancha de este color en cada lado delante de la oreja sobre el ojo. La punta del hocico, el labio superior, todo debaxo, una parte de la faz externa del cúbito, y los quatro pies íntegros, son blancos sucios, algo mezclados con canela en el vientre. Lo lampiño de la cola es en parte pando y en parte blanco; y la oreja pelada, arredondeada y grande. Tiene 9½

1 Tom. XXI. pág. 181.

[page] 233

pulgadas de longitud sin la, cola, que es de 9¼. Sobre; el vientre de lá hembra habia una bolsa, en. que encontré quatro tetas puestas en los ángulos de un quadro, y otra en medio. Allí habia quatro Cachorritos largos como 2 pulgadas sin la cola, que no llegaba á 1½."

Reflexîonando advieto 1o, que como los Fecundos viven bien entre el Trópico y los 36 grados, y he descrito seis especies; es de presumir que las conozco todas, á lo ménos las grandes; y por consiguiente, que habré visto las que describe Daubenton. 2.o que este Autor da al Sarigüé macho de la estampa 45 9½ pulgadas sin la cola, y á ésta 9¼; que. son medidas puntuales, y carácter singular del Coligrueso: como la longitud del pelo, y tener 2½ pulgadas peludas en la raiz de la cola. Tambien lo es dicha estampa, aunque le adelgaza la cola en la raiz, 3.o que la bolsa no puede adaptarse al Coligrueso, porque no la tiene, sino al Micuré ó al Lanoso; y no siendo aquel, segun lo convencen las medidas, tetas y todo, dicha estampa 46 de la hembra es forzosamente del Lanoso, aunque mala; porque sobre figurarle impropiamen-

TOM. I. GG

[page] 234

te los brazos, piernas y dedos, le aguza las orejas, le raja al través la bolsa debiendo ser á lo largo; y le adelgaza la cola, pelandosela enteramente, quando segun se dice 1 debe tener pelo en los tres quartos de su longitud: que es otro carácter especial del Lanoso. A quien tambien compete lo que dice de las orejas y colores; pues las pequeñas diferencias que se, advierten, es de creer, y no lo dudo, vienen del modo de explicarse, y de que el tiempo, ó el licor alteráron algo las tintas de Daubenton.

De estos antecedentes se concluye, que el citado Autor se equivocó creyendo ser de una especie los originales de las estampas 45 y 46: lo mismo que en figurarse que los de dichas estampas eran la propia especie que el que indica despues 2; sin reparar, que la hembra de la estampa 46 era adulta, pues habia parido y tenia hijos en la bolsa, y que numerando solo 18¾ pulgadas de longitud total, era imposible pudiese pertenecer á la referida especie indicada despues, dándole 31⅔ y de longitud:

1 Suplemento tom. XII. pág. 20.

2 Suplemento tom. XXI. pág. 186.

[page] 235

esto es, 15⅔ de cuerpo y 16 á la cola. Estas son medidas indudables del Micuré; lo mismo que todas las demas, sin mas diferencia que la resultante de haberlas tomado de despojo y yo del natural. Lo propio confirma la bolsa, aunque extraño le encontrase solo tres tetas en cada lado y otra en medio, quando en la que ménos he visto once. Me admiro tambien de que Daubenton no advirtiese la grande diferencia de colores, de longitud de pelo, &c. entre este individuo último y los de las citadas estampas.

Cayó sin duda Daubenton en tales equivocaciones inducido de la respetable autoridad de Buffon; quien creyendo que mis tres primeros Fecundos: esto es, los mismos que acabo de exâminar en Daubenton, eran una sola especie, la llama Sarigüé, y se propone describirla; pero ya se dexa entender lo que hará, y los nombres y frases que reunirá equivocadamente. Yo no podré aclararlo todo careciendo de los Autores que cita, haré sin embargo algo. Describe Buffon 1 su Sarigüé, Zangüé, ó Zarigüéyá, suponiendo te denominan así en

1 Tom. XXI. pág. 135.

GG 2

[page] 236

el Brasil, y afirmando que por acá el ca suena sa. Esto es falso: lo que hay es, que los Güaranís pronuncian la z con un sonido medio entre z y s; de modo que Zangüé suena casi lo que Sarigüé. Este nombre, que escribo como corresponde al idioma del pais, está vinculado en, el Paragüay á una division de la Nacion Payaguá de Indios bárbaros, y el de Sariguéyá ó Zarigüéyásignifica Xefe de los Sarigüés; por consiguiente tales nombres son inadmisibles para ningun animal, Lo propio digo de los de Seruoi, Cerigon, Sarigoi, Carigüé, y Carigoi, adoptados por varios Autores; porque todos parece deducidos de Sarigüé. El de Taiibí; que admite Marcgrave, debe ser Tiaibí (orina como lluvia), y tampoco sirve para llamar á nadie. El de Tupatiimá, que adopta Pison, está sin duda corrompido, eomo el de Maritacaca. Finalmente ninguno de; dichos nombres se da aquí al animal, ni son adeqüados para eso.

Mas no se ha de pensar que creo, que todos los Autores quedos han dado, hablan de la misma, bestia; pues no dudo que tratan de varias. Lo propio digo de otra multitud de nombres y Autores citados en

[page] 237

la nomenclatura. De contado Maffee 1 dice de su Cerigon, que le cuelgan del vientre dos bolsas, en que lleva los hijos; y como esto sea adaptable á mis dos especies primeras, no sé de qual habla. Buffon, dando por sentado que trata de su Sarigüé, se mete á explicar cómo deben entenderse las dos bolsas, porque en realidad no es mas de una: y dice ha visto, que quando las glándulas mamarias están hinchadas por la leche, hacen un volúmen tan considerable dentro de la bolsa, que parece dividida en dos. Pero yo creo que Maffee quiso decir lo que Gumilla 2: y es, que debaxo de cada pliegue hay cavidad ó bolsa.

Dice tambien 3, que no se sabria si el Serigoy de Lery era Sarigüé, si no lo indicase la semejanza del nombre. Y en verdad, aunque añade Lery ser animal del Brasil, que huele mal, y que su color es una especie de gris; no basta eso para hacer conocer la especie, quando hay varias á quienes puede aplicarse. Pero de qualquiera que hable, se equivoca diciendo, que la hediondez

1 Tom. XXI. pág. 136.

2. Ibid. pág. 139.

3 Ibid. pág. 137.

[page] 238

reside únicamente en la gordura de los riñones.

Indica Gumilla 1 el Faras ó Ravale del Orinoco, sin decir sino que tiene bolsa para llevar los hijos: y como esto sea adaptable, segun creo, á mis dos primeras especies, ignoro de qual de ellas trata. Lo mismo digo de todos los Autores que no hayan dado otro carácter que el de la bolsa. Sin embargo como Gumilla le dá solo quatro hijos, y esto no puede aplicarse al Micuré, es de presumir que el Faras sea Lanoso.

La frase 2 Vulpes major putoria, cauda teriti & glabra. Carigüeyá brasiliensibus. Marcgrave Opossum: sería indeterminada, á no ser el adjetivo major, que indica ser el mayor de los Fecundos; aunque en realidad no convence que lo sea, sino respective á los que vió el Autor: quien le llama tan impropiamente Vulpes, como Barrere Hediondo.

Reduce Buffon á uno 3 los tres animales que Seba llama: 1.° Philander, Opossum seu Carigueya brasiliensibus: 2.° Philander

1 Tom. XXI. pág. 138.

2 Ibid. pág. 139.

3 Ibid. pág. 140.

[page] 239

orientalis: y 3° Philander maximus orientalis. Del tercero dice 1: "No cabe duda en que es mi Sarigüé, pues tiene bolsa, y el dedo pulgar sin uña." Pero como estas señas creo convienen á mis dos especies primeras, me queda la duda entre ellas, aun dando por sentado lo que dice Buffon, que no es oriental, sino americano. En todo lo demas que habla no hallo otro carácter de este Fecundo, sino decir que es mayor, y que tiene la mancha mas arriba de los ojos mas parda ú obscura que los otros. Pero lo primero tampoco es carácater especial; pues aunque sea el máxîmo oriental, podrá ser menor que el Micuré: y como éste y el Lanoso no tienen tal mancha mas arriba de los ojos, parece que el de Seba no es ni uno ni otro. Verdad es que el Micuré tiene una mancha negra que ocupa el ojo con escasez; pero esto no es estar mas arriba del ojo.

En quanto al Philandro de América de Seba, nada me atrevo á decidir, porque Buffon nada dice, sino que es menor; pues aunque refiere 2 a que la mancha mas arriba

1 Tom. XXI. pág. 142.

2. Ibid. pág. 145.

[page] 240

de los ojos es mas obscura que en el tercerro; tambien dice 1 que es amarilla, y en el tercero mas parda.

Igualmente hada diré del segundo de Seba; porque mi Autor no le caracteriza, refiriendo únicamente que es muy semejante al primero, con solo alguna diferencia en el color.

Se persuade que Lineo ha reducido á dos los Philandros de Seba, y que los caracteriza en estas frases. 1.2 Didelpbis mammis intra abdomen: que no es justa, por no estar las tetas intra abdomen: y si por esto entiende dentro de la bolsa, será equívoca, por acomodar, á mi ver, á mis dos especies primeras. La 2.a es: Marsupialis. Didelpbis mammis 8 intra abdomen: lo de bolsa es tambien de mis dichas dos especies, y lo demas como en la primera, solo que le da ocho tetas; pero como el número de éstas no sea fixo, tampoco puede ser carácter, resultando igualmente que esta frase es indeterminada. La 3.a es: Opossum. Didelphis cauda semipillosa superciliorum regione pallidiore, mammis binis. Y tambien es errada, porque todo Fecundo tiene mas

1 Tom. XXI. pág. 147.

[page] 241

tetas; porque la cauda semipillosa adapta á mis tres especies; y porque lo pálido donde dice, aunque pudiera adaptar al Micuré, sería mal hablado, porque su color es lo mismo allí que en el resto.

La frase de Brisson: Philander saturate spadiceus in dorso, in ventre dilute flavus, maculis supra oculos flavis: podemos creer pertenece al Lanoso, pues le vió en París, segun dice Buffon 1, y no discrepa sino en darle vientre acanelado claro, quando le tiene blanquizco: lo que puede venir de que el licor dió á lo blanco alguna tinta rubia.

La segunda del mismo: Philander saturate fuscus in dorso, in ventre flavus maculis supra oculos flavis. Philander orientalis. Si el animal es Oriental, debo creerle diverso de los mios; pero si en esto hay equivocacion, se puede presumir que habla del Coligrueso, por convenirle todo, ménos las manchas flavas sobre los ojos, pues las tiene infra oculos. Tambien podria aplicarse á mi especie quinta: y en verdad que no sé resolverme en esta duda.

La 3.a frase: Philander atro spadiceus

1 Tom. XXL pág. 155.

TOM. I. HH

[page] 242

in dorso, in ventre ex alvido cinereo flavicans, maculis supra oculos obscure fuscis. Philander amboinensis: y digo lo mismo, si no hay error en la patria; pero si fuere americano, no sé á quien aplicar la frase: pues aunque mi 4.a y 6.a especies sean las únicas que tengan obscuridad sobre los ojos, carecen de blanco flavicante en el vientre.

De todo resulta, que aunque Buffon ha tomado el empeño de persuadir, que todas las citadas frases ó indicaciones de Seba, Lineo y Brisson, pertenecen á un solo animal, y que éste es su Sarigüé; yo no veo claro, ni entiendo bien, ni me convence lo que dice.

Continúa repasando á otros Autores, y entra al exâmen Marcgrave 1: quien despues de copiar en Ximenez la descripcion del Carigüeyá, describe su Taiibí; de donde han tomado ocasion Juston, Seba, Klein, Lineo y Brisson para creer, que dichos nombres y descripciones son de dos animales diversos. A la verdad Buffon tiene razon juzgando que no son mas de uno; pues no difieren, sino en que el de Ximenez es ves-

l Tom. XXI. pág. 159

[page] 243

tido de amarillo y obscuro, y el Taiibí de gris, siendo sus pelos blancos con las puntas obscuras ó negras: y el que se haya impuesto de mi descripcion del Micuré, no dudará que ámbas explicaciones del color le son ajustadas, sin que puedan equivocarse con otro. Si Ximenez llama amarillo á lo que Marcgrave blanco, es porque el color es blanco amarillazo. Prescindo de que Marcgrave quiera ó no describir al Taiibí por diverso del Carigüeyá de Ximenez, importando poco la intencion de aquel Autor, quando se conoce indudablemente que ámbos describiéron la misma especie. Pero no puedo ocultar, que me parece infundada la idea de Buffon, quando se figura que en el Paragüay llaman á la especie Taiibí, y que en el Brasil dan este nombre solo al macho, llamando Carigüeyá á la hembra: porque en los paises bárbaros como el Brasil son tan escasos los nombres propios, que ni aun hay la décima parte de los precisos; y por consiguiente es inverosímil que dén dos nombres diferentes á los sexôs.

Continúa mi Autor diciendo 1: "Seba.

1 Tom. XXI. pág. 162.

HH 2

[page] 244

da la estampa 36 núm. 4 de una hem bra, llamándola tambien Taiibí, y asegurando ser el Tlacuatzin de Hernandez; sin advertir que siendo este mi Sarigüé, y teniendo bolsa, y aquel no, son por precision diversos. Tampoco es el de Marcgrave, porque éste es macho, y el de Seba hembra. Brisson y Lineo han copiado literalmente á Seba, hasta en el error de decir que su Taiibí es el Tlacuatzin de Hernandez, y han hecho una especie muy equívoca del de Seba: el primero en su frase: Pbilander pillis in exorta albis, in extremitate nigricantibus vestita. Pbilander brasiliensis: y el segundo en la frase: Pbilander. Didelpbis cauda basi pillosa, auriculis pendulis, mammis quaternis. El Taiibí de Marcgrave y Ray no es el de Seba, ni el Philandro de Lineo, ni el primero de Brisson, ni éstos son el Tlacuatzin, sino un animal, á quien en caso de exîstir, se le debió dar nombre particular, por ser diferente y no tener cosa comuncon el de Marcgrave."

Exâminando esta relacion, veo claramente que la frase de Lineo es equívoca en sus dos primeros caractéres, y falsa en

[page] 245

el tercero; pero que la de Brisson es de Micuré indudablemente. De aquí deduzco que si Brisson copió á Seba, segun afirma mi Autor, es evidente que el Taiibí de Seba es el de Marcgrave; y que si no le notó bolsa, sería por ser hembra no adulta. En quanto á que el Taiibí de Seba sea el Tlacuatzin; como mi Autor no dice de este sino que tiene bolsa, y esto creo adapte á mis dos primeras especies, no puedo hablar con resolucion, y me limito á decir, que si dicho Tlacuatzin es el Carigüeyá de Ximenez, segun afirma mi Autor, será tambien el Taiibí de Seba.

Exâminados los Autores, entra Buffon á describir su Sarigüé; haciéndose reparable, que, pues tuvo en el Real Gabinete tres individuos, de los que nos da dos estampas, no se tomase la pena de hablar lo que en ellos habia visto y exâminado, sino que copia y nos da la descripcion que hizo del Sarigüé Eduardo Tyson. Este disecó una hembra, y le da las medidas siguientes. A la cabeza 6 pulgadas, con 3 de travesía entre las orejas: al cuerpo 13, con 15 á 16 de circunferencia: á la cola 12, con 3 de ruedo en la raiz, y con pelo solo 2 ó 3

[page] 246

en la base. Altuta de las piernas delante 6, y á las de atras 4½: á los dedos 1, y á la oreja 1½. Añade que la cabeza se parece ménos á la del Cochinillo que á la del Zorro: que el ojo es muy obliqüo, las orejas arredondeadas, delgadas y lampiñas: que lo pelado de la cola tiene escamas blanquizcas: que el pelo de lo anterior de la cabeza es mas corto y blanco que el del cuerpo, donde le hay gris ceniciento, mezclado de mechoncillos negros y blanquizcos en el lomo y costados, mas pardo en el vientre, y mas obscuro en las piernas: que tiene bolsa baxo del vientre y dentro las tetas; y que lo interior de la bolsa está sembrado de glándulas que fluyen una sustancia amarillaza de tan mal olor, que afecta á todo el animal; aunque si se dexa secar, pierde el olor desagradable adquiriendo el de almizcle.

He suprimido en esta relacion lo que es comun y no hace al caso; y considerándola se advierte, que las medidas, sobre no ser exâctas, incluyen algunos absurdos. Porque solo un monstruo tiene la circunferencia del cuerpo casi igual á su longitud, incluso el cuello y cabeza; y ésta la mi-

[page] 247

tad del resto, con las piernas un tercio mas baxas que los brazos. El Micuré, como toda su familia, es bien proporcionado, y juzgo inexâcto haberle Tyson comparado en el hocico á la Raposa y al Cerdo. En los colores no encuentro mas diferencia con el Micuré, que la que viene del modo de explicarlos, y que Tyson lo hace superficialmente. Los mechoncillos de pelos negros y blanquecinos que le nota, proceden de que su pelo es largo, no aplanchado y tan dócil, que por poco que se toque, moje ó le dé el viento, se apincela uniéndose muchas puntas negras, dexando huecos blanquizcos.

Tyson era anatómico famoso, y no obstante quizas incurrió en la equivocacion de no haber distinguido las tetas, y haberlas tomado por glándulas, figurándose que la leche era un licor pestilente que degeneraba en almizcle. La hediondez reside en la orina ó excrementos, y le tiene igualmente el macho, aunque carece de bolsa, y creo que tambien de las citadas glándulas. Por lo demas estoy acorde con Tyson y con Buffon en quanto á que Seba, Marcgrave, Pison y Valentin, quieren hacernos

[page] 248

creer el despropósito, de que este animal no tiene matriz, y que concibe en la bolsa, alegando para eso experiencias que no hiciéron, ó no supiéron hacer.

Dice mi Autor que su Sarigüé se encuentra en el Brasil, Guyana, México, Florida, Virginia, y en todas las regiones templadas; y pudo añadir en las cálidas. Tambien dice que pare con freqüencia muchos hijos, y que la mayor parte de los Autores ascienden á 4, 5, 6 ó 7. Pero no creo que ningun Fecundo pára mas de una vez; y en quanto al número de hijos, podrán ser de 4 á 7 en mi Lanoso, pero no en el Micuré; pues todas las hembras que he visto tenian de 11 á 13. Asegura Marcgrave que los vió largos 2 pulgadas, pero ya ágiles, y que salian y entraban en la bolsa muchas veces al dia: lo que positivamente es falso; pues los he visto en dos hembras largos 5½ pulgadas, que con dificultad se sostenian en pie: tenian los ojos cerrados, y eran absolutamente incapaces de hacer unas salidas que creo no verifican jamas; porque quando dexan las tetas, seguramente no caben en la bolsa, y he visto que la madre los conduce á cuestas ó

[page] 249

arrastrando. Los Autores que dicen ser al nacer del tamaño de Moscas, creo se engañan; pues aunque no los he visto al salir del vientre, es evidente que no pueden ser tan pequeños. Los que vió Buffon de la magnitud de una haba, eran de otro animal muchísimo menor, qual es mi Colialargo.

Por lo demas, todos los Fecundos son nocturnos, y si los han encontrado ocultos de dia entre las hojas, no es porque espiasen páxaros ni otra cosa, como suponen, sino porque dormian. Tambien es falso lo que dicen algunos, que pasa largos ratos suspendido por la cola en los árboles, espiando los páxaros al paso; porque no caza de dia, ni hay ave tan boba que se dexe pillar al paso por un animal tan torpe y estúpido; que tampoco se bambolea, como añaden, para pasar de un árbol á otro: ni es tan carnívoro como supone mi Autor, pues come principalmente insectos y frutas, limitándose á lamer la sangre de los Páxaros. Tampoco creo lo que dice, que come batatas, raices, hojas y cortezas. Finaliza diciendo que su hediondez reside en la piel; pero no hay tal, y admi-

TOM. I. II

[page] 250

ro que no se acordase de haber dicho poco ántes, copiando á Tyson, que el olor resida en el licor de las supuestas glándulas.

Copia en la adicion 1 noticias de Laborde, que de nada sirven. Dice que crió en un barril tres Sarigüés, que se dexaban manosear, y hacian el ru ru del Gato: que no les notó mal olor, aunque las hay cuya carne le tiene insufrible: que los hay grandes y chicos, y que todos tienen bolsa. Pero esto último es falso, y lo mismo juzgo del ru ru. Por fin, no dice la especie de las que crió. Para justificar Buffon á su amigo en quanto á que los hay pequeños, agrega 2, que acababan de enviar de Cayena al Gabinete una piel de Sarigüé adulto, largo 3½ pulgadas, sin la cola que tenia 4½. Pero estas medidas son de mi Colilargo, aunque no adulto, como piensa Buffon.

Luego verémos, que Daubenton confundia al Coligrueso con el Colilargo; y que la Murina de Lineo me parece tambien Coligrueso.

1 Suplemento tom. VI. pág. 117.

2 Ibid. pág. 118. c (a).

[page] 251

NÚM. XXV.

DEL COLILARGO.

No he visto sino el presente, que pilló en su Casa de Campo D. Josef Casal, y me le envió escribiendo, que le llamaban Anguyá-guayquí en el Paragüay; pero como nadie da razon de tal nombre, cuya primera parte significa Raton, y la segunda nadie la entiende, he juzgado mas conteniente llamarle Colilargo, porque lo es.

Longitud 8¾ pulgadas: cola 5, toda lampiña, muy suave y lustrosa. El escroto carece de pelo, y no cuelga como en los demas, cuya circunstancia, y la de los testículos muy pequeños y holgados, no me dexan duda en que este individuo no es adulto. Una línea en contorno del ojo es negra y notable. Fuera de este anillo hay otro blanquizco, y entre él y el correspondiente del otro lado queda una línea obscura que termina en el paralelo del lagrimal. Entre las orejas, todo sobre el animalejo, y la cola, son del color del Ra-

II 2

[page] 252

toncito casero; pero los costados del cuerpo mas claros ó blanquecinos, principalmente los de los brazos. La mandíbula inferior, baxo de la cabeza, y lo anterior de los brazos, son casi blancos, y el resto baxo del animal blanco sucio. Todo el vestido tan suave y corto como el de dicho Raton, y quizá mas.

Al fin de la crítica anterior dixe, que el individuo llevado de Cayena al Gabinete de París, largo 3½ pulgadas, sin la cola que tenia 4½, era, no un Sarigüé, sino un Colilargo, á quien ajustan con exâctitud dichas medidas, que son los únicos caractéres que nos dá.

Daubenton 1 nos da la estampa 52 de su Marmosa macho, diciendo: "Es anmial del propio clima y continente que el Sarigüé, de quien difiere por ser mucho mas pequeño, y por tener hocico mas agudo, oreja mas redonda, y lo alto de la cabe za un poco mas convexô.

Estas señas son comunes al Coligrueso, Colilargo, y á las especies siguientes. El ojo, dice, está circundado de una venda negrizca, mas ancha delante y encima, y

1 Tom. XXI. pag. 216.

[page] 253

donde nacen los bigotes es pardo. El entrecejo y caballete del hocico son acanelados: sobre la cabeza, cogote, y todo sobre el animal, con sus costados, es de un color mezclado de ceniciento y canela, porque tienen los pelos la punta de este color y el resto de aquel. El labio supe rior desde el bigote al ángulo de la boca, el costado de la cabeza, mandíbula inferior, garganta, pecho, vientre, la falda de los costados del cuerpo, y lo interior de brazos y piernas, es todo blanquizco, ligeramente teñido de canela en los cos tados del cuerpo y cuello entre lo ceni ciento de la parte de arriba y lo blanquizco de la inferior. Longitud 6⅔ pulgadas, sin la cola que tiene 6 7/12. He visto otra Marmosa hembra representada en la estampa 53, larga 5¼ pulgadas sin la cola de 6⅙; pero no me valí de mis mencionadas dos Marmosas para hacer su anatomía, sino de otro macho largo 4½ pulgadas, sin la cola de 6¼."

Así como para describir la Sarigüé tomó á mi vér Daubenton, de acuerdo con Buffon, por exemplar á mis tres especies primeras, midiendo un macho de la ter-

[page] 254

cera, dándole los colores de una hembra de mi segunda, y interpolando con ámbas á mi primera: del mismo modo nos da aquí en mi juicio por una especie tres individuos, que á lo ménos pertenecen á dos, atendidas las medidas y proporciones que señala, y son el principal gobierno para distinguir los Fecundos. E1 primer individuo tiene las proporciones de Coligrueso, y creo que lo es no adulto; pues aunque dice tener vestidas solo tros líneas en la raiz de la cola, y la estampa expresa lo mismo; lo cierto es que Buffon 1 viste al mismo un buen pedazo de la cola. Estos Autores tenian á la vista dos especies que creían la misma, la una con cola vestida en tres pulgadas, y la otra solo tres líneas y cada Autor, en mi sentir, tomó su cola, sin advertir que eran animales diversos. No debe admirarnos esto quando en la crítica del Sarigüé dixe mi opinion de que el dibuxante peló toda la cola á la estampa 46, siendo así que el original tenia 9½ pulgadas de cola peludas; y quando Daubenton dió pelo á la cola de la misma estampa en 2½ pulgadas, acomodándose en

1 Tom. XXI. pág. 213.

[page] 255

esto al original de la estampa 45, siendo así que el de la 46 de quien hablaba, tenia 9½ pulgadas peludas.

El segundo individuo hembra de Daubenton era Colilargo, segun infiero de que la razon de las medidas le adapta bastante bien; pues aunque el mio sea menor, viene de no ser adulto, segun lo anoté. Tambien le competen los colores; pues en ámbos vemos un reparable círculo negro al rededor del ojo; y solo difieren por lo demas en darle Daubenton una ligera tinta acanelada en algunas partes, que puede venir del licor en que estaba el esqueleto. Igualmente le corresponden las 14 tetas que le cuenta; pues teniéndolas mi especie siguiente, es de creer lo mismo del Colilargo, y no las tiene el Coligrueso. Creo del mismo modo que las tetas están como dice entre los muslos, y que en lugar de la bolsa de mis dos primeras especies, hay un plieguecito longitudinal contra cada muslo, largo 10 líneas, distando la punta del uno de la del otro 7 ú 8 líneas delante, y 4 detras.

Por lo que hace al tercer individuo disecado por Daubenton, no dudo es igual-

[page] 256

mente Colilargo, porque le ajustan las proporciones aun mas que las del segundo.

Buffon 1 se equivoca creyendo que este animal se arroja sobre los páxaros al paso, porque ningun Fecundo hace tal cosa; pero mas yerran los que dicen, que pesca con la cola. Resta decir que nadie aquí conoce el nombre de Marmosa; y que el de Mus silvestris americanus, scalopes dictus de Seba, es impropio y equívoco. La frase de Brisson: Philander saturate spadiceus in dorso, in ventre dilute flavus, pedibus albicantibus, que Buffon cree Marmosa, puede tambien aplicarse á mis especies 3.a y 5.2 La de Lineo: Murina. Didelpbis cauda semipillosa mammis senis: solo puede adaptar al Coligrueso por el número de tetas; pero como dice Buffon en la cita que carece de bolsa, tambien esto es de Coligrueso. Critica á Lineo, porque duda si la Murina es cachorro del Sarigüé; pero es sin fundamento suficiente, porque Buffon reduxo á una especie á la Sarigüé y al Coligrueso, y tambien á un cachorro de éste en su Marmosa. Tampoco es fundada la otra crítica sobre el número de retas;

1 Tom XXL pág. 212.

[page] 257

pues aunque sea variable, lo es solamente entre determinados límites, que creo son de 6 á 8 en el Coligrueso: y el argüirle con que la Marmosa tiene 14, no creo ser del caso, pues Lineo no trata de ella. La estampa 52 tiene cola muy delgada, demasiado larga y poco vestida en la raiz, para representar al Coligrueso como debe. Ademas le dá orejas muy largas y demasiado caidas. La 53 de la hembra, que debia ser Marmosa ó Colilargo, es mala.

Copia mi Autor 1 tas observaciones de Mr. Roume de Saint Laurent sobre los hijos de la Marmosa, y el modo como pasan de la matriz á las tetas; pero yo no me detendré á criticar errores tan tontos. Buffon tambin se equivoca al decir, que el Sarigüé, el Cayopolin y la Marmosa, tienen bolsa; porque esta carece de ella.

X Suplemento tom. XII. pág. 25.

TOM. I. KK

[page] 258

NÚM. XXVI.

DEL COLICORTO.

Así le denomino por la brevedad de su cola respeto á los otros, y desprecio el nombre de Anguyá (Raton) que le dan los Güaranís. Solo he tenido dos machos, pillados en el campo baxo los paralelos de 27 y 34 grados. A mi amigo Noséda le Heváron otro, que metió enjaula; y habiéndose escapado, se introduxo en los agujeros de las Ratas comunes; las quales juntándose le echáron fuera y persiguiéron; obligándole á huir y gritar repetidas veces cbé cbé. A estas voces acudió Noséda, y cogiéndole, le volvió á la jaula, donde murió al mes. Comia poco, y despues se refregaba el hocico muy apriesa con las manos. Mi amigo le alimentaba con carne cruda, y se diverta mostrándosela desde éjos, porque en esto manifestaba mucho disgusto, y saltaba chillando para cogerla. Un dia le dió un Ratoncito, y ándole al momento, comió las tripas dexando el

[page] 259

resto. Bebia á lenguadas apresuradas, y á pocos dias era muy manso; pero quando le irritaban, despedia un olor malo, aunque no fuerte.

Longitud 6¾ pulgadas: cola 2¼, muy gruesa y pelada, menos 3 líneas en la raiz. Circunferencia delante 3½, en el vientre 4. La oreja alta 4 líneas, ancha 6, pelada, mas derecha y menor que en los otros. El cuerpo mas aplastado, grueso y retacon que en todos, y el escroto cuelga mucho, siendo de piel obscura con vello blanquizaco y corto. El macho que describió Noséda tema 8½ pulgadas de longitud, y las demas medidas á proporcion.

Todo el vestido corto y suave como el del Ratoncito. Debaxo del ojo y muy poco sobre él, todo el costado de la cabeza y del animal hasta la cola, son de canela viva; y algo mas clara en lo inferior del cuerpo. Sobre el hocico es pardo; y todo el resto pardo aplomado, ó mas bien una mezclita, porque algunos pelos tienen las puntas blanquizcas, que se perciben entre los otros.

Ademas de las noticias citadas del que tuvo en jaula, me comunicó Noséda las

KK 2

[page] 260

siguientes. "El 13 de diciembre me traxéron una hembra con 14 cachorros, muertos ó moribundos del mal trato que les diéron al cogerlos y despues. Sin embargo, arrimándolos, tomáron las tetas los dos mas alentados; pero echando á correr la madre, no se pudiéron sostener por sus pocas fuerzas, muriencjo al tercer dia. Habria como ocho que habian nacido, segun dixéron los que persiguiéron en ese tiempo á la madre sin poderla coger; y advirtiéron, que los hijos arrastraban por el suelo quando la madre corria sin desprenderse de las tetas. Quando los ví eran pelados, ciegos, y largos 1½ pulgadas, sin la cola de 4 líneas. Encontraron á la madre en un pajonal del campo; y como se metiese en su cueva subterránea, la inundáron de agua, obligándola á salir y. correr con los hijos arrastrando, como quando se introduxo, porque jamas los dexa. No tiene bolsa; pero se vé entre las piernas el ubre hinchado, que se adelanta muy poco hácia el vientre; y él están las 14 tetas, tan pequeñas, que apénas se pueden numerar. Se le secó la leche. después de algunos dias de muertos

[page] 261

los hijos, y ya era necesario un vidrio de aumento para ver las tetas. No le noté el mal olor que al macho. Su longitud de 6⅘ pulgadas: cola 2. La canela viva del macho solo se veía en los costados de la cabeza y del cuello, porque en los del cuerpo pardeaba por estar fundida con lo aplomado de encima. Las partes inferiores eran bayas acaneladas, ó acaneladas blanquizcas."

Describe mi Autor 1 á la Musaraña del Brasil copiando á Marcgrave. Se reduce lo que dice,á que es larga casi 5 pulgadas, sin la cola que no llega á 2: á que el hocico es puntiagudo, y los dientes muy agudos: y á que tiene baxo de la cola el escroto con los testículos que cuelgan entre las piernas. Todos estos caractéres son á mi ver muy claros de Colicorto, y de ningun modo de Musaraña, ni de cosa que se le parezca. Sin embargo, Buffon le cree tal, fundándose en que no le comen los Gatos comunes; lo que tambien es de Colicorto. Pues aunque añade que se parece mas que á otro á la Musaraña, no dice en qué, ni puede ser sino un Fecundo, acreditándolo

1 Tom. XXX. pág. 213.

[page] 262

los testículos pendientes y la dentadura. La dificultad está, en que le viste de pardo, con tres tiras negras bastante anchas de la cabeza á la cola; en lo que no dudo hay equivocacion, por no convenir á la familia semejantes tiras. Tal vez habla de algun individuo á quien hubiesen trasquilado las puntitas blanquizcas en tres tiras, como suelen hacerlo para disfrazar los quadrúpedos y páxaros.

NÚM. XXVII.

DEL ENANO.

No sé darle otro nombre que le convenga mejor, ni he tenido sino dos machos idénticos, que en diversos dias de octubre me vendiéron los indios de San Ignacio Güazù, diciendo haberlos pillado en sus quintas.

Longitud 7 pulgadas: cola 3⅔, toda pelada, y algo mas delgada á proporcion que la del Colilargo. La oreja bastante derecha y redonda, alta desde lo mas baxo 6 líneas, ancha 4. Los bigotes mucho mas

[page] 263

sutiles que los del Ratoncito comun, y los testículos pendientes y poco holgados en el escroto. Tienen juntos 5 líneas de diámetro; lo que me hace creer, que los individuos son adultos. No les noté mal olor.

El pelo corto y suave como el de dicho Raton. El angosto contorno del ojo es de un negro que se extiende por el lagrimal; y la ceja sobre dicho color es blanquecina poco sensible, quedando entre ella y la otra un triángulo obscuro poco reparable. Entre las orejas, todo sobre el animal, los costados, y las quatro piernas por fuera, son aplomadas algo mas obscuras que el mencionado Ratoncito, que está presente. Baxo del ojo en la mandíbula superior hay una mancha blanca amarillaza; y debaxo de la cabeza, todo lo inferior, y lo interior de las piernas y brazos, es de un blantquizco mas claro que en dicho Raton. La cola un poco mas clara que sobre el cuerpo; y el escroto obscuro con vello corto y blanco.

[page] 264

CARACTÉRES GENERALES

DE LOS ZORROS.

Aunque hay en el idioma güaraní la palabra Agüará, que equivale á la de Zorro ó Raposa; prefiero el nombre español por mas conocido, para darlo á esta familia, que se compone aquí de dos especies; á quienes conservaré los nombres particulares del pais. Tienen arriba seis incisivos, luego un portillo, á que sigue el colmillo agudo, y despues seis muelas en cada lado, aunque las tres parecen dientes. Abaxo todo es lo mismo, ménos que los colmillos siguen inmediatamente á los incisivos, y hay una muela mas. Por lo demas sus formas y caractéres generales son los del Perro; pero encuentro que difieren principalmente, porque los Zorros son insociables y nocturnos; y quizás por eso tienen la pupila larga como el Gato, segun he observado en mi especie segunda, y es de presumir lo mismo de la primera. Tambien tienen la cola mucho mas copuda y esponjada, que jamas

[page] 265

levantan ni enroscan. El cuerpo y cuello están vestidos de pelo mas largo, son mas cortos, y éste mas grueso: el ojo menor, la cara mas plana, la cabeza mas redonda y abultada hasta enfrente de los ojos; donde disminuye el grueso con mayor prontitud para terminar en hocico mas agudo y con bigotes. La oreja es mas ancha en su orígen, mas aguda al fin, mas velluda dentro con pelos mas largos, mucho mas gruesa, tiesa y acartuchada; su borda posterior hácia la raiz tiene su grueso como dividido en dos; y quando los Zorros se avispan, presentan su conducto adelante aproxîmando una oreja á la otra mucho mas que los Perros. Igualmente difieren por tener las quatro piernas mas finas y delgadas, el escroto velludo con testículos mas pequeños, la verga mas delgada, de hueso en grande parte, y su funda mas encogida. Tampoco ladran ni ahullan como los Perros, ni su voz se oye tan amenudo, sino rara vez; y jamas se quejan á gritos quando los aporrean ó matan, sin que por eso dexen de defenderse con valor. Paren una vez de tres á quatro Cachorros, y aunque subsisten de

TOM. I. LL

[page] 266

la caza, tambien comen insectos, reptiles, frutas y otros vegetales, empleando para subsistir mas maña que fuerza. Por lo que hace á costumbres, varían mucho en mis Zorros, en cuyas descripciones anotaré lo que corresponde á cada uno.

NÚM. XXVIII.

DEL AGÜARÁ-GÜAZÚ.

Los Güaranís le llaman Agüará-guazú, que significa Agüará ó Zorro grande: los bárbaros Payagüás le dan el nombre de Paraepága, en Chile el de Culpéu, y en Moxos el de Ocoróme. He pillado quatro Cachorros idénticos separamente, el menor á fin de Septiembre, que me pareció pondria haber nacido á fin de Julio ó primeros de Agosta. El amigo Noséda cogió otro que tendria dos meses; y queriéndole domesticar, le daba carne de Vaca cruda; pero murió por no poderla digerir. Despues cogimos los dos otro que podría tener tres meses; y viendo que no digeria

[page] 267

la carne cruda de Vaca, se la dábamos con escasez; y resultó, que volvia á comer la misma carne que arrojaba sin digerir por la cámara. Para evitar su muerte le asábamos la carne y la comia, pero tampoco la digeria bien: y al fin despues de un mes se soltó de la cuerda, y se escapó. Observamos en dicho tiempo, que al acercársele alguno gruñía y ladraba lo mismo que un Perro, aunque con mas vehemencia y confusion. Bebia á lenguadas; y para comer, pisaba la carne con las manos, despedazándola á tirones con la boca. Apetecia Ratones, caña dulce, naranjas, huevos y Paxaritos; pero advertí que no acechó ni intentó pillar á las Gallinas algunas veces que le pasáron á tiro. En libertad no hace daño á los ganados mayores ni menores; y como habita únicamente los baxíos grandes y esteros del Paragüay y hasta el Rio de la Plata, sin pasar al Sur de él, no dudo que se alimenta de Ratones, Apereás, Avecillas y algunos vegetales si los encuentra; y principalmente de Caracoles, Sapos, Ranas, Reptiles, y de los Cangrejos que abundan en los campos horizontales y en los baxíos,

LL 2

[page] 268

no en los rios; y son de la misma especie que los que se comen en España, á quienes los Franceses llaman Ecrevises. Camina á pasos muy largos, porque lo son sus piernas. Corre mucho, y es fiera de mucha presa, aunque siempre huye del hombre, y aun de los Perros. Va solo, y tiene reputacion de grande nadador. Aseguran que en la libertad no tiene otra voz que la de güaaa, y que la repite muchas veces, oyéndose de muy léjos. No conoce diferencia sexûal; y voy á describir el único macho adulto que he tenido, y me lo regaló muerto D. Joaquin de Paz.

Longitud 60 pulgadas. Cola 19, de las quales las 3¾ son pelos. Altura delante 34½, detras 35. Circunferencia junto á los brazos 23, la de la medianía del cuello 12, y la de la cabeza delante de las orejas 15; siendo éstas altas 6, anchas, donde mas 4, no propiamente agudas, rectas y muy gruesas. Desde la punta del hocico á ellas hay 9¾, y hasta el lagrimal 5. Los bigotes de 2½, negros. La mandíbula superior excede una, y los colmillos son de 10 líneas, aunque están muy gastados. El ojo pequeño, algo hundido, y desde él en adelante tiene el

[page] 269

hocico casi igual grueso hasta la punta. La verga sale á 5½ pulgadas del escroto, y cada testículo es largo 12 líneas, grueso 8.

El amigo Noseda, que tuvo y describió una hembra adulta con las mismas medidas y colores de mi macho, dice que su sexô era de Perra, y que tenia seis tetas en cada lado. Tambien me participó, que habiendo oido á muchos, que esta fiera tenia Víboras en los riñones y en el corazon, quiso averiguarlo: para lo qual disecó á su hembra, y le encontró que el riñon derecho, aunque en la apariencia no diferia del otro, era una bolsa que contenia seis Lombrices vivas que se movian, la mayor de 15 pulgadas, y las demas iban á ménos en progresion, alimentándose de mucha sangre aguada en que nadaban. Despues abrió un Cachorro sin encontrar tales Lombrices, ni las Avispas que tambien suponen hallarse en las entrañas.

Baxo de la cabeza hay una grande mancha blanca: tambien lo son el pelo largo dentro de la oreja, y la mitad extrema de la cola. Los pies hasta el garron, lo mismo en las manos, la mandibula inferior desde el ángulo de la boca en adelan-

[page] 270

te, y la extremidad de la superior, es todo negro. El resto del uniforme roxo claro algo amarillazo; pero en el cogote empieza una crin, siempre derecha hasta pasar la espalda, larga 5¾ pulgadas, de dicho roxo hasta la mitad de sus pelos, y el resto hasta las puntas negro. El pelo de todo el cuerpo inclusa la barriga, no lo inferior de las quatro piernas, es muy largo, como que en la rabadilla tiene 4½ pulgadas: no es aplanchado, ni áspero, y puede servir para excelentes alfombras. El de la cola es algo esponjado y de la longitud que sobre el cuerpo.

Ya dixe que esta fiera es el Ocoróme de Moxos: por consiguiente yerra Buffon 1 creyendo que el tal Ocoróme es Güazúará. Pudiera haber advertido, que teniendo el Ocoróme hocico puntiagudo como dice, no era posible fuese Güazúará, ni aun pertenecer á su familia. Las Cartas edificantes, tom. VII, pág. 95, refieren de esta fiera un cuento tan falso y ridículo, que no merece la pena de refutarlo.

Trata Buffon 2 de algunos animales que

1 Tom. XIX. pág. 23.

2 Tom. XXX. pág. 260.

[page] 271

cree Perros americanos, y sospécha que uno de ellos, llamado Tecbichi, es el Kupará de Guyana. Tal vez hablaré en otro lugar de tales Perros, que no creo americanos, y me limitaré á tratar aquí del Kupará: a de quien únicamente dice el Autor, que se parece al Zorro en la figura y al Chacal en el pelo, alimentándose principalmente de Cangréjos y crustaceos. Aunque esto basta para que nadie pueda dudar que es Aguará-güazú, tambien persuade lo mismo la indicacion de Barrere 1 que dice: Canis ferus major cancrosus, vulgo distus Kupará. Ademas es de advertir, que Kupará y Agüará vienen á ser lo mismo, y tomados probablemente del ladrido del animal.

NÜM. XXIX.

DEL AGÜARÁCHAÍ.

Dixe que Agüará equivale á Raposa: lo demas no tiene significado, y es un aditamento con que distinguen esta fiera del

1 Tom. XXX. Pág. 205. c. *

[page] 272

anterior y de la que sigue. No escasea en el Paragüay, y se oculta en pajonales, matorrales y espesuras; pero donde no hay bosques ni grandes escondrijos, como en las Pampas de Buenos Ayres, se oculta en las madrigueras ó cuevas de las Vizcachas, ensanchándolas lo que ha menester. Sale de noche á cazar lo que la Raposa, sin omitir el introducirse quando puede en los corrales y gallineros; y su voz, que se oye en el campo, es gutural, alta y dice güaaa. Aseguran que come mucha caña dulce y frutas, y que tambien sigue al Yagüareté para aprovechar sus desperdicios. Los que duermen en el campo sin el cuidado de recoger y guardar las cinchas y correas de cuero, suelen experimentar que esta fiera se las roba y devora quando tiene hambre. Anda solo, con la cola tendida tocando la punta al suelo, y no tiene diferencia sexûal. Corre ménos que un buen Caballo; pero se cansa luego, y quando le pillan, se orina y huele muy mal. He observado que uno al caer en la trampa dió algunos gritos, y luego que notó que me acercaba, calló y le maté á garrotazos sin que se quejase. D. Santiago Baez

[page] 273

me regaló dos cachorritos recien nacidos, de quatro que halló por octubre metidos en una grande mata de espadaña; pero en las Pampas de Buenos Ayres, doride he cogido muchos adultos, cria en cuevas subterráneas. Le atribuyen no solo las costumbres de la Raposa, sino pambien las fabulas: me parece sin embargo que no tiene tanta astucia, ni la ha menester aquí, donde hay pocos hombres, y no le falta que comer.

Noséda me ha informado, que pilló un cachorrito; á quien domesticó, y jugaba con él del mismo modo y con mas cariño y expresion que el Perro: que conocia á los de casa, y los festejaba con distincion de los forasteros: que jamas ladraba á éstos; pero que si entraba en casa con ellos algun Perro, erizaba los pelos, y le amenazaba con ladridos hasta que le hacia huir, sin atreverse á morderle: que nunca reñia con los Perros domésticos, ántes al contrario retozaba con ellos: que acudia quando le llamaban de mañana y tarde, porque se escondia para dormir el resto del dia: que por la noche no paraba, registrando la casa y todo el Pueblo, buscando hue-

TOM. I. MM

[page] 274

vos y gallinas, á quienes nunca perdonó, aunque le sobraba la comida: que comia pan, raices de mandioca ó cazabe, carne y de todo lo que el Perro, bebiendo como éste: y por último, que era tan indócil, que quando se le antojaba entrar ó no salir de un quarto, costaba trabajo y violentarle, sufriendo ántes que le diesen golpes, á que correspondia amenazando y gruñendo.

Aunque algunos llegan á 41 pulgadas, el que describo tiene 39½ de longitud: cola 14, de las que 1½ son pelos. Es muy esponjada y copuda; y aunque la plumea, nunca la eleva ni enrosca. Circunferencia delante 14½, detras 11: altura allí 15¼, y aquí 15½. La oreja es alta 3¾, ancha 2 en la raiz. La cabeza larga 6, ancha donde mas 3½, y las orejas distan 2, que reduce á ménos de la mitad quando quiere. Los colmillos de 6 líneas, aunque gastados; y tiene tres pares de tetas.

El pelo del lomo y cola es de 3 pulgadas, y el del hocico y quatro piernas muy corto. Lo exterior de los brazos hasta las uñas es acanelado roxizo, como la oreja por fuera: lo mismo son las piernas desde

[page] 275

las uñas hasta dos pulgadas sobre el garron. El hocico hasta los ojos negrizco, y lo demas sobre la cabeza tiene pelos acanelados con las puntas blancas. La mandíbula inferior negra por debaxo, y el resto baxo de la cabeza blanco. Desde allí todo lo inferior, con lo interior de las piernas, es blanquizco; aunque en realidad tienen los pelos las puntas blancas y lo interior obscuro. El resto de la librea es gris, ó mezclita, procedente de que cada pelo tiene dos faxas blancas y dos negras, siendo las puntas de este color, que predomina mucho sobre el loma y cola. La punta de ésta es casi negra, como los garrones. Ademas de lo dicho tiene otro pelo interior blanco, suavísimo y largo una pulgada. Los hijos nacen casi enteramente negros, y me aseguran haber visto un individuo albino ó enteramente blanco.

Describe Buffon 1 las variedades de la Raposa diciendo: "Es de los mas sujetos á las influencias de los climas, pues casi tiene tantas variedades como los animales domésticos. En Francia la mayor parte son acaneladas, y las hay de un gris pla-

1 Tom: XIV. Pág. III.

MM 2

[page] 276

teado; aunque unas y otras tienen blanca la extremidad de la cola. A las últimas llaman en Borgoña Carboneras, porque tienen los pies mas negros, y el cuerpo mas corto en apariencia por ser su pelo mas tupido. Hay otras de cuerpo realmente mas largo, y de color gris sucio, casi como los Lobos viejos; pero no me atrevo á decidir si esta diferencia de color es verdadera variedad, ó si pende únicamente de los años. En el Norte las hay negras, azules, grises, gris de fer, grises plateadas, blancas, blancas con pies acanelados, blancas con cabeza negra, blancas con la punta de la cola negra, acaneladas con garganta y vientre blancos sin mezcla de negro; y en fin, de las que llaman Cruzadas, por tener una línea negra á lo largo del espinazo, y otra tambien negra en la espalda que cruza ó atraviesa á la primera: estas son las mayores, y tienen la garganta negra. La especie comun es la mas generalmente extendida, pues se encuentra en Europa, en Ásia septentrional y templada, y en América, aunque es rara en África y en los paises cercanos al Eqüador. En el

[page] 277

Canadá las hay tambien Cruzadas, y la especie comun es ménos astuta que en Europa, y tiene pelo mas largo y tupido."

Pero como para mí el influxo de los climas es un duende; que no exîste, ó que á lo ménos no está probada su exîstencia ni su fuerza, no puedo ménos de creer que muchas de las Raposas indicadas por el Autor, por lo ménos las de cuerpo mas largo, son especies diversas, y quizás muy remotas. En quanto á las que menciona de América creyéndolas de la especie europea, como no las caracteriza, ni convence su parecer sin apoyo; tengo por mas prudente creerlas Agüaráchaí: á quien gradúo diferente de la Raposa, fundándome en que Daubenton 1 da á ésta 27½, pulgadas sin la cola, que es de 16, sin contar el pelo; acreditando que el Agüaráchaí es notablemente mas colicorto. Tambien difieren muy sensiblemente en los colores; que el Autor describe con menudencia, Buffon muy por encima, y ámbos los hacen mas variables de lo que yo creo.

1 Tom. XIV. Pág. 119.

[page] 278

NÚM. XXX.

DEL POPÉ.

Es muy escaso en el Paragüay, y no creo que pase de los 29 ó 30 grados. Los Güaranís le llaman Agüará popé, y yo he suprimido la mitad, porque no es Agüará ó Raposa ni de su familia, sino sui generis. Popé significa mano extendida, que conviene y caracteriza al animal. Muchos le atribuyen las costumbres del Agüaráchaí; pero se equivocan; porque, sobre que siendo bestia muy escasa, no han podido observar sus procederes, las formas están diciendo, que no puede tener actividad, ligereza y facultades de Raposa: que sus costumbres han de ser tan remotas como las formas: que no puede cazar sino nidos, Ratones y Apereás: y que su principal sustento ha de consistir en frutas, insectos, Caracoles, Ranas y Cangrejos; que es lo único que puede encontrar en los baxíos que prefiere para su habitacion. No he visto sino

[page] 279

dos hembras idénticas. Noséda y yo pillamos la una con Perros junto á un grandísimo estero, y la otra era doméstica en una casa, donde la tenian atada: y observé, que hacia fiestas y se dexaba manosear jugando con qualquiera, y que era mas dócil y tranquilo, y ménos antojadizo que el Cuatí, comiendo de todo. Si no tenia mucha hambre y le daban alguna cosa, la palmeaba con la mano como jugando; pero si sentia necesidad de comer, no usaba tal ceremonia ni permitia se le acercasen, manifestando su disgusto con bufidos y amenazas. Su cuerpo es gruesecito y corto, el cuello breve, y la cola tendida. Apoya el talon para sentarse, y se sostiene sobre él miéntras lleva la comida á la boca, y la sostiene con las manos. Camina con las piernas muy apartadas, y el hocico baxo coma oliscándolo todo. Su postura es algo jorovada y parece mas alta detras; no solo porque las piernas son mas largas, sino porque siempre tiene el codo muy doblado y la mano casi en la direccion del cúbito. Por lo demas aseguran que habita los bosques y las cercanías de esteros; que entra en éstos mas que en campos secos; que

[page] 280

sube á los árboles; y que no tiene la ligereza del Agüaráchaí. Esta es una de mis primeras descripciones, que no he podido rectificar.

Longitud 39 pulgadas: cola 15½, de las quales las dos son pelos, y siempre la lleva caida. Circunferencia delante 13, detras 14½, sin ser barrigon. Altura allí 15¼, y aquí 17. La frente plana, pero empieza á caer en el entrecejo. De la punta del hocico, que es algo arremangada y mas aguda que la del Agüaráchaí, á lo anterior de la oreja hay 5 pulgadas, en cuya medianía está el ojo grandecito y algo salton, como de animal que es nocturno. La oreja gruesa, ancha 1½, alta 2 sobre la cabeza, mas bien aguda que redonda, sin quiebra en su borda, dista de la otra 3⅓, y se dirige al costado por un ángulo de 45 grados. Arriba hay quatro incisivos, y otro en cada lado pegado á ellos, que puede decirse colmillejo: sigue un portillo, y despues un colmillo de 7 líneas, agudo y fuerte. Abaxo seis incisivos mas cortos y pequeños, y junto á ellos están los colmillos iguales á los de arriba. En la mano hay cinco dedos sin pelo, enteramente separa-

[page] 281

dos, cuya longitud sigue el órden que en el hombre; pero son de igual grueso, muy callosos debaxo, y mas altos que anchos; por cuyo motivo no puede agarrar ni apretar con ellos, aunque ayudándose con ámbas manos á un tiempo, lleva la comida á la boca sin encoger los dedos. Las uñas son algo corvas, agudas, fuertes, mas altas que gruesas, y apénas exceden á las yemas: de modo, que son muy diversas de las del hombre, y los dedos tienen un artejo ménos. El del medio es de 15 líneas, su uña de 5, y la palma muy callosa, como la planta del pie hasta el talon. Tambien hay cinco dedos detras idénticos á los de la mano, aunque mas gruesos. Tiene tres tetas bastante separadas en cada lado.

El pelo tiene longitud y color uniformes encima y en los costados del cuerpo, y es algo crespo ó no recto ni sentado, y bastante suave. Del codo á la mano, y en la inmediacion del tarso, hay poco pelo corto y negro. Baxo de la cabeza, y siguiendo por lo inferior, es amarillo pálido ó blanquizco. Las quatro piernas y último tercio de la cola negros, y el resto de ésta con anillos negros y blanquizcos. Lo inte-

TOM. I. NN

[page] 282

rior de la oreja es blanco sucio, y sobre el ojo hay una notable ceja blanca. Una mancha lo mismo se ve tras del ojo, y lo propio es una cinta que ocupa el pelo de los labios. E1 resto sobre la cabeza y sus costados tiene pelo corto y negro. Todo lo demas de la librea se compone de dos pelos interpolados, tupidos y suaves: uno negro mas largo y otro blanquizco, formando ámbos un gris ó mezcla igual de dichos colores. Los bigotes no son muchos, pero largos. La cola bien poblada, y aparenta igual grueso; y la mandíbula superior excede 15 líneas.

Mi Naturalistal 1 le llama Raton, formando este nombre de los de Rattoon, Rakoon, y Raccoon que le han dado los Ingleses; pero los Españoles no podemos adoptar tal denominacion, que nuestro idioma ha aplicado á un animalejo muy diverso. Dice que en otras partes de América le conocen por el de Mapacbe, Charleton le llama con impropiedad Vulpes americana; pero mayor es la de Lineo y Brisson en llamarle Ursus cauda elongata, y Ursus cauda anulatim variegata; porque sobre ser bestia re-

1 Tom. XVII. pág. 177.

[page] 283

mota á mi ver del Oso, la cola con anillos acomoda igualmente al Cuatí; cuyo nombre dan al Popé malamente Klein y Brisson, porque el Cuatí del Brasil es cosa muy diversa. No es tan malo el de Vulpi affinis americana que de él dice Ray.

Mi Autor y Daubenton, que tuviéron mas de un año á un macho vivo, comparan su grueso y formas con las del Texon; en lo que me parece hablan con impropiedad, pues los tengo por animales muy distantes. Lo mismo digo de la comparacion que hace el primero diciendo, que participa mucho de la naturaleza del Makí, y un poco de las qualidades del Perro. Mejor cotejo es el que hacen de su cabeza á la del Zorro, dándole oreja mucho mas corta, y mas redonda; aunque esto último quizás es equivocacion. Yo diria que tiene el cuerpo mas corto y grueso que el Agüaráchaí, y la cola mas larga: que el hocico no estrecha tan rápidamente entre los ojos: que éstos son mayores: que la oreja es mas corta, estrecha y aguda, y sin quiebra en la borda: que el pelo es mas corto y de igual longitud encima y en los costados, ménos sentado, mas suave, mas largo en

NN 2

[page] 284

las quatro piernas, y mas corto en la cola.

Buffon le da movimientos obliqüos, y le hace caminar siempre á saltos; pero no le creo, y por eso dice Daubenton que camina á pasos: añadiendo, á mi ver equivocadamente, que está en continuo movimiento. Tampoco creo lo que dicen, que si no estaba hostigado de la hambre, empapaba siempre en agua la comida. Lo que sí creo es, que se retira para hacer sus necesidades, y que come con preferencia pescado y crustáceos: despues la carne; y en su defecto arañas, insectos, frutas, dulces y de todo. Buffon dice que en Jamayca habita las montañas, de donde baxa á comer caña dulce; pero entiende mal por montañas los cerros y serranías, porque en América llaman montañas á los grandes bosques. Pudo notar que en las alturas no hay pescado, que es lo que mas apetece.

No fixa sus medidas; pero dice equivocadamente, que la cola es tan larga á lo ménos como el cuerpo. Daubenton le da 22½ pulgadas sin la cola, y á ésta 12, no incluyendo los pelos: que vienen á ser mis medidas. Buffon habla poco de los colores;

[page] 285

pero Daubenton los describe con menudencia. Sin embargo le copiaré en substancia, porque advierto algunas diferencias, que presumo pueden ser sexûales. Dice así.

"Lo pelado de los labios y la nariz son negros. Una banda obscura se extiende desde la nariz hasta mas arriba de la frente, y otra iden mucho mas ancha corre al través mas arriba y abaxo de los ojos, extendiéndose por lo postrero de la mandíbula inferior. Lo de encima de la frente y hasta la espalda, todo sobre el cuerpo y costados, y lo exterior de los muslos, son de un color compuesto de gris, de negro, y de una ligera tinta acanelada; porque hay dos pelos: el mas corto, tupido y suave, ceniciento pardo; y el mas largo ceniciento claro cerca de la raiz, despues blanco ó blanquizco, y las puntas negras: de modo, que como el pelo está siempre erizado, se perciben los tres colores. El pelo de los costados del hocico, de la barba, cejas, costados de la cabeza, orejas, costados del cuello, humero, cubito y mano, lo inferior de los costados del cuerpo, pierna y pie, son todos blancos ó blanquizcos; pero el pelo

[page] 286

interior de estas partes es castaño, que asoma principalmente detras de lo inferior de la oreja, sobre lo postrero de la mandíbula inferior, y en lo baxo de la pierna. Baxo del cuello, pecho y vientre, es acanelado mezclado con blanco. Lo superior y costados de la cola en toda su longitud tienen anillos negros, acanelados y grises blanquizcos, siendo mas estrechos hácia la nariz, y la punta ocupada por uno de aquellos. Los pelos mas largos, que son los de las nalgas, tietien cerca de 3 pulgadas, y los bigotes Mancos 2½."

Despues 1 copia una carta de Blanquart de Salines, que en substancia dice: "Le tenian siempre atado, y se mostraba bastante tratable, y poco cariñoso. Todos le acariciaban igualmente en la casa, pero él los recibia de muy diverso modo; porque lo que le gustaba en unos, le irritaba constantemente en otros. Se insolentaba quando se le rompia la ligadura; y metiéndose en algun quarto, no permitia se le acercasen, costando trabajo volverle á atar. Le compré: y á mi vista le dexaba pasear con su cadena, de lo que manifes-

1 Suplemento tom. VI. pág. 25.

[page] 287

taba reconocimientos con mil ademanes expresivos; pero quando él se soltaba, andaba tres ó quatro dias por los tejados, baxando de noche á introducirse en los gallineros, donde degollaba las aves, comiendo solo las cabezas. Estando atado, se hacia el desentendido para que se le acercasen las gallinas; y arrojándose sobre ellas, las hacia pedazos: lo mismo practicó con algunos Gatillos. Abre primorosamente con las manos las ostras si tienen rota la charnela, comprimiéndolas con los pies, sin olerlas ni aun mirarlas: de donde se infiere su tacto excelente. Aunque no es muy reconocido á las caricias, no dexa de ser muy sensible al mal trato. Un criado le dió algunos latigazos, y esto bastó para que jamas hiciese las paces, aunque las solicitó el agresor con caricias y regalos de su gusto; que nunca quiso admitir, y se irritaba al verle, dando gritos de dolor. Los que expresan su cólera son bien singulares; porque ya parecen; silbidos de Curlis (un Páxaro), ó ya ladridos roncos de un Perro anciano. Si alguno le aporrea, ó se ve atacado por otro animal á quien cree de mas poder,

[page] 288

no hace la menor resistencia; y ocultando la cabeza y pies, hace una bola de su cuerpo como el Erizo, y se dexaria matar sin quejarse. Nunca dexaba heno, ni paja donde dormia, prefiriendo hacerlo sobre las tablas del suelo, porque apartaba inmediatamente lo que se le ponia para cama. Vivió en Calais dos hiviernos expuesto á todo el rigor del ayre, y á veces estaba cubierto de nieve sin manifestar incomodidad. Preferia el agua fria y aun helada á la tibia para mojar los alimentos secos, pero no humedecia los suculentos; de donde deduzco que es escaso de saliva. Aborrecia á los niños, le irritaban con su llanto, y se esforzaba para arrojarse sobre ellos. Tenia una Perrita por muy amiga; pero la reprehendia si ladraba agriamente. Yo no sé por qué detestan muchos animales los gritos: yo tenia cinco Ratones blancos, y habiendo por casualidad hecho chillar al uno, se arrojáron sobre él los demas; y continuando yo en hacerle chillar, le degolláron. Mi Popé era hembra, y entraba en calor á principio del verano, durándole mas de seis semanas. En ellas todo le disgustaba,

[page] 289

apénas comia, y pasaba cien veces al dia la cola por entre, los muslos y despues entre los brazos, frotándose y mordiéndola. Tambien se extendia á cada instante sobre el lomo, gruñendo y llamando al macho: lo que me hace creer que le recibirá en esta situacion. Tardó dos años y medio en ser adulta."

De buena gana habria suprimido esta prolixa é inexâcta relacion; pero es desgracia de la Historia Natural, que todos quieran votar en ella, y que á todos se haya de contestar. Si el Popé admitia caricias de unos y no de otros, era probablemente porque éstos le habrian dado alguna soba, y no por capricho. Si se dexaba coger quando le soltaban, y no si él se escalpaba; era naturalmente porque en el primer caso se acudia á tiempo, sin dárselo para subir al tejado, y porque le detendrian con sosiego y sin el estrépito que quando le perseguian por las bardas. Su mano callosa puede tener algun rato una brasa sin incomodidad; y no obstante, porgue abre una ostra rota sin mirar, se le quiere dar tacto excelente. Cuenta por novedad que engaña á las Gallinas, y que le

TOM. I. OO

[page] 290

disgusta ver al que le aporreó; pero mayor lo sería, que en el gallinero no haga otro estrago que en la cabeza de las Gallinas, y que las haga pedazos quando las sorprende. No es ménos admirable el modo con que explica sus gritos de dolor, ni ménos errado ló de la bola del Erizo. Si no dexa paja donde duerme, tambien el Perro y Caballo desparraman el heno del colchon sin estudio; y como no lo recogen, queda la cama limpia para la noche siguiente. Si el Popé lo desparramaba al instante, era probablemente por jugar; pues lo propio hace con todo. Es á mi ver ridículo el descubrimiento de la falta de saliva. Tampoco creo que moje las cosas secas, pues no lo he notado; y si es que lo ha hecho, será jugando, y no dudo practicará lo mismo con lo que no ha de comer. Igualmente tengo por mal observado el modo con que recibe al macho, y no quiero cansarme, mas en refutar cosas semejantes.

Nos da Buffon 1 la estampa 32 de una hembra que cogiéron con tres cachorros y se, la dirigiéron de Cayena con el nom-

1 Suplemento tom. XIL. pág. 14.

[page] 291

bre de chien crabier; pero como se acordase que de allí le enviáron ántes con el mismo nombre á mi Micuré, y viese que el de dicha estampa se acercaba mucho á su Raton ó mi Popé en la estatura, formas y proporciones, le denominó Raton Crabier, aludiendo á la semejanza y al alimento de que subsiste, y le describe comparativamente al Popé.

"Su longitud, dice, es de 23½ pulgadas sin la cola, que es mas breve, ménos copuda y mas delgada que en el Popé; á quien son proporcionales todas las demas medidas. Su color es acanelado mezclado de negro y de gris, dominando lo negro sobre la cabeza, cuello y lomo, y siendo la canela pura en los costados del cuello y del cuerpo. La nariz es negra, y una banda obscura rodea el ojo, dilatándose casi hasta la oreja; y pasando sobre el hocico, se extiende hasta unir con lo negro de sobre la cabeza. El pelo dentro de la oreja es blanco, y una banda de este color reyna encima del ojo. Una mancha blanca hay en medio de la frente; y las quixadas, la garganta, pecho y vientre, son blanquizcos amarillazos. Las

OO 2

[page] 292

piernas y pies obscuros, y los de delante con pelo corto. Los mayores bigotes de quatro pulgadas, y los que hay sobre el ángulo del ojo son de dos líneas. Los dedos largos y bien separados. La cola con seis anillos negros, separados por otros acanelados grises: lo que es otra diferencia del Popé, que tiene anillos solo en la parte superior. Ademas difieren, porque el Popé sobre el cuerpo es negro mezclado de gris y acanelado claro, y sobre las piernas blanquecino; en lugar que el presente es acanelado mezclado de negro y de gris sobre el cuerpo, y obscuro en las piernas; cuyas diferencias me parecen suficientes para creerlos de diversa especie."

El que reflexîone no encontrará en todo lo dicho otra diferencia con el Popé, sino decir que éste tiene cola mas larga. Pero conocerá al mismo tiempo, que el Autor habla sin fixeza; pues no midió la cola á uno ni otro, segun se infiere de que no nos da sus medidas. Tambien pudo ser que el Raton Crabier la tuviese tronchada, faltándole el tercio última obscura y sin anillos. La distribucion y los colores son idén-

[page] 293

ticos: las diferencias que menciona podrán ser sexûales; pero no lo son con el mio, que, tambien es hembra: y en fin, no puedo ménos de creer la identidad de los animals. La estampa le alarga y engruesa los brazos, sin señalar el ángulo tan notable que siempre tiene el codo. Le abrevia la cola: le hace muy barrigon: y tampoco marca bien los pies.

NÚM. XXXI.

DEL CUATÍ.

Así llman los Güaranís á este animal singular, ó sui generis, que habita únicamente los bosques del Paragüay, y hasta el Rio de la Plata. Va solo, á pares y en quadrillas, porque suelen juntarse 2 ó 3 hembras con su prole. Trepa mejor que el Mico los árboles, sin afianzarse con la cola; y dicen es cosa divertida ver una tropa de ellos, que de lo alto del árbol se dexa caer como cuerpos abandonados, quando se golpéa el tronco con hacha ó palo, como si se qui-

[page] 294

siese cortar. Le atribuyen las costumbres de la Raposa; pero su poca ligereza, y el hocico poco capaz de hacer presa, le alejan mucho, y quando mas podrá con dificultad sorprender páxaros en el nido y comer sus huevos y pollos. Yo dí á uno doméstico Ratoncitos, de que no hizo el menor caso ni aprecio; pero le ví pillar algunos pollos que le pasáron cerca, y los mató sin comer sino muy poco de la inmediacion de la clavícula: de manera, que para mí es indudable, que el Cuatí subsiste de frutas é insectos, y que solo es cazador por accidente. Le crian sin dificultad en las casas; pero le tienen atado, porque suelto trepa por todo, y no dexa cosa que no revuelva y enrede. Es tan indócil, que ni á golpes hace cosa contra su voluntad; y aunque muchas veces juega y gusta que le rasquen, no toma aficion, ni da preferencia á la casa ni á nadie. Come pan, dulce, carne cruda y cocida, qualquiera fruta y de todo. Pone ámbas manos sobre el manjar, y apretándolo con la izquierda, lo escarva ó araña con la derecha, tomando con la boca lo que pudo separar con las uñas, sin hacer uso de las manos para

[page] 295

llevar la comida á la boca. Si algun hombre ó Perro se acerca á la comida, la toma y separa al instante quanto permite la cuerda. Bebe á menudo, repitiendo lenguadas con mucha mas priesa que el Perro, y arremangando mucho el hocico para no mojarlo. Pasa el dia yendo y viniendo lo que da de sí la atadura, y solo cesa el paseo para comer y dormir; pero no da las vueltas como el Perro y otros animales, sino que elevando ámbas manos á un tiempo, gira sobre los talones. Le he visto jugar con Gatos y Perritos jóvenes, y dormir abrazado con éstos. Descansa toda la noche y rara vez de dia, encorvando el cuerpo, y dirigiendo el hocico atras y la cola adelante. Es pesado para correr; huele sus excrementos duros y continuos luego que los ha expelido; se rasca con el hocico, manos y pies; apoya el talon quando está quieto, no andando; y tiene un silbido agudo como de páxaro para expresar el hambre y la incomodidad, sin mas diferencia que freqüentarlo mas ó ménos, y darle mas fuerza. Se defiende á mordiscones de los Perros; y como sus colmillos son de dos filos, hacen heridas que de-

[page] 296

güellan á veces. Ví uno doméstico con un tumor sobre el vientre, que al parecer no le incomodaba; y quando estuvo maduro, extraxo la materia por un agujero, que él mismo se hizo arañando. Se pasáron seis dias sin cerrarse la herida y sin conocerse que estuviese enfermo, porque comia y se manejaba como sano; pero por la mañana volvió á arañarse, hasta que rompiendo el abdómen, se sacó las tripas y entrañas miéntras le duró la vida, sin que le contuviese el dolor.

Longitud 43 pulgadas: cola 20½, y la pluméa sin enroscarla; pero quando come y en otras muchas ocasiones la pone vertical volviendo la punta atras. Su circunferencia en la raiz es de 5: la del cuello 9¾: la de junto á los brazos 14, y la de atras 13¾. Altura delante 11¾, detras 13½. De la punta del hocico á la raiz de la oreja 5¾, y al lagrimat 3⅙. La circunferencia de la cabeza en la punta del hocico 3⅙, y delante de las orejas 10⅙. Estas son pequeñas, redondas, largas 18 líneas, anchas 11. En todas partes cinco dedos: el interno ó primero de la mano acaba á 9 líneas de la raiz del segundo, que es poquito mas

[page] 297

breve que el quinto y los dos restantes, y dos líneas mas largos que el segundo, aunque sus uñas son las mayores y de 8 líneas: todas muy fuertes, mas altas que gruesas, y tal qual corvas. Todos los dedos están unidos por membrana hasta mas de la mitad; y los del pie son en todo lo mismo, con las uñas la mitad mas cortas. El cuello y cuerpo son breves y fornidos: el hocico atrompetado, movible un poco en todos sentidos; y en su extremidad están los respiraderos con abertura vertical y un tajo profundo en el costado exterior. La mandíbula de encima excede 16 líneas: tiene quatro incisivos, luego un portillo, despues un colmillito, á que sigue un portillo grande, y á éste el colmillo de 5 líneas, ancho 4, recto, agudísimo, y con dos filos como punta de espada. Siguen 3 muelas algo separadas que parecen dientes, y luego otras 3 unidas. Abaxo hay los mismos incisivos, luego el colmillo de 8 líneas ancho en la raiz 4, poco corvo su filo anterior y el posterior recto: despues hay un portillon, á que siguen las muelas como arriba.

Baxo del ojo hay una manchita blan-

TOM. I. PP

[page] 298

quizca, otra tras del mismo; y otra del propio color, naciendo sobre lo posterior del ojo, da vuelta para continuar hácia delante por el costado de lo superior del hocico hasta la medianía de éste. El resto de la mitad superior del hocico es negro, que se introduce con una punta aguda sobre el lagrimal en la mancha blanca. El labio inferior es negro, y baxo de la mandíbula inferior de un blanco que va á ocupar la mitad del labio superior por el ángulo de la boca. El mismo blanco se dirige tambien desde dicho ángulo á debaxo de la oreja degenerando en amarillento, y lo mismo hace por la garganta. Baxo dd cuerpo son los pelos obscuros en las puntas, y de un naranjado muy caido en lo demas. La frente blanquizca amarillaza, como el resto del pelo sobre d cuerpo y sus costados; pero tienen las puntas obscuras. La cola con anillos obscuros y blanquecinos. Los quatro pies negros, como la oreja, ménos su borda y lo interior que son blancas. El vestido muy tupido, no áspero, y el de la cola mas largo y erizado; de modo, que la piel serviria bien para forros ordinarios. Las hembras son del mismo

[page] 299

color; pero la especie tiene una variedad: porque hay algunos individuos de ámbos sexôs idénticos en todo á los descritos, que difieren, en que los pelos de la garganta y de todo debaxo son blancos con las puntas negras; y en que la frente y todo encima y costados es blanquizco, tambien con las puntas negras. Ademas los pies son muy renegridos, como lo interior de la oreja.

El escroto es atrasado y velludo, y los testículos como huevos de Paloma. A quatro pulgadas de él sale el miembro de hueso, cuya funda es como la del Agüarachaí. Tiene tres pares de tetas, el de enmedio en el paralelo de la salida de la verga. Los bigotes cortos y raros, y algunos pelos lo mismo hay sobre el ojo y tras del ángulo de la boca. El ojo es chico y algo obliqüo.

Las medidas referidas son del macho, porque las hembras tienen cinco pulgadas ménos de longitud, y el sexô como la Perra. Una de las amarillazas tenia 5 pares de tetas, y á fines de septiembre le encontré en la barriga 5 cachorros sin pelo, los 3 machos y dos hembras. Otra de las del otro color, tenia las mismas medidas con solo tres pares de tetas, y á principios de octu-

PP 2

[page] 300

bre le saqué del vientre quatro hijos, los tres machos. De estos antecedentes deduzco, no solo que varía el número de tetas, sino tambien que prevalece el sexô masculino: cuya circunstancia, si fuese generalmente cierta, produciría combates entre los machos, y resultaria que los vencidos y desgraciados se verian en la precision de andar solos llorando su desdicha ó buscando otras hembras. En efecto, aseguran hay Cuatís que van solos, y les llaman Cuatímondé, creyendo muchos que son especie diversa de la que denominan Cuatí simplemente: porque dicen, que el Mondé es solitario y de mayores medidas; pero yo no dudo que la especie es única; que la diferencia en magnitud pende de la edad ó del sexô; y que el ir solitarios viene, de que prevaleciendo los machos, rompen desesperados la sociedad buscando hembras en los bosques. Se confirma esta idea con decir los mismos que sostienen las dos especies, que no difieren en colores, y que hay Mondés de las dos variedades que he descrito.

Advertí en el Núm. IX., que la estampa que Buffon aplicaba al Cagüaré, era de un Cuatí jóven.

[page] 301

El mismo Autor 1 observó al Cuatí vivo, y le llama Coatí, siguiendo á Marcgrave, quien alteró un poco el nombre, y lo mismo el de Mondé escribiendo Mondi. Barrere no le indica mal, pero le llama Vulpes con impropiedad. En la misma cae Brisson, denominándole Ursus; pues no tiene de tal sino sentarse y sostenerse sobre los talones con el cuerpo recto. Marcgrave da á entender le hay de dos especies; porque despues de describir la primera, que llama Cuatí, dice que otros tienen color pardo obscuro, y que les llaman Cuatímondé. Buffon cree conmigo que las dos son una; pero debo advertir, que aquí no distinguen dichos Cuatís como Marcgrave por el color, sino por la magnitud y ferocidad. Mi Autor se equivoca haciéndole menor que al Popé, y dándole cuerpo y cuello mas largos; pues las medidas convencen lo contrario. Tampoco habla ajustadamente, haciendo que la mandíbula superior exceda de: 12 á 18 lineas. Le alarga la cola mas que el cuerpo: y será así excluyendo la cabeza. Le hace animal de presa, que, como los Zorros y Fuinas, vive de

1 Tom. XVII. pág. 204.

[page] 302

earne y sangre, asegurando que degüella á los animales pequeños y páxaros, y que come sus huevos, &c.; pero seguramente no hay tal, ni mas de lo que dixe ántes, que es lo que claramente evidencian todas sus formas.

Añade que se suele comer la punta de la cola; pero seguramente he visto sobre doscientos domésticos y silvestres, todos con la cola entera. Con este motivo, y alegando que los Micos y otros animales haeen lo mismo, saca la conseqüencia general, de que el sentimiento es débil en las partes lejanas del centro de sensacion; y tanto mas débil, quanto es mayor la distancia y delgada la parte. Pero sin contradecir esta asercion digo, que á pesar de que las tripas y entrañas no están tan léjos como la punta de la cola del centro de sensacion, mi Cuatí del tumor se las extraxo con la mayor serenidad.

Copia un extracto de la memoria de Lineo sobre este animal: la que no ofrece cosa nueva á lo dicho, sino que teme tanto al Puerco, que qualquiera cepillo de sus cerdas le hace ceder de sus caprichos; pero esto es sin duda equivocacion, como lo

[page] 303

que añade que duerme desde media noche al medio dia, y que pasea desde las seis de la tarde á las doce de la noche; porque le he visto muchas veces velar, dormir y pasear á toda hora.

Daubenton le describe con los colores que yo; pero su individuo era jóven, pues le da 18 pulgadas sin la cola, y á ésta 13½, porque estaba tronchada, segua dice. Vió uno de los del otro color largo 24 pulgadas sin la cola; esto es, mucho mayor que el primero, y por eso tenia pelo mas largo y áspero, segun dice; Añade que el mayor tenia hocico mas recto, corto y estrecho en la punta; pero no sé si en esto observó bien, porque yo no he notado tales diferencias. La estampa 47 le adelgaza el cuello, le violenta algo los talones, le atrasa la oreja, y eleva poco la cola. Este mismo defecto tiene la 48.

Agrega 1 por noticias que páre ordinariamente 3 hijos, quando encontré 4 y 5 en el vientre de dos hembras: que excava madrigueras en tierra como Zorro, y es falso: que su carne tiene mal gusto, quando los campestres la comen y ponderan:

1 Suplemento tom. XII. pág. 18.

[page] 304

que se domestica fácilmente, haciéndose cariñoso, quando nunca lo es: y en fin, que es propenso á comerse la cola, sin que haya medio de contenerle hasta que muere una vez que ha empezado; que es cosa que jamas he visto, ni oido.

NÚM. XXXII.

DE LA NUTRIA.

No he encontrado quien sepa el nombre güaraní de este animal, conocido vulgarmente, por el de Lobo de rio; pero como no es Lobo, le he dado el de Nutria, por pertenecer á la familia que la Nutria europea, aunque es de diversa especie. Habita los esteros, rios y arroyos del Paragüay: creo que no entra en agua salada, y que no llega al Rio de la Plata. Vive en tropillas, que á veces, saliendo del fondo de las aguas, sacan la cabeza alrededor de las embarcaciones, y ladran á manera de Perros roncos, amenazando con ira como si quisieran morder, aunque jamas perjudican á los viageros y nadadores. Parece

[page] 305

que cada familia tiene distrito separado, y es animal verdaderamente anfibio, pues vive casi tanto tiempo en el agua como en tierra, y le es igualmente adequado uno y otro elemento. Sale á veces del fondo con el pescado en la boca para comerlo en tierra, y cria en cuevas que fabrica en la orilla. Los bárbaros Payaguas, que navegan el Rio Paragüay y conocen este animal mejor que nadie, me dicen que pare dos hijos con pelo; que muchas hembras paren y crian á un tiempo en el mismo agujero, donde duermen todo el año; y que ellos no comen su carne, porque es muy mala. El animal vivo no huele á marisco, camina con torpeza casi arrastrando el vientre y el hocico, y aunque sabe galopear, es con poquísima agilidad. Sus movimientos para morder y manejarse en tierra son muchísimo mas tardos que los del Perro; de manera, que aunque esté la Nutria irritada, se le puede coger por la piel de la espalda y llevarle á otra parte, sin que grite ni haga oposicion sensible. Su piel parece enteramente despegada del cuerpo: jamas enrosca la cola, aunque es muy flexîble, y comunmente está derecha, aunque la pluméa.

TOM. I. QQ

[page] 306

Un vecino mio compró un cachorrito, que tenia á los seis meses 34 pulgadas, y le mantuvo en casa suelto con pescado, carne, pan, mandioca, y otras cosas que comia sin repugnancia, aunque preferia el pescado. Salia á la calle y volvia: conocia los de casa, y los acompañaba como un Perro, aunque se cansaba luego por tener cortas las piernas: entendia y acudia quando le llamaban por su nombre: jugaba con los Perros y Gatos, y tambien con sus dueños, aunque rara vez, porque mordia mas que sufriblemente: jamas embistió las Gallinas, ni á otro animal que á un Cerdo recien nacido, y le habria muerto si no se le hubiesen quitado: corria todos los quantos, y dormia siempre baxo de la cama, y hacia sus necesidades en lugar determinado. Esta es relacion de su dueño, á quien ví seguia el animal. Yo he tenido hasta 8; y describiré el mayor, sin asegurar que sea adulto, porque me parece haberlos visto mayores navegando por los rios.

Longitud 42⅓ pulgadas: cola 18, tan gruesa que parece continuacion del cuerpo, aunque termina en punta. Su marlo es redondo, y sin embargo parece algo

[page] 307

plana, porque un doblez del cuero sobresale mucho á lo largo de cada costado. Su circunferencia en la raiz es de 7¼ pulgadas: la del cuerpo delante 13⅔, y la del vientre 16. El cuello gruesísimo, tambien el cuerpo, y sin embargo muy flexîbles. El hocico no agudo: la cabeza chata, y semicircular en lo mas alto, que sobresale á la oreja. Esta redonda, situada algo baxa, alta y ancha media pulgada, y dista de la otra 4¼. De la punta del hocico á lo mas alto de la cabeza 6⅓, y hasta el lagrimal 17/12, y de éste al otro 1⅔. El ojo chico, la pestaña sin pelo, y los bigotes largos y abundantes. Tambien los hay á alguna distancia sobre el ojo y tras de él, tiesos y de 15 líneas. Otro pincel de los mismos se ve tras del ángulo de la boca Las narices en figura de C con los cuernos para arriba, están separados 6 líneas, donde no hay pelo, y la mandíbula supetior excede 9. Arriba hay 6 incisivos, los dos del medio mas cortos: sigue un portillo, á este un colmillo de 7 líneas, despues otro portillo mayor y las muelas. Abaxo se ven los mismos incisivos, sigue un portillo, despues el colmillo de 6 líneas,

QQ 2

[page] 308

y á éste las muelas. De la punta de la uña al radio 3 pulgadas, el cúbito 3, el humero casi 4; y las medidas semejantes detras son 4⅙, 3¾ y 3⅔. En la mano hay 5 dedos: el externo totalmente unido á su inmediato por fuerte membrana, que tambien tienen los demas, pero les dexa libres las puntas. Todos son vigorosísimos y casi de igual robustez: el medio es el mas largo, le sigue el inmediato por fuera, á este su colateral, luego el externo, y el interior es el mas corto. Las uñas fuertes, muy comprimidas por los costados, no demasiado agudas, ni agarra con ellas, y se parecen á la punta de una cuchilla de zapatero. El pie con los mismos dedos, de la propia forma, ménos que el interno nace mucho mas alto. Sienta el talon, aunque no está pelado por debaxo, y las quatro piernas son demasiado robustas. El miembro al tacto parece de hueso: su funda no es aparente, y la salida está á 3 pulgadas del orificia. Los testículos tienen la situacion que los del Raton.

La mandíbula inferior es de color de paja, y todo el resto del vestido obscuro; pero lo lustroso del pelo reflexa y dismi-

[page] 309

nuye la obscuridad. Todo el pelo suave, largo casi por igual 7 líneas, tupido, perpendicular á la piel, y serviria para excelentes forros de abrigo, principalmente el de los cachorritos.

La mayor hembra que he logrado tenia 40 pulgadas: cola 15. Las mismas medidas en otra eran 33 y 12; de donde deduzco, que tienen la cola algo mas corta que el macho: y ademas su extremidad es blanca, sin diferencia en el resto del color. Tiene dos tetas muy aparentes y atrasadas en cada lado, distantes 18 líneas una de otra. La vulva parece elíptica, con el mayor exe al través, y casi la cierra el labio anterior con una punta aguda.

Mucho tiempo despues me enviáron del Paragüay á Buenos Ayres la piel de una Nutria ó Lobo del Rio, apretadamente rellena con yerba del Paragüay. Estaba pelada en varias partes y desfigurada; sin embargo me pareció pertenecer á la misma especie. Tenia 46 pulgadas sin la cola, que era únicamente de 21; pero rezelo que se la habrian despuntado, y que este individuo era adulto, aunque pudiera ser de otra especie, lo que dudo.

[page] 310

Describe Buffon 1 á su Saricoviana, suponiendo dan este nombre al animal en el Rio de la Plata, y que se deriva de Carigüebejú, que cree le han impuesto en el Brasil, y que significa animal gloton, segun dice Thevet. Marcgrave le agrega ademas el nombre de Tiyá. Pero advertiré aquí, que tales nombres están alterados, debiendo ser este Quiyá, y aquel Sarigüerembiú;. Sin duda Thevet oiria que el animal era Sarigüerembiú, y se figuró le decian el nombre, quando le informaban, que era manjar apetecido de los Indios bárbaros Sarigüés: y como se trataba de comer, se equivocó creyendo que aquel nombre significaba animal gloton; quando no lo es, sino motivo para que otros lo sean. De lo dicho se infiere que la palabra Sarigüerembiú, y las que de ella se hayan formado, no sirven para nombrar á ningun animal, ni en estos paises se dan por nombre á nadie.

Tambien debo advertir, contra la opinion de mi Autor, que Thevet y Marcgrave han descrito á mi ver diversos animamales: aquel al verdadero y conocido Quiyá en el Rio de la Plata, á quien tambien

1 Tom. XXVII. pág. 126.

[page] 311

comen con gusto los Sarigüés; y Marcgrave á mi Nutria, cuya carne no come nadie; por cuyo motivo le aplica malamente los referidos nombres, pues el uno no le conviene, ni el otro le pertenece. Antes de probar que dichos Autores tratan de diferentes bestias, digo: que la Lutra nigricans, cauda depresa & glabra de Barrere es indeterminada; pues aunque el color y depresion acomodan á mi Nutria, no le adapta bien lo lampiño de la cola, que es cosa del Quiyá. La Lutra atri coloris macula sub guture flava de Brisson, es mi Nutria: y tambien el Güáchi de Gumilla, segun se conoce de decir, que se alimenta de pescado: que tambien busca la comida en tierra: que excava en comunidad madrigueras por las orillas para criar en ellas: y que las conserva muy ascadas, separando á; un lado las espinas del pescado, y no permitiendo yerbas al rededor. Todo esto y vivir en el Orinoco son caractéres especiales de mi Nutria; pero el alimento que busca en tierra debe entenderse mariscos y cosas de poca ligereza y advertencia, porque la Nutria en tierra es muy torpe.

[page] 312

Buffon quiere quitar, á mi ver sin motivo, á mi Nutria el nombre de Güáchi para aplicarlo á su Coase; y cree 1 que el Quiyá de Marcgrave es la Lutra brasiliensis de Ray; pero como ignoro los caractéres que éste le da, nada puedo decir positivamente.

Allí mismo cree Buffon que el Quiyá es la que Lineo indica, diciendo Lutra pollice digitis breviore: que es una indicacion algo ridícula é indeterminada, por convenir á mi Nutria, al Quiyá, y á otros.

Thevet caracteriza su Saricoviana ó Sarigüerermbiú, haciéndola vivir á lo largo del Rio de la Plata. Todos entienden por esto lo que hay desde la influencia de los rios Paraná y Urugüay hasta la mar, en donde no exîste mi Nutria sino el Quiyá, aunque tambien sube mas al Norte: por consiguiente no hay duda en que Thevet habla de dicho Quiyá; y por eso le da la carne delicada que tiene, y todos niegan á la Nutria. Dice que en sus pies hay nadadera: y si entendemos esto como suena de los de atrás, cambien es carácter singular del Quiyá; bien que si quiere compre-

1 Tom. XIV. pág. 182.

[page] 313

hender las manos: esto es los quatro pies, sería carácter de la Nutria. Le hace anfibio, y vivir mas en el agua que en tierra; lo que es falso en ámbos animales, aunque repugna ménos á la Nutria. Le da magnitud de un Gato, quando ámbos son conocidamente mayores: y por último le viste de piel mezclada de gris y negro, y suave como terciopelo; pero este color es descrito con descuido, y no obstante, el ser mezclado no adapta á la Nutria, sino al Quiyá: concluyéndose de todo, que lo es, aunque el Autor lo describe mal y confusamente.

Marcgrave y Desmarchais caracterizan á su bestia con la magnitud de un Perro mediano, arredondeándole lo alto de la cabeza como la del Gato: poniéndole bigotes de tal: ojo pequeño, redondo y negro: oreja redonda y en situacion algo baxa: haciéndole ladrar como un Perrillo; alimentándola de pescados y Cangrejos: y vistiéndola de pelo corto, suave y negro sobre todo el cuerpo, y de pardo sobre la cabeza, con una mancha blanca en la garganta. Todos son caractéres especiales de mi Nutria, á que se agrega ser del Brasil.

TOM. I. RR

[page] 314

Añaden que el hocico es un poco largo, como de Perro: en lo que seguramente no quisiéron decir, sino que es mas largo que el del Gato. Tambien dicen tiene cinco dedos en todas partes, con uñas agudas, y los pulrgares mas cortos; de donde Lineo tomaria este carácter. Explican mal la longitud de la cola, igualándola á la de las piernas traseras: y por fin dicen, que su carne no sabe á marisco, y que es muy buena, á pesar de que come mucho pescado. Pero esto yerran; por lo ménos detestan:su carne hasta los bárbaros, no obstante que comen la de todo animal, y aun las Culebras.

Despues 1 refiere mi Autor haberle co-municado Laborde: que hay en Gayena tres especies de Nutria: que viven en trompas á veces muy numerosas: que son ariscas, y paron en los agujeros de las orillas de rios y lagos abundantes de pescado: que la mayor es negra, y puede pesar de quarenta á cincuenta libras: que la segunda es amarillaza, y pesará de veinte á veinte y cinco: y la tercera gris, con tres á quatro libras de peso. Pero precisamente se habrá que Laborde no

1 Suplemento tom. V. pág. 260.

[page] 315

sabia observar ni caracterizar, y que todas sus noticias, entre las quales jamas falta la del peso, no merecen el mayor crédito por su poca verdad; pues aunque alguna vez la incluyan, es casi imposible conocerla y entresacarla de los errores. Yo no dudo que las tres Nutrias que menciona son la mia y las dos bestias que le siguen, pues viven en las orillas de los rios y lagunas, nadando con freqüencia; pero solo mi Nutria tiene la boca rasgada, y colmillos, y come pescado, viviendo en agujeros; siendo esto último tambien del Quiyá, no de la Capibara, aunque Labor de dice lo mismo de todas, y seguramente no hay tal. Pero no me es dable determinar las especies de Laborde por los colores y peso que refiere.

Buffon 1 se persuade que las dos mayores son Saricovianas, fundándose, en que se asemejan mucho en la forma, y en que, aunque difieran en magnitud, es un hecho general que la Saricoviana, el Yagüareté y otros muchos animales, son mayores en paises desiertos que en los habicados, porque en éstos se les matar sin darles tiem-

1 Suplemento tom. XII. pág. 123.

RR 2

[page] 316

po de crecer totalmente. Pero no sé de donde saca que tales dos Nutrias mayores tienen identidad en las formas, quando Laborde dice lo mismo de las tres, y en todo merece poca fe.

En seguida cuenta por informes de Aublet y Olivier, que en los rios grandes no freqüentados de Cayena hay Nutrias de ochenta y cien libras, que sacan la cabeza fuera del agua, dando ladridos que se oyen de muy léjos: que su pelo es muy suave y obscuro, aunque mas corto que el del Castor: y que viven de pescado y de los granos que caen en los rios. Pudiéron, advertir que ningun animal de los que comen carne y pescado hace caso de granos, y que éstos no se crian en las orillas de los rios de paises incultos: pero todo lo demas caracteriza á mi Nutria, ménos lo del peso, que no lo refieren con la balanza en la mano.

Vuelve Buffon 1 á tratar de la Saricoviana diciendo: "Dixe se encontraba en 1a mayor parte de las costas que tienen pescado, y en las embocaduras de los grandes rios del América meridional; pero ig-

1 Suplemento, tom. XII. pág. 104.

[page] 317

noraba entónces que este propio animal se hallaba en Kamtschatka, y en las costas é islas de esta parte del Norte del antiguo Continente, sin que el clima haya influido en la especie, que parece idéntica en todas partes. Dicha Saricoviana del Norte ha sido descrita cuidadosamente por Steller, &c."

Ya hemos visto que mi Autor confundió á mi Nutria y al Quiyá. Éste es el que habita el Rio de la Plata sin comer pescado, y aquella vive en el Paragüay y paises cálidos, y no donde cree el Autor; quien se equivoca, creyendo que la Saricoviana es la de Steller; porque la Saricoviana es de agua dulce, y la otra de la mar; y tierne cola casi la mitad mas corta, con el ojo del tamaño de la Liebre, y la mia muy pequeño. La de Steller se pilla siguiéndola con la canoa, porque no subsiste baxo del agua sino lo que le dura el resuello; quando la mia es anfibia, y ademas subsiste de pescados, y la de Steller de mariscos, con otra multitud de diferencias que pueden verse, comparando mi descripcion con la de Steller.

A continuacion dice, que las Saricovia-

[page] 318

nas de América varían mucho en color y magnitud, segun se lo persuaden las últimas noticias. Añade tienen piel muy gruesa, y color gris mas ó ménos obscuro y á veces plateado: que su voz es ronca y resfriada: que viven en tropas en las sábanas inundadas: que nadan con la cabeza fuera del agua, y á veces con la boca abierta: que en ocasiones, en lugar de huir, circundan en grande número la canoa ladrando: que es tan fácil matar muchas, coma dificil cogerlas, porque se van al fondo sintiéndose heridas. Todos son caractéres de mi Nutria; pero lo de sacar la cabeza, debe entenderse quando quiere ladrar á la canoa, y lo de matar muchas es falso. Igualamente lo es, que el Yagüareté y Güazúará destruyen muchas; porque no las persiguen ni podrian pillarlas. Esta noticia es equivocada. El Yagüareté, no el Güazúará, persigue y destruye, no á mi Nutria, sino á las Capibaras en las orillas, nadando y no zambullendo; que es cosa que no sabe hacer.

FIN DEL PRIMER TOMO.

[page 319]

ERRATAS.

Pág. Lín. Dice. Léass.
65 última. aseguran asegura.
66 14 Kobl Kolb.
97 6 Yagüaraté Yagüareté.
152 14 Guayana Guyana.
215 14 Erabier Crabier.
Ibid Ibid Chion Chien.
221 2 Maire Micuré.
223 14 ocipucio occipucio.
227 21 adoptar adaptar.
238 14 teriti tereti.
250 23 dia dió.
289 4 extendia tendia.
307 20 separados separadas.
312 16 influencia confluencia.

[page break]

[page break]

[page break]

[page break]

[page break]

 


This document has been accessed 1130 times

Return to homepage

Citation: John van Wyhe, editor. 2002-. The Complete Work of Charles Darwin Online. (http://darwin-online.org.uk/)

File last updated 11 March, 2014